Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
El fútbol no sólo fortalece las piernas. Abdomen y glúteos también resultan beneficiados
 
Piernas firmes tras el balón
La imagen varonil del futbolista de antaño dista mucho de la nueva concepción que se tiene de este deporte. Y es que si bien las mujeres se tomaron hace un tiempo las canchas, hoy contamos con una destacada selección y con la oportunidad de ser sede del próximo mundial de fútbol femenino.
 
Carla González C.
 

A pesar de que aún hay personas a quienes les produce cierto resquemor el hecho de que las mujeres – con el paso del tiempo – se han ido desarrollando en actividades que antes sólo ‘correspondían’ a los hombres, lo cierto es que hoy uno de esos campos, el fútbol, ha traído muy buenos resultados.

La participación de la “Rojita” (apodo que se le dio a la selección chilena de fútbol femenino) en partidos amistosos con equipos europeos, estuvo marcado por los elogios que estas muchachas han conseguido demostrando una muy buena capacidad de juego, el que sin duda les servirá para representar a Chile en el campeonato mundial.

Al parecer, el fútbol es un deporte que ha cautivado a cada vez más mujeres quienes alejándose del concepto de ‘mujer ahombrada’, se han puesto la camiseta para correr tras un balón en canchas extensas donde la rapidez y la resistencia se ponen a prueba durante los noventa minutos que dura cada partido.

Salir de la rutina, despejar la mente y ejercitar el cuerpo en una entretenida actividad física son algunas de las razones por las cuales muchas mujeres se interesan en el fútbol, deporte que por lo demás no sólo ayuda a fortalecer las piernas, sino que también glúteos y abdomen se benefician en cada partido.

Alejandra Reyes Peñailillo es kinesióloga y trabaja desde hace años en equipos de fútbol femenino. Para ella, la aplicación de este deporte al cuerpo de las mujeres es muy parecido al convencional y practicado por varones. Sin embargo, hace hincapié en que como se trata de una disciplina que implica mucho roce, se intenta impedir el contacto corporal entre las jugadoras para así evitar lesiones.

Para la especialista, toda mujer está capacitada para jugar fútbol y recalca que no existen grandes contraindicaciones para practicarlo, salvo que haya alguna discapacidad que impida el buen desarrollo del deporte. “Jugar fútbol no implica un esfuerzo desmesurado y cualquier mujer y a cualquier edad lo pueden practicar. De hecho, actualmente se puede ver que las ligas han crecido y en ellas hay mamás, dueñas de casa y trabajadoras jugando durante los fines de semana”, relata.

En cuanto a los beneficios que trae el fútbol, Alejandra Reyes comenta que son muchos y que algunos de ellos tienen que ver con situaciones netamente femeninas. Al respecto manifiesta que “las mujeres son cíclicas, sobre todo en el tema de la menstruación, lo que lleva a un poco más de sensibilidad y es por eso que se maneja de manera especial durante los entrenamientos para que el deporte no sea un malestar más dentro de su vida”, afirma.

 

Además, menciona que han podido comprobar a través del trabajo con muchas jóvenes que mediante la ejercitación permanente y el aumento de la secreción hormonal que “sus periodos menstruales se han regulado y así han dejado de depender del uso de anticonceptivos para estos fines”, recalca.

No todo se trata de piernas en el fútbol, pues este deporte también potencia otros lugares del cuerpo. Al respecto, Alejandra cuenta que durante las jugadas hay algunas lesiones que se repiten como las de glúteos y las que están a nivel de isquiotibial y de isquion. Para evitar esto, se ejercitan estas partes para poder potenciarlas, “nunca se descuidan al igual que los abdominales y los brazos, ya que igualmente vas al choque y por lo tanto hay que trabajar de forma íntegra”, dice.

 
     
En cuanto a las lesiones, Reyes dice que las más recurrentes son los esguinces de tobillo. Para evitarlos, se trabaja específicamente en la musculatura de esa zona para así mantenerla en forma y libre de fáciles torceduras. Además, menciona que el uso de canilleras, tobilleras y eventualmente vendaje especial también contribuirán a un mejor desempeño en los partidos.

Para aquellas damas que sólo practican los fines de semana y que no tienen una instrucción previa, la kinesióloga dice que hay más riesgos de contraer lesiones sobre todo si no llevan un sistema de entrenamiento, alimentación e hidratación apropiada, “estarán más expuestas y claro, si a eso sumamos un mal precalentamiento, aumentará mucho más la posibilidad de accidentarse”, advierte.

Para evitar este tipo de molestias, Reyes Peñailillo comenta que “para estos grupos sería importante que personas idóneas en el tema las asesoraran para poder prevenir porque de todas maneras están más expuestas que las niñas que practican constantemente en la semana”.

Antes de comenzar con los partidos, un buen precalentamiento y algo de hidratación son muy buenos elementos para estar en forma. Es común que las deportistas aparezcan a la cancha sólo unos minutos antes del juego, por lo que se aconseja llegar temprano para poder elongar las extremidades de buena forma.

En esta línea la especialista dice que el precalentamiento va en aumento hasta completar los doce minutos que dura aproximadamente. “Primero, se comienza con movimientos articulares y luego un trote suave que va creciendo en forma paulatina. Después habrá ocho minutos donde cada una de las extremidades se somete a elongación”.

Tomar agua es imprescindible en este deporte, sin embargo, no es cosa de beber el líquido en cualquier momento. Alejandra Reyes subraya que antes del entrenamiento, las jugadoras pueden tomar sólo algunos sorbos para no tener problemas estomacales o de calambres durante la ejercitación. “La única vez en que deben hidratarse tengan o no sed es luego del precalentamiento. Ahí deben tomarse una botella de bebida isotónica para recuperar los minerales perdidos durante la instrucción”, sentencia.

     

Comentarios a un costado de la cancha
Nicolette Torres tiene 19 años y es la capitana del equipo perteneciente a la Red Fútbol Femenino. A pesar de su juventud, ya es una de las jugadoras más experimentadas, pues según ella misma cuenta lleva seis años practicando el deporte. “Al principio jugaba para salir de la rutina, pero después algo pasó que me decidí por practicar fútbol en vez de otros deportes”, afirma.

La deportista juega actualmente en la posición de defensa central o stopper comenta que desde esa ubicación se potencia lo aeróbico, es decir tanto la resistencia como el acondicionamiento físico, pues desde ahí “se rechaza y se saca al equipo hacia arriba”.

Otra de las jugadoras del equipo, Melissa Espina cuenta que desde pequeña le interesó el fútbol y que todo comenzó observando los partidos que armaban sus compañeros de colegio. Hoy tiene apenas 13 años, pero está convencida que este es la disciplina que le interesa seguir. “Al principio mi familia trató de que me fuera hacia otros deportes, pero no hubo caso, a mí me gusta el fútbol”, afirma.

Espina juega de delantera y comenta que uno de los mayores cambios que ha notado desde que practica fútbol es la musculatura en sus piernas y al contrario de Nicolette Torres, lo más destacable de su posición es la rapidez con la que tiene que abordar cada partido.
 
Punto Vital Julio 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Spinning: salud en movimiento
Glúteos en forma: una constante preocupación femenina
Preparados, listos, fuera… ¡¡A correr!!