Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
El Pilates sobre colchoneta también es una buena manera de ejercitar esta disciplina
 
Matwork: Pilates que requiere de control
Los ejercicios que comprenden la disciplina del Pilates son tan variados que pueden ser practicados con o sin la asistencia de las máquinas. Es el caso del matwork o pilates de suelo, el que mediante rutinas realizadas sobre un mat (colchoneta) resulta ser una muy buena actividad que puede ser desarrollada por todos. La idea es tener un buen profesor y una evaluación previa para practicarlo sin problemas.
 
Carla González C.
 

Además del apoyo que ofrecen las máquinas (Pilates Studio) para la práctica del pilates, también existe el desarrollo de ejercicios sobre el suelo – primeras en esta disciplina – una instancia donde el cuerpo cobra protagonismo al ser quien controla los movimientos y guíe las rutinas, éstas, muchas veces acompañadas de accesorios que hacen de las clases, experiencias más entretenidas y efectivas.

El inicio del Pilates fue precisamente en base a la ejercitación del cuerpo sobre el suelo. Su creador – Joseph Pilates – comenzó de esta manera con la práctica, la que luego fue transformándose hasta derivar en varias alternativas de desarrollo.

Para Patricia Eing, instructora y directora del Centro de Pilates y Terapias, Laurus Pilates (www.laurus.cl), el proceso donde surgieron ambas técnicas fue a su juicio, “simultáneo, aunque las máquinas fueron creadas por Joseph a medida que fue experimentando, especialmente cuando trabajó con gente en rehabilitación en el hospital. Ahí comenzó utilizando por ejemplo, el resorte de las camas para poder asistir a los enfermos y para que estos pudieran hacer los ejercicios acostados”, cuenta.

 
La directora de Laurus Pilates, dice que esta disciplina “puede ser practicada por cualquier persona, de cualquier sexo y edad. La clave está en la correcta evaluación del alumno por parte del instructor, de manera de tener realmente claro cuáles son las precauciones y contraindicaciones específicas para esa persona”.
 

Según su experiencia, Patricia Eing afirma que si bien el matwork puede ser practicado por cualquier persona, es mucho mejor tener contacto con este tipo de Pilates después de haber pasado por la experiencia de las máquinas, pues puede ocurrir que personas que no tengan regular actividad física o que no conozcan cómo utilizar adecuadamente su musculatura, corran el riesgo de lesionarse u ocupar zonas del cuerpo inapropiadas para los tipos de ejercicios que se proponen.

Para una primera etapa, Eing dice que los ejercicios de Mat pueden resultar “muy perjudiciales” si se realiza por ejemplo, un abdominal mal hecho, donde podría producirse “un tremendo dolor lumbar”. Esto, menciona la instructora, “es lo que ocurre muchas veces en los gimnasios, donde al ser mayor el costo de las máquinas, tienen Pilates en el suelo. Con los resortes me ayudo, focalizo y junto con la respiración adecuada puedo hacer un buen ejercicio”, asevera.

Por su parte, el profesor de educación física e instructor de Pilates Qi (www.pilatesqi.cl), Rodrigo Abett de la Torre Díaz, concuerda con lo expuesto por la profesora de Laurus, resaltando que el matwork además de ser una actividad de menor costo, es una de las disciplinas que suelen ofrecerse en los gimnasios.

Para el profesor, lo negativo de esto es que el número de alumnos que conforma los cursos es muy grande, por lo que se pierde el carácter personalizado que tiene este trabajo, dejando de lado la preocupación por cada alumno. “Es una clase grupal con objetivos comunes, pero no puede ser dictada con tantas personas, pues todas tienen un ritmo diferente de trabajo”, sentencia.

“El matwork es efectivo, seguro, ayuda en la elongación, tonificación y fortalecimiento de los músculos. Es muy entretenido y desafiante, sobre todo cuando se incorporan a la práctica accesorios como balones, bandas elásticas, barril bajo, roll up, círculos mágicos, etcétera”, comenta.

 
Para el instructor de Pilates Qi, el matwork “es ideal para gente joven que quiere tonificar”. Sin embargo resalta que es muy importante someterse en una primera instancia a una clase de evaluación, ya que si no se conoce bien cómo reaccionará el cuerpo, será fácil caer en lesiones y “tomarle miedo al Pilates por una mala forma de practicarlo”, comenta.
 

Rodrigo Abett de la Torre manifiesta que el Mat puede resultar un poco más fuerte que el de Studio – esto por el protagonismo que cobra el cuerpo - por lo que aquel alumno que no está acostumbrado, que padece de alguna lesión o que no tiene un ritmo de vida que contemple la práctica de actividad física (tampoco recomendado para embarazadas ni personas de la tercera edad), puede incluso tomarle miedo a este tipo de ejercicio. “Algunos quedan con la idea de que el Pilates lesiona y no se dan cuenta que ya venían con algo desde antes y que el mal ejercicio lo potenció” recalca.

 
Toda una experiencia
 

Ambos instructores comentan de lo útil que el Pilates – en cualquiera de sus formas – puede resultar para todos. Sus cualidades permiten potenciar a quienes padecen de enfermedades como la artrosis, a otros que tienen conflictos emocionales como el estrés o la depresión; también a aquellos que buscan mejorar la forma de su cuerpo, en fin, todos se ven beneficiados con esta disciplina.

Al respecto Patricia Eing agrega que la creatividad en la práctica del Mat es esencial, “uno puede hacer harto con este tipo de Pilates. Puedes jugar mucho, pero insisto, requiere tener un ojo muy agudo por parte del profesor para tener la certeza de que la persona está usando su musculatura y su cuerpo en forma sana y adecuada”, afirma.

 
     

“Joseph Pilates fue boxeador, trapecista y muchas cosas más, pero nunca fue mago”, afirma Rodrigo Abett de la Torre enfatizando en la idea de que practicar Pilates y ver resultados no es cosa de magia, sino de trabajo constante y complementado con una buena dieta y en general, con una mejor calidad de vida.

Además comenta que “la gente tiene que entender que esto es una disciplina” y que será efectivo en la medida en que se practique en forma constante, responsable y sobre todo con la convicción de que lograrán verse y sentirse mejor consigo mismo. “La idea es que la gente escuche a su cuerpo. Es una muy buena experiencia”, afirma.

Por su parte, la instructora de Laurus concluye diciendo que “la gente tiene que tener conciencia de lo que hace porque puede que haga efectivamente una hora de ejercicio, pero si las otras veintitrés horas del día anda con cero atención de qué es lo que lo está perjudicando, va a ser mucho más difícil ayudarlo”, sostiene.

 
Punto Vital Diciembre 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Gyrotonic: movimientos de expansión