Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Preparados, listos, fuera… ¡¡A correr!!
En esta época donde las actividades físicas y el tiempo libre aumentan, el trote se transforma en una opción barata y accesible para todos. Sin embargo, hay ciertos puntos a considerar para conseguir que éste se convierta en un buen ejercicio.
 
Claudia Sánchez M.
 

Trotar es una de las actividades deportivas más sencillas de realizar. Sin embargo, existen ciertos puntos que se deben conocer para hacer de este deporte una buena oportunidad para mantenernos en forma y obtener los beneficios que esta práctica ofrece.

Con la llegada del sol y las vacaciones el deporte comienza a transformarse en una alternativa para conseguir la anhelada figura para este verano y es aquí donde el trote es una buena opción dada su accesibilidad y sencillez, transformándose en una excelente alternativa para quienes acuden a las clásicas excusas de la falta de tiempo o dinero para practicar una actividad deportiva

Según Marcelo Venegas, docente de carreras de Deporte Escuela de Salud DuocUC, “El trote es una carrera continua de baja o muy baja intensidad, que se caracteriza por lograr una adaptación del organismo en corto tiempo al estímulo ofrecido por la actividad, favoreciendo su equilibrio. Además, este es un beneficio en toda temporada, lo que sucede es que en esta época las condiciones ambientales hacen más atractiva su práctica y a la vez favorece a quienes quieren iniciarse en el trote”, comentó.

Por su parte, Claudio Aguilera licenciado en educación física y deporte catalogó al trote como una actividad física muy simple, de fácil acceso y realización, pero como toda actividad –el profesional- recalcó la importancia de un control médico para verificar el estado físico real de las personas y así hacer más segura la actividad deportiva.

“Antes de empezar con la caminata o el trote se debe visitar un médico que garantice seguridad al iniciar la actividad. Éste informará en qué estado de salud se encuentra la persona y podrá dar directrices para que la actividad sea más segura y cumpla con los objetivos como es mejorar la calidad de vida”, comentó Aguilera.

 
El trote es un beneficio en toda temporada y en esta época las condiciones ambientales hacen más atractiva su práctica y a la vez favorece a quienes quieren iniciarse.
 
Beneficios Trote a Trote
 

La práctica del trote arroja altos resultados, dado que exige casi el 70% de la musculatura, fortaleciendo las articulaciones, el sistema inmunológico y, al ser un ejercicio divertido, los que lo practican notan una alta mejoría en sus estados de ánimo, entre otras muchas ventajas.

“El trote siempre va a ir en beneficio de la salud, en el entendido que se haga controladamente, en cantidad suficiente y que quien lo practique no presente alguna contraindicación”, comentó Venegas.

A su vez, el que esta actividad esté relacionada directamente con el funcionamiento del sistema cardiovascular, permite que éste se adapte positivamente al ejercicio y, por lo tanto, mejore su rendimiento en todo orden de cosas en la vida cotidiana y, consecuentemente, se observa una mejoría en la calidad de vida y en la salud.

 
     

“Es una actividad que favorece directamente el desarrollo del sistema cardiovascular, mejorando al mismo tiempo la capacidad del sistema circulatorio. Generará a quien lo practique un beneficio a corto plazo que se traduce en un mejor rendimiento en las actividades que desarrollará en la vida cotidiana. Quien lo practique se sentirá mejor y con mayor energía. Permite la relajaciónfísica y mental. Si se hace de a dos o en grupo, permite la comunicación”.

Por su parte, el licenciado en educación física y deporte, reconoció las ventajas señaladas anteriormente y comentó que “un ejercicio continuado de este tipo permite prevenir enfermedades coronarias, que en nuestra sociedad lamentablemente es algo tan diagnosticado y causante de muchas muertes”.

Aguilera, agregó que “con el trote se podrá regular el gasto calórico del día a día y con esto se eliminará el sobrepeso y los niveles de grasa de algunos sectores del cuerpo humano. En estos casos, se recomienda que el trote no supere el 70% de las pulsaciones máximas por minuto, las cuales se pueden controlar con un monitor cardiaco o con la simple toma de pulso radial. El tiempo debe superar los 30 minutos diarios y debe ser de un ritmo constante”.

