Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Glúteos en forma: una constante preocupación femenina
Combatir la flacidez, el exceso de grasas o la celulitis en los glúteos es una de las tareas más recurrentes entre las mujeres, para eso se utilizan cientos de modalidades para conseguir el ansiado trasero perfecto. Tratamientos estéticos, cirugías y ejercicios localizados son algunas de las prácticas para conseguirlo.
 
Claudia Sánchez M.
 

Grandes, planos, flacos, flácidos o caídos son algunos de los adjetivos que utilizamos, en especial las mujeres, al referirnos al trasero de las personas.

Sabemos que donde termina la espalda nace una de las partes más importantes del cuerpo para una mujer y aquella zona que acarrea los principales problemas estéticos. Es sabido además que, con el paso del tiempo, y al igual que cualquier otro músculo si no se ejercitan comienza a perder firmeza y por consiguiente arrastra una serie de problemas para quienes ven como sus glúteos comienzan a perder el atractivo.

Según expertos el sedentarismo de la vida actual, por el que muchas personas pasan la mayoría del tiempo sentadas, ya sea realizando tareas de oficina o destinando largos ratos de ocio frente al televisor, tiene como resultado el descuido de la tonificación de los músculos de los glúteos y el consiguiente aumento de la acumulación de grasas en esa zona como también la celulitis, dando la impresión como esa parte de la anatomía se empeñara en no mantener sus formas ni mantenerse en un lugar adecuado.

 

Cada día son más las personas que se realizan, por ejemplo, una lipoaspiración y parte de las grasas retiradas son puestas nuevamente en el cuerpo, pero esta vez en los glúteos para levantarlos y moldearlos.

 

El anhelo de mantener en forma el trasero ha llevado a que las cirugías plásticas se hayan convertido en una recurrida alternativas para terminar con estos problemas. Cada día son más las personas que se realizan, por ejemplo, una lipoaspiración y parte de las grasas retiradas son puestas nuevamente en el cuerpo, pero esta vez en los glúteos para levantarlos y moldearlos.

 
¡Arriba esos glúteos!
 

Para muchos el trasero nace marcado por la herencia genética, se desarrolla al ritmo del crecimiento y, general y desgraciadamente, no aguanta el correr de los años. Cuando la temperatura comienza a aumentar y aparecen las tenidas veraniegas mantener en perfecto estado los glúteos cobra máxima importancia lo que parece una utopía para un porcentaje elevado de mujeres, lo que lo convierte en la zona de la anatomía que motiva un punto de mira permanente.

En esta línea, las cirugías se han convertida en la alternativa de moda para conseguir de forma rápida una mejoría en el trasero, sin embargo, existen otros métodos menos invasivos y no por eso menos efectivos.

Punto Vital conversó con instructores de gimnasio en busca de consejos para mantenerse en forma sin necesidad de cirugías, tratamientos estéticos o largas horas practicando deporte, sino de forma económica y desde su casa.

 
     

Freddy Ayala, profesor de educación física e instructor del gimnasio GYM, entregó algunos consejos para distintos tipos de traseros:

- Glúteos Caídos: Haz peso muerto con las rodillas extendidas. Todos los ejercicios que flexionan la cadera en lugar de las rodillas ayudan a la zona baja de los glúteos.

- Glúteos Anchos: Haz bicicleta elíptica y ejercicios de poco peso. La repetición de los ejercicios de poca carga, afina y compacta los glúteos sin desarrollarlos más.

- Glúteos Pequeños: Lo mejor para estos casos es realizar ejercicios de potencia o sobrecarga importante para la zona. Correr es una buena solución.

- Glúteos Planos: Haz sentadillas con las piernas ligeramente separadas. Has ancadillas, ojala con algún peso en las manos o una barra de peso sobre los hombros y las sentadillas con los pies ligeramente hacía fuera, desarrollan una gran cantidad de músculo.

Por su parte, Alejandra Gallardo, instructora del gimnasio Activa, también nos dio algunos consejos para mejorar esa tan ansiada zona del cuerpo. “el trasero es un músculo y como tal puede levantarse y agrandarse con ejercicio”, aseguró.

 

1.- El mejor consejo es que consideras a la escalera como tu amiga. Lo que te sugiero es que diariamente realices un trabajo con la escalera subiendo y bajando en promedio 500 escalones diarios. Para esto es bueno olvidarse de los ascensores y de las escaleras mecánicas si lo que queremos en hacer ejercicio de forma cotidiana y rápida. Para no sufrir problemas te recomiendo antes de comenzar la rutina de los escalones realices una caminata de unos cinco minutos para que tu sistema cardiocirculatorio y tus músculos estén preparado para la actividad.

2.- Haz esta combinación de ejercicios todos los días:
Sentadillas: con los pies paralelos y separados el ancho de tus caderas, haz el gesto de sentarte pero sin que las rodillas se vayan hacia delante. Después abre más las piernas, con las puntas de los pies hacia fuera y baja, desplazando las rodillas hacia los lados. Haz tres series de 20 repeticiones de cada ejercicio.

 
     

3.- En una colchoneta o en el suelo:

1. Apoyada en “cuatro patas” y con los antebrazos apoyados y la frente sobre ellos, lleva una rodilla hacia el pecho y luego estírala.

2. En la misma posición anterior, estira una pierna y dobla y estira llevando el talón hacia el culo. También dobla la pierna a 90º, con la planta del pie hacia el techo y tira hacia arriba sin arquear la espalda.

3. Apóyate boca arriba en la colchoneta, apoya bien la zona lumbar, levanta las piernas y ábrelas y ciérralas haciendo fuerza con la cara interna de los muslos. Haz tres series de 15 repeticiones de cada ejercicio y con cada pierna.

 
Punto Vital Septiembre 2007 ©
 
Artículos Relacionados