Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Cuerpo sano para disfrutar del trabajo
Unos cuantos minutos de ejercicios en el mismo lugar de trabajo son suficientes para reducir los efectos del estrés y los malos hábitos posturales. Hacer esta pausa puede ser la clave para mejorar su desempeño laboral y evitar problemas de salud relacionados con la inactividad.
 
Equipo Redacción Punto Vital
 

¿Ocho o más horas de trabajo? ¿Demasiado tiempo sentado frente al computador durante el día? ¿Su silla es incómoda? Los malos hábitos posturales, el sedentarismo laboral e incluso, la precaria disposición del espacio en el que, en ocasiones, se desarrollan las actividades diarias, pueden cobrar finalmente una sola víctima: usted, su salud física y su bienestar mental.

Entre los problemas más comunes asociados a las rutinas de trabajo se cuentan “principalmente el estrés y enfermedades como tendinitis, lumbago, síndrome del túnel carpiano, dolores de cuello y extremidades, etc.”, afirma Gabriela Zapata, gerente de Tiempo Activo (www.tiempoactivo.cl), empresa que ofrece servicios de gimnasia en el lugar de trabajo con el fin de mejorar la calidad de vida del personal.

Pero, ¿cómo cambiar esta situación? Darle movimiento al cuerpo parece ser la respuesta. Es decir, colocarlo en actividad para que la máquina corporal no se atrofie y, con ello, despejar también la mente liberando las tensiones y el estrés.

 
Realizar ejercicios en el lugar de trabajo tiene directa relación “con el mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores, al prevenir enfermedades, además del impacto positivo que se genera en el clima laboral ya que esta es una instancia para compartir de un modo diferentes con los compañeros de trabajo”.
 
¡A moverse!
 

El cuerpo humano está naturalmente concebido para el movimiento por lo que, inevitablemente, éste se resiente cuando se encuentra varias horas inactivo o en la misma posición.

En el caso de Tiempo Activo, sus instructores –todos ellos profesores de Educación Física- acuden al llamado de empresas e instituciones promoviendo una rutina de ejercicios orientados a devolver al cuerpo esa movilidad natural con el fin de prevenir enfermedades vinculadas al trabajo. Los ejercicios se llevan a cabo en grupos pequeños y por un tiempo no superior a 15 minutos cada 2 o 3 días, explica Gabriela.

La rutina de gimnasia que se implementa en Tiempo Activo se orienta principalmente a la realización de ejercicios preventivos de lesiones osteomusculares y de fortalecimiento muscular, adecuados para el requerimiento laboral de los trabajadores.

Se trabajan las extremidades superiores e inferiores, la extensión, movilidad articular y estiramiento, entre otros. Además, se realizan actividades de corrección de malas posturas, de control de estrés y relajación. La rutina de gimnasia individual y grupal permite, a su vez, fortalecer los vínculos entre los trabajadores.

¿Los beneficios? Para Gabriela Zapata, realizar ejercicios en el lugar de trabajo tiene directa relación “con el mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores, al prevenir enfermedades, además del impacto positivo que se genera en el clima laboral”. Para las empresas resulta también ventajoso, al producirse “un aumento en la productividad de los trabajadores, ya que regresan a su puesto de trabajo con más energía y ánimo”.

 
Estimulando la inteligencia corporal
 

¿Baile en el trabajo? Aunque suene algo extraño, esta es otra alternativa muy efectiva para romper con la rutina sedentaria y las malas posturas en el trabajo.

Convertida en una mezcla perfecta de ejercicios y ritmos entretenidos, el programa de gimnasia laboral que realizan en TiCinco se basa en la idea de trabajar la inteligencia corporal. “Hablamos de todas las posibilidades que tenemos para darle movimiento al cuerpo, de cómo concebimos nuestro cuerpo como un elemento poderosísimo para crecer, aprender y desarrollarse”, explica Natasha Sánchez, instructora de TiCinco.

A través de la gimnasia TiCinco, los trabajadores aprovechan el baile y los ejercicios para mejorar su capacidad aeróbica y su tonificación muscular, al tiempo que “lo pasan bien porque se conectan con las emociones del baile, la sensualidad y la alegría”.

 
Consejos prácticos
 

Si su empresa no se ha decidido aún a implementar estas técnicas de gimnasia laboral, ¿por qué no tomarse unos minutos diarios para cuidar su cuerpo y sentirse mejor siguiendo algunas de estas sencillas rutinas de ejercicios básicos?

Cuello y Cabeza

Muchas veces la acumulación de tensión junto a una mala postura, pueden provocar fuertes molestias en el cuello. Dedique algunos minutos de su jornada a estirar el cuello, moviéndolo ligeramente en giros completos hacia derecha e izquierda, como si quisiera tocar la oreja con el hombro.

Preste atención a estos movimientos, evitando girar su cuello de forma brusca o llevarlo hacia atrás, porque así comprime las cervicales.

Hombros

Sentado con la espalda recta apoyada en la silla, trabaje los hombros. Primero súbalos y llévelos hacia delante varias veces, dibujando suaves círculos con el movimiento. Luego repita el ejercicio en sentido contrario. Estire los brazos al frente y luego mueva sus manos y muñecas, repitiendo el ejercicio en distintas direcciones.

Espalda

Preocúpese de mantener la espalda erguida y apoyada en el respaldo de la silla mientras está trabajando. Estire su espalda cada cierto tiempo,sentado con los pies paralelos en el suelo, dejando caer el tronco sobre las piernas, mientras su cabeza cuelga entre ellas. Respire profundo mientras realiza este ejercicio, para así liberar tensiones.

Piernas

Son una de las principales víctimas de la rutina sedentaria en el lugar de trabajo. Acostumbre a estirarlas, y a no tenerlas cruzadas más de una hora. Incluso desde su silla, apoyando la espalda en el respaldo, puede mover las piernas para ayudar a la circulación y evitar que se sientan cansadas.

 
Detalles que marcan la diferencia
 

A pesar de que el tiempo y las obligaciones laborales siempre apremian, es posible prestar atención a algunas situaciones diarias en su ambiente de trabajo que, en definitiva, hacen la diferencia entre una persona sana y otra enferma. Revise su rutina y adopte algunas de las siguientes recomendaciones:

  • Haga pausas pequeñas durante su jornada laboral, a fin de ejercitar su cuerpo y relajar su mente. Transfórmelo en hábito.No permanezca muchas horas frente al computador. Cada cierto tiempo, cambie las tareas que realiza o haga una pausa para alejarse del computador.
  • Mantenga la espalda recta, pegada al respaldo de la silla.
 
     
  • El computador siempre debe estar frente a usted y jamás situado en forma diagonal a su puesto de trabajo. De esa forma, evita tener que torcer su cuello y los dolores o molestias que eso conlleva. Además, su línea horizontal de visión debe estar siempre ligeramente por encima de la pantalla.
  • Apoye los pies en el suelo, lo más extendidos posibles y en posición de descanso, a fin de mejorar el retorno venoso.
  • Dé un punto de apoyo a sus brazos. No escriba en el teclado del computador con los brazos en el aire, ya que eso le genera un esfuerzo adicional
 
Punto Vital 2006 ©
 
Artículos Relacionados

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame