Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ESTETICA

 
 
Una mala afeitada puede traer consecuencias negativas para la piel de los hombres
Afeitarse: una cuestión de piel
No se necesita ser vanidoso o metrosexual para preocuparse de los cuidados que debe tener la piel al momento de afeitarse, una necesidad diaria para muchos hombres, quienes por cuestiones sociales o laborales, deben presentarse con una piel tersa y libre de vellos, los mismos que nos acompañan desde los orígenes del ser humano.
 
Carla González C.
 

Para algunos hombres, el tema del afeitado es tan normal como lavarse los dientes. Salir a la calle con la cara ‘libre de pelos’ es incluso una declaración de principios, algo que aún puede marcar la diferencia para encontrar un trabajo o gustarle o no al sexo opuesto.

La aparición de vello facial también es parte de las características sexuales secundarias en los varones. Aquellas pelusitas que crecen a partir de los 14 ó 15 años son muchas veces blanco de burlas por quienes – los más dotados – recibieron de parte de la naturaleza una mejor calidad de barba, una que les permite decir que están “más grandes, más maduros”.

“Afeitarse va contra la naturaleza, tanto en hombres como en mujeres”, comienza diciendo Michelle Robles Sepúlveda, dermatóloga de Clínica Orlandi. La profesional comenta que este tema es parte del ‘desarrollo del mundo’ y que a pesar de que lo normal sería no rasurarse, hoy ya es una necesidad que puede ser de orden social o individual, pues “hay gente a la que le molesta tener pelos en la cara” y que por lo tanto ese sería un punto de partida para que los adolescentes comiencen a acicalarse.

Para la doctora, la mejor forma de rasurarse es después de la ducha, ya que la piel está caliente y los poros más abiertos, facilitando así la salida del vello. Otra indicación es utilizar productos especiales para afeitarse, “no sirve el jabón, debe ser espuma”, dice y continúa comentando que en el caso de la máquina, la de máximo dos hojas es la mejor, pues una mayor cantidad serán demasiado severas en el corte.

Al momento del afeitado, la forma en que la hoja debe pasarse por la cara es siguiendo el sentido del crecimiento del pelo (en forma oblicua y hacia abajo) y no en sentido contrario, ya que produciría un cambio de dirección que luego se traducirá en problemas para la piel. “Hay hombres que dicen que quedan mejor afeitados rasurándose al revés de cómo les sale el pelo. Eso después de muchas afeitadas logrará que el vello no pueda salir a la superficie, produciendo una inflamación local llamada pseudo foliculitis o incrustación del pelo”, sentencia Robles Sepúlveda.

Esta inflamación es muy frecuente en los hombres y queda demostrada en aquellas zonas enrojecidas de la cara donde se denota que el folículo piloso apenas nació, se encerró dentro de la misma piel. Para prevenir esta molestia, la dermatóloga de Clínica Orlandi recomienda, primero “afeitarse bien, siguiendo la dirección del vello”, luego aplicar un after shave para finalizar con la colocación de un paño frío, “como ocurría en las barberías. Ésa es la mejor manera de rasurase”, comenta.

Para corregir la pseudo foliculitis, la especialista advierte que se deberá utilizar medicamentos y suprimir el afeitado por lo menos en una semana para que así el folículo pueda salir, “si no habrá que desincrustarlo”, advierte.

El daño se va haciendo más patente a medida que transcurre el tiempo y sobre todo si la persona continúa afeitándose sin tomar en cuenta las lesiones presentes en su cara. Para tratar estas heridas, lo aconsejable son los antiinflamatorios tópicos de uso local, pero si el deterioro es mayor como el caso de la perifoliculitis, donde el folículo está inflamado por dentro y además la hinchazón se traspasa a la piel alrededor del pelo, “ya no habrá lesiones rojizas, sino cototos donde se hace totalmente necesario la medicación con antibióticos orales”.


Otros trastornos que se presentan por un mal afeitado es la tiña de barba, infección micótica producida a partir de pequeñas lesiones que luego serán transportadas por la misma navaja hacia otras partes de la cara, donde el estáfilo será literalmente sembrado, provocando un daño mayor.

Una ayuda para los "barbones"

 

El uso de barba para los hombres aún no es muy bien recibido en algunos lugares donde se califica como indicio de mala presencia, suciedad o desgarbo. Más complicado será este problema para aquellos varones que tienen mucho vello en el sector de la cara, ya que estarán más propensos a los problemas anteriormente descritos.

Para estos casos, Michelle Robles manifiesta que la reducción de pelo puede hacerse utilizando la depilación láser: “el objetivo aquí no es que el paciente quede sin ningún pelo, sino que disminuya la cantidad y que aquel que se afeita todos los días, ahora lo haga cada tres o cuatro”, indica. De esta forma, la piel se alcanzará a recuperar de las continuas intervenciones con rasuradoras, dejando momentos más prolongados de descanso.

 
     

Como médico, Robles Sepúlveda reconoce que a pesar de que la utilización de productos naturales ayuda a que la acción de afeitarse sea mucho menos invasiva, no deja pasar el hecho de que todo dependerá del tipo de piel, pues hay ocasiones en que pacientes consultan por una dermatitis de contacto que fue empeorada por el uso de elementos como el aloe vera o el agua de hierbas como el matico.

Al respecto, la profesional dice que “como dermatóloga uno tiene una visión sesgada con respecto a este tema y probablemente hay mucha gente que utiliza productos naturales y le va perfecto y obviamente no va a venir a consultar con un especialista. Al que vemos nosotros es a quien no le resultó este tipo de tratamiento”, sincera.

 
Punto Vital Julio 2008 ©
 
Artículos Relacionados