Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Fitness y sensualidad unidos en una actividad que además relaja y ayuda a subir la autoestima
 
Moldea tu cuerpo en el caño
Lo que en un principio fue una actividad que sólo se asociaba a bares y mujeres de físico espectacular, hoy es una realidad en muchas chilenas de contextura promedio, quienes además de ejercitar el arte de la seducción, pueden tonificar su cuerpo y mantenerlo saludable. Todo gracias al buen uso de un poste metálico.
 
Carla González C.
 

Fue quizás la parte más interesante y comentada de “Striptease” (1996), filme protagonizado por Demi Moore, quien deslumbró por su performance sobre la barra metálica; luego, vino la revolución del caño en el programa argentino “Bailando por un sueño”, donde algunas figuras hicieron gala de sus aptitudes físicas y posterior a eso, la mediática aparición de la llamada “diosa del caño”, quien intentó motivar a los robotizados pasajeros que diariamente viajan en el metro de Santiago.

Así, poco a poco el baile del caño - forma en cómo se conoció en nuestro país a lo que hoy se denomina Pole Dance – comenzó a cautivar a cada vez más mujeres, quienes hoy incluso toman clases y compran caños especialmente diseñados para ensayar los movimientos en la intimidad de su hogar.

Cristhian Cerpa y Laura Vásquez son bailarines profesionales y dueños de Pole Dance & Fitness, escuela y lugar de venta de caños portátiles. Con respecto al gran interés de las chilenas por acercarse a esta actividad, comentan que es debido a que una de sus fortalezas es la de ser un ejercicio completo que no sólo potencia la parte física, sino que también la emocional.

En relación a su traspaso desde los cabarets a los gimnasios, Cerpa menciona que no fue hasta la aparición de Carmen Electra, actriz y modelo estadounidense, quien “en algún momento hizo una mezcla entre el baile del caño y el Pilates. Entonces cuando lanzó sus videos de ejercicios con esa mezcla, la mayoría de las mujeres sintieron que con ella tenían una buena referencia”, cuenta.

De esta manera, actividad física y sensualidad se unieron en el Pole Dance, modalidad que hoy se practica tanto en cabarets como en centros de fitness especializados, lugares donde además se trabaja la forma elegante de presentar esta danza, la que si bien poco a poco se está poniendo de moda, aún hay quienes lo consideran una actividad reservada sólo para cierto tipo de lugares.

 
“Creo que esto a las mujeres siempre les ha gustado. El punto es que justamente se estaba buscando el punto de equilibrio entre algo que fuera un trabajo de sensualidad, pero también que fuese parte de un ejercicio físico”, comenta el instructor de Pole Dance.
 
Diversas inquietudes y muchos objetivos
 

Cristhian Cerpa afirma que las mujeres que se acercan a este tipo de actividad, llegan con muchas inquietudes y a su vez, con variados objetivos que les gustaría alcanzar. Así, desde las ganas de poder ejercitar su cuerpo mediante una práctica entretenida y que las saque de la rutina de un gimnasio, hasta la búsqueda de un escape a sus problemas – algo así como una terapia – son algunas de las más frecuentes.

“Algunas alumnas toman el Pole Dance como un complemento a su práctica deportiva semanal y otras para redescubrir su ser mujer, cosa que dejaron de lado luego del matrimonio, los hijos y el día a día”, complementa el bailarín.

De esta manera, el tiempo que dura una de estas clases es para algunas personas un verdadero escape, donde tienen la posibilidad de relajarse, entretenerse y además potenciar el cuerpo, mantenerlo saludable y en forma.

Con respecto a esto último, el instructor manifiesta que mediante el baile del caño, las practicantes pueden trabajar todo el cuerpo, potenciando principalmente la tonificación. “El fitness del Pole Dance es súper completo y exigente”, donde es posible ejercitar piernas, brazos, glúteos, fuerza y resistencia, entre otros.

     
El profesor de Pole Dance menciona que con esta actividad “muchas mujeres se dan cuenta de todas las herramientas que siempre han tenido y que no sabían ocupar: cómo mover el pelo en forma sensual, una mirada bonita, caminar bien, etcétera”.
 

En cuanto a la rutina, Cerpa cuenta que en una primera fase es importante realizar un calentamiento, el que puede segmentarse en algún grupo específico como los abdominales o muslos, para luego “enseñar un truco que consiste en aprender a girar en la barra. Para lograrlo ya debes tener apretado el abdomen, los brazos, las piernas, todo”, describe.

Luego de aquello, viene la etapa del baile, donde las alumnas pueden dejarse llevar hasta terminar la coreografía “arriba o en el suelo y todo el tiempo ocupando todo tipo de musculatura. Después en un nivel intermedio se suman las acrobacias y las inversiones y ahí tienes apretada desde la punta de la uña hasta la punta del pelo”, sentencia.

 
     

Según el profesor, el baile del caño – utilizado como una actividad de fitness – puede ser practicado por todo tipo de personas (la inmensa mayoría son mujeres) y que no tiene mayores contraindicaciones. “Todas son capaces aunque partan con un no puedo”, afirma.

Lo importante es siempre comenzar con un calentamiento y terminar con una sesión de stretching (elongación), pues de igual forma existe el riesgo de lesión, el que para el instructor tienen relación casi siempre con saltarse las etapas antes mencionadas y los nervios típicos de las primeras clases.

Frente a la interrogante de si acaso con este ejercicio se puede bajar de peso, Cristhian Cerpa es claro: “ninguna actividad física tendrá resultados si antes no se cierra la boca para comer”. Es por eso que la nutrición una vez más se toma el palco como el mejor método que complementado con el deporte, entregará resultados beneficiosos.

Al respecto, manifiesta que el trabajo del Pole Dance es una labor que va desde dentro hacia fuera, donde el redescubrirse es fundamental para desde ahí comenzar la práctica física. “La mujer se empieza a sentir más bonita y eso hace que se comience a preocupar mucho más de su alimentación, de realizar más ejercicios y de mantenerse constante en estos hábitos”, dice.

 
Punto Vital Septiembre 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Glúteos en forma: una constante preocupación femenina
Entrenando la fuerza femenina