Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
La matronatación permite establecer una relación amistosa entre los niños, sus padres y el medio acuático
 
Como peces en el agua
A partir de los tres meses de vida, los niños pueden incursionar en la matronatación, la que les permite entrar en contacto con el medio acuático. La idea es que los pequeños se relacionen con el agua y le pierdan el temor, para que de esta forma, puedan aprender a nadar más tarde sin ninguna limitación.
 
Carla González C.
 

Una de las características principales de los seres humanos es la búsqueda continua de respuestas frente a sucesos que se manifiestan a nuestro alrededor. Desde pequeños nos hacemos peguntas acerca de todo lo que nos rodea y a partir de eso, vamos experimentando y adquiriendo nuevos conocimientos.

La matronatación tiene mucho que ver con las sensaciones y la experimentación. A pesar de que venimos desde un ambiente líquido – el del vientre materno – no tenemos mayor acercamiento con lo acuoso, esto sin tomar en cuenta las visitas a la playa o la piscina. Aprender a nadar no es cosa de todos y esta actividad puede ser el comienzo.

Hay muchos papás que toman la decisión de llevar a sus hijos pequeños a estas clases, las que para la profesora de la Escuela de Actividades Acuáticas, Erica Secches, no se tratan de un deporte o disciplina: “esas son palabras muy grandes si pensamos en niños tan pequeños, menores de tres años. Mejor diría que es una actividad, enfocada desde lo lúdico y lo amoroso de la relación padres-hijo”, afirma.

La idea es que los lactantes se relacionen con el agua en forma “amistosa” y que para ello se sientan tranquilos y en confianza. Para lograr este cometido, las jornadas se realizan en conjunto con los padres y según el profesor de educación física, Juan Luis Campusano Elzo, “son ellos los que hacen las clases”.

El educador agrega que es importante la realización de actividades como éstas, “el medio acuático es completamente distinto, donde puedes volar, darte vueltas. Es tan amplio como no te lo imaginas”, cuenta para Punto Vital.

Además de la función lúdica que compromete la matronatación, otro beneficio tiene que ver con el control de la apnea. Campusano comenta al respecto que, “tiene todo un fundamento: hay que llevar la lengua hacia atrás y arriba. Los chicos no saben hacer esto y de ahí vienen técnicas como la del soplido en la cara antes de sumergirlos al agua”.

En tanto, Erica Secches manifiesta que – como en toda actividad física - también pueden apreciarse efectos favorables sobre el desarrollo muscular de los pequeños, pero al mismo tiempo advierte que la influencia de la matronatación “no es tan ambiciosa”, pues la actividad se desarrolla tan solo una vez a la semana, lo que constata que su mayor propósito es el de explorar este espacio y estrechar los lazos afectivos con los papás y el entorno que los rodea.

 

Si bien la matronatación no tiene contraindicaciones, sí hay que contar con algunos requisitos para poder practicarla sin problemas y esto se aplica tanto para el lugar donde se lleva a cabo la actividad como para los niños y sus padres.

Secches afirma que en cuanto a la piscina, la temperatura del agua no debe ser menor a 32 grados y sus condiciones higiénicas deben ser óptimas. En cuanto a los materiales didácticos con los cuales los bebés juegan en el agua, la profesora menciona que sus condiciones dependerán de cada educador, pero que generalmente “se usan objetos que floten y se hundan como colchonetas de distintos tamaños y resistencias”.
 
 

Se requiere además de la utilización de pañales especiales para entrar en contacto con el agua y además, los padres deben llevar traje de baño y gorro de natación, pues se protege en todo momento la salubridad del lugar para que la matronatación sólo sea cosa de pasarlo bien aprendiendo del medio acuático, el mismo que nos rodeó antes de nacer.

Por su parte, Juan Luis Campusano afirma que niños con otitis o dificultades respiratorias no debieran meterse al agua y es por eso que se solicita una autorización del pediatra antes de entrar en la matronatación. “Cuando estás con heridas tampoco es conveniente meterse al agua, al igual que cuando existan problemas de alergia”, agrega el profesor.

Con respecto a esto último, el educador comenta que es aconsejable utilizar elementos como el cloruro de sodio, ozono o un sistema de ionización que reemplacen al cloro para el agua y que en general, las piscinas deben apegarse a las reglas descritas por el Servicio de Salud Metropolitano del Ambiente, SESMA, la que contempla la desinfección permanente del lugar donde se realiza la actividad.

 
Punto Vital Mayo 2008 ©
 
Artículos Relacionados
La natación: el deporte perfecto para el verano