Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Alopecia: cae y cae el cabello
La caída del pelo es un tema estético presente tanto en mujeres como en hombres. La alopecia puede afectar a las personas, ya sea por problemas genéticos o bien por cuadros de depresión y estrés.
 
Claudia Sánchez M.
 

Objeto de admiración, de belleza o de seducción, el cabello es un bien que muchas personas tienen la mala fortuna de perder. Y es que por genética o estrés, la pérdida o caída del pelo, patología más conocida como alopecia, cada día, cobra una nueva víctima.

En una  primera aproximación al problema, es preciso establecer que una persona adulta posee alrededor de cien mil cabellos y cada uno tiene varios ciclos de crecimiento, los que se pueden agrupar en tres etapas: la fase anágena o de crecimiento activo del cabello; fase telógena o período de descanso capilar en el cual el cabello detiene su crecimiento y por último, la fase catágena, en la cual el cabello se cae. Usualmente, son más los cabellos que están en el período de crecimiento que en el de caída, siendo normal perder entre cien a trescientos cabellos al día.


Factores en la caída del cabello

 

Sin embargo, diferentes factores pueden afectar el normal ciclo de vida del cabello, llevando a que una mayor cantidad de ellos estén en la fase catágena. En este sentido, el dermatólogo Patricio Figueroa, señaló a Punto Vital que existen 4 factores específicos, relacionados con la caída del cabello:


- Factor genético, es decir, una predisposición genética a la pérdida prematura de cabello.
- Factor hormonal, de gran importancia en la alopecia femenina, principalmente por la pérdida de estrógenos.
- Factor metabólico, principalmente, relacionado con la malnutrición generada de las dietas estrictas o la anemia.
- Factor sicosomático: Se refieren a problemas de estrés muy intenso o problemas emocionales de todo tipo.

Sin embargo, los factores antes mencionados no son los únicos que inciden en la presencia de alopecia. En este contexto, Figueroa explicó que el sexo, la edad o la raza de una persona también pueden determinar la existencia de esta patología.

“Si bien esta enfermedad se presenta en hombres y en mujeres no los afecta de igual manera. Por ejemplo, las mujeres que entran en la menopausia son más propensas a presentar alopecia, porque existe una disminución de estrógenos, hormona femenina que, entre otras cosas, determina el crecimiento del cabello. Los hombres, en cambio, pueden presentar esta patología desde los 20 años, cuando se empieza a marcar y luego lenta y progresivamente sigue avanzando, sobre todo si poseen un factor genético que así lo determine”, indicó el profesional.

A este respecto, es preciso establecer que la calvicie precoz afecta más a hombres que a mujeres.
 

Hombres y mujeres

 

En este sentido la alopecia más común en los hombres es aquella que se presenta en las zonas  frontoparioetal (entrada) y occipital (coronilla), haciéndose muy evidente la pérdida de cabello. En las mujeres, en cambio, la caída es más difusa, el pelo se empieza a adelgazar, se hace menos denso y comienza a caerse de a poco en la parte central de la cabeza sin afectar las entradas.

“La alopecia femenina se presenta principalmente por motivos hormonales, por estrés o por la unión de ambos factores. Sin embargo, en estos casos la pérdida es reversible sin tener que acudir al uso de tratamientos invasivos como las inyecciones o las cirugías de implantes de cabello. Además, ellas conservan el margen de implantación del pelo, es decir, no se evidencia la caída en un lugar específico y sólo en las mujeres post-menopáusicas, a veces, aparecen de forma suave las entradas” enfatiza Figueroa.

 

Por otra parte, el tema racial también es preponderante a la hora de analizar los factores que influyen en este problema estético. En este sentido, el especialista señaló que “estudios realizados por la Asociación Internacional de Dermatología han estudiado este fenómeno largamente, concluyéndose entre otras cosas que las personas caucásicas de origen  árabe y mediterráneo son genéticamente más propensos a la caída del cabello, esto por sobre las razas centro europeas”.

Además, en el caso de los orientales, en tanto, la caída del cabello está desfasada, ya que “se les cae el pelo mucho después que a los caucásicos. Los indios americanos y los mapuches presentan un pelo muy resistente y es muy raro ver alopecias o calvicie en esas etnias.”, explicó Figueroa.

Por otra parte, factores como el post parto, estrés, enfermedades sistémicas como el hipotiroidismo, anemia crónica, entre otros, pueden afectar esporádicamente la caída del cabello. También hay factores traumáticos, como en el caso de ciertos niños sometidos a estrés generan alopecia.

 

Tipos más frecuentes de Alopecia

 

Según el doctor Patricio Figueroa, dermatólogo y miembro de la Asociación Dermatológica Internacional, la alopecia androgenética y la alopecia ariata son las más comunes. A continuación presentamos una breve explicación de estas patologías:

Alopecia androgenética: Es la más frecuente causa de pérdida de pelo. Es un problema común tanto en hombres como en mujeres siendo de mayor severidad en el sexo masculino. Se caracteriza por una pérdida de cabello progresiva cuya causa fundamental es el factor genético y la acción hormonal. A la edad de 30 años el 30 % de los hombres de raza blanca tienen alopecia androgenética, mientras que a los 50 años ya el 50% de ellos presenta una amplia zona calva.

En estos casos, según el especialista, si el afectado no se somete a una revisión dermatológica oportuna, la calvicie puede avanzar hasta que los folículos pilosos mueran. Ya en esta fase el proceso se torna irreversible y no existe tratamiento para restablecer la situación. Solamente puede repararse trasplantando folículos vivos de otras zonas hacia la coronilla y las entradas.

En cuanto a la alopecia areata, se desconoce la causa de ella. Sin embargo, aproximadamente en la quinta parte de los casos se encuentra un factor genético. Además, este tipo de alopecia se asocia ocasionalmente con enfermedades autoinmunes, es decir, aquellas que rechaza involuntariamente el crecimiento del cabello, debido a que hay aspectos emocionales o de estrés gatillando esta reacción.


En cuanto al aspecto que presenta este tipo de alopecia, ésta es fácil de distinguir, ya que la pérdida de cabello se da en círculos pequeños que van aumentando de diámetro paulatinamente, según la severidad de los casos, es lo que comúnmente denominamos pelones.


En definitiva, el reconocimiento de esta patología de modo oportuno junto con un adecuado diagnóstico y tratamiento médico son las alternativas para prevenir y revertir un problema tan frecuente como es la caída del cabello y la tan temible calvicie o alopecia definitiva y no conformarse con las explicaciones de causas genéticas.

 
Punto Vital Enero 2008 ©
 
Artículos Relacionados