 Para algunos el trotar esconde un riesgo de sobrecarga en la zona de las articulaciones de las rodillas. Ante esa situación se debe suspender el ejercicio o bien reemplazarlo por bicicleta o la caminata nórdica.

 
Para novatos
 

Para el docente de DuocUC, el trote puede ser considerado claramente una alternativa para incorporarse al deporte, dado que cada persona es capaz de regular la intensidad de su ejercicio. “Es una actividad de baja intensidad, que uno mismo puede regular de acuerdo a su propia capacidad y eventuales limitaciones, lo que permite su práctica controladamente”.

Dada sus características y cualidades el trotar es un ejercicio –según Venegas- apto para todas las edades, siempre “controlando adecuadamente las exigencias y niveles de práctica y un previo control médico sobre todo aquellos grupos específicos de la población como son las embarazadas, los hipertensos, asmáticos, adultos mayores, entre otros”, comentó.

En esta línea, Claudio Aguilera destacó la importancia de que los nuevos trotadores sepan que “deben controlar ese ímpetu de correr como aquellos que lo realizan con frecuencia, ya que se podría correr el riesgo de exigir al corazón en demasía, la persona se cansará más rápido y sus ganas de seguir con el ejercicio se verán en desmedro”.

 
     

El licenciado en educación física agregó que una actitud irresponsable de quienes realizan esta actividad física “puede provocar riegos de salud en vez de bienestar. Por lo que generalmente se les debe indicar a los nuevos corredores que el inicio de la etapa se debe hacer en lugares que nos permitan amortiguación al impacto, como parques con césped que no presenten desniveles y en lo posible que éstos también otorguen beneficios psicológicos y de sociabilidad. 

Aguilera recomienda que en las primeras semanas se comience con un trote moderado, entre 20 y 45 minutos al día por lo menos 3 veces por semana (tomar en cuenta diferencias individuales), con lo que se podría lograr un aprendizaje de la técnica, una base aeróbica para trabajos posteriores y un acondicionamiento muscular.

A considerar

  • Postura del cuerpo: se recomienda dirigir la vista al frente mientras se trota, a través de lo cual se estira automáticamente el tronco.
  • Dolor de costado: es un indicio de una respiración inadecuada, es importante alargar la fase de espiración con respecto a la fase de inspiración y levantar el brazo del costado donde se siente el dolor.
  • Superficie: Para cuidar las articulaciones, se debiera preferir una superficie elástica y blanda, lo ideal son los caminos de bosques y prados. También la elección de las zapatillas juega un rol determinante. “Idealmente la práctica debe realizarse en superficies blandas o similares como el pasto, tierra, arena, evitando los lugares irregulares ya que se podrían producir lesiones del pie. Evitar el cemento o concreto ya que no permite amortiguación, si lo hacen en superficies duras deben hacerlo en tiempo progresivo para que el cuerpo y las zonas sensibles puedan adaptarse al impacto”, dijo Venegas.
 

Las zapatillas adecuadas

Las zapatillas de correr, en combinación con la superficie, juegan un rol importante, ya que deben ser compatibles con el corredor y con la superficie escogida. Hay que tomar en consideración una serie de aspectos para elegir una zapatilla adecuada para trotar.

a) Absorción de Impacto: Para disminuir la presión sobre articulaciones o pies, se deben utilizar zapatillas de apoyo ancho para aumentar la superficie sobre la cual se aplica la fuerza.

b) Suela: Depende del terreno en el cual se trote. Es importante que la suela cubra incluso la punta de la zapatilla, ya que el trote implica el uso de todo el pie.

c) Plantilla interna: Tiene que acomodarse al arco longitudinal del pie. Además hay que asegurarse que sea posible reemplazarla en el futuro.

d) Contrafuerte: Es la parte posterior de la zapatilla, donde va el talón. Tiene que ser rígido para impedir los movimientos no deseados del pie.

e) Peso: Es deseable que sean livianas. Una de trote no debe pesar más de 250 gramos.

f) Ventilación: Las zapatillas deben tener rejillas, orificios y telas que permitan la entrada y salida del aire.

 
Punto Vital Diciembre 2007 ©
 
Artículos Relacionados
¡Quiero volver a hacer ejercicio!
Ejercicios con precaución