Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
El tango tiene muchos más beneficios que los meramente físicos
 
El baile del abrazo
Bailar al ritmo del tango puede traer numerosos beneficios para el cuerpo, tanto es así que actualmente se implementa en cursos dirigidos a pacientes con Parkinson, para mejorar en ellos la coordinación y el equilibrio. Además produce la tonificación de los músculos y un aumento de la autoestima.
 
Carla González C.
 

Sin duda, el tango es uno de los bailes más intensos que existen. El elegante y apasionado encuentro entre hombre y mujer, quienes muy unidos se desplazan por la pista de baile, es un deleite que traspasó hace muchos años la Cordillera de Los Andes y que hoy en nuestro país, gana cada vez más adeptos.

Uno de ellos es Cristian Henríquez, profesor de este baile en la tanguería Takuu y quien a pesar de reconocer que es difícil hablar de las cualidades físicas, mentales y emocionales del tango por separado, menciona que para el cuerpo, practicar estos movimientos resulta muy positivo.

“Se trata de una reeducación física”, comenta, pues explica que la mayoría de las veces la gente que acude a talleres o clases donde se imparte este baile son personas de la tercera edad, muchas de ellas según el instructor “sin una conciencia de los movimientos naturales de su cuerpo”.

Es así como se trabaja – entre otras cosas – la motricidad, lo que ayudará a los alumnos a bailar respetando siempre la naturaleza de los movimientos corporales para generar así desplazamientos inteligentes y conscientes.

Por otro lado, el psiquiatra argentino y a quien se le considera como el precursor de la tango – terapia (también llamada psico tango), doctor Federico Trossero, comenta que este baile “permite la realización de una actividad física que dadas sus características, favorece la función cardiovascular y mejora cuestiones posturales, por lo que también actúa en el aparato osteo articular y muscular”.

 
Según el doctor Trossero, el tango resulta beneficioso en temas como el equilibrio y la motricidad. Además, dice que es de gran ayuda en enfermedades neurológicas como el Parkinson y disfunciones motoras como las fallas en el equilibrio y la coordinación, entre otras.
 

Otro de los aportes que genera este baile trasandino – al igual que toda actividad física – es la producción de endorfinas, lo que en palabras de Henríquez produce “bienestar, placer y un equilibrio emocional”.

Frente a la posibilidad de poder quemar calorías con esta práctica física, el profesor de tango afirma que efectivamente puede haber resultados de este tipo, aunque no tan potentes como en otras danzas. “Lo que sí hay es trabajo en la tonicidad muscular”, asevera.

En este contexto, el instructor añade que con cada movimiento, “los músculos reaccionan y se tonifican en cada uno de los practicantes”, resaltando que el trabajo y los resultados son mucho más notorios en las mujeres. “Las piernas femeninas en el tango siempre son espectaculares”, admite.

A lo anterior, el profesor de Takuu dice que la utilización de un calzado con taco especial para las bailarinas permite el desarrollo de cierto tipo de músculos y aclara que trabajos como el de la elongación, sólo serán parte de procesos más avanzados como en los bailarines profesionales.

 
El tango me curó
 

Al parecer las cualidades del tango y la idea de que puede aportar más allá de una actividad física, produce consenso. Es así como el doctor Federico Trossero, plantea que esta danza puede aplicarse perfectamente como una herramienta terapéutica, de la que por cierto, se pueden obtener muchos beneficios.

Según cuenta este médico, la idea de utilizar el baile como proceso curativo nació a consecuencia de los comentarios que le realizaban sus amigos quienes periódicamente bailaban esta danza. “Se les iban los dolores de cabeza, espalda y cintura; se sentían más tranquilos porque se les aliviaba el estrés y se olvidaban de todos los problemas”, menciona.

 
     
En esta misma línea, el médico trasandino afirma que el tango – específicamente utilizado como terapia – “es útil para favorecer el conocimiento y desarrollo personal”, pues explica que “pone al descubierto los procesos emocionales más íntimos”, ya que se trata de movimientos de un intenso contacto físico, tanto con la pareja como con el grupo.
 
El psiquiatra argentino afirma que el tango es “un baile social por excelencia”, por lo tanto permite el desarrollo personal dentro del grupo social, al que además se le entrega “sentimientos de pertenencia”.
 

Por su parte, Cristian Henríquez cuenta que quienes deciden practicarlo, la mayoría de las veces “es gente muy sola” y que gusta de una bohemia bien entendida, sin excesos y muy distinta a lo que hoy se conoce como carrete. “Junto al grupo, la persona se inserta socialmente, comparte, se siente acompañada”, cuenta el profesor.

“Más que beneficios físicos, esto engancha a la gente porque se transforma en una conexión sensorial muy fuerte”, admite el profesor quien además manifiesta que sin duda, es el abrazo en la pareja el que marca la pauta para generar incluso una sanación desde el punto de vista emocional.

Lo mismo comenta el doctor Trossero quien llama al tango “un baile de abrazo e improvisación”, desde donde se puede conseguir el despliegue “de toda la gama de sentimientos y emociones, dejándolos al descubierto para su posterior transformación”.

Para el especialista, la psicoterapia utiliza este baile como una herramienta especial “para el conocimiento del inconsciente y a partir de esto, ayuda a vivir mejor”.

Otros de los múltiples beneficios físicos y emocionales que se atribuye al tango son:

- Ayuda a mejorar situaciones de vértigo.
- Se trabaja la tolerancia.
- Es muy útil en el trabajo complementario al tratamiento de trastornos mentales como las fobias, timidez, obsesiones, etcétera.
- Contribuye en pacientes con esquizofrenia, quienes han mejorado su conectividad y contacto emocional con el grupo.
- Ayuda a superar crisis personales y de pareja. También en trastornos de ansiedad y pánico.
- Potencia el reconocimiento del propio cuerpo.

 
Punto Vital Agosto 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Baile entretenido: salud al ritmo de la música
Música, cuerpo y movimiento
Al ritmo del baile callejero
Exprésate libremente, arma tu propio estilo