Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Un beneficio más de la actividad física
 
Ponerse en forma aumenta el colesterol bueno
Evitar el sedentarismo, elevar el nivel de endorfinas, mantener el cuerpo en forma y disminuir el estrés, son algunos de los beneficios que trae consigo la actividad física. A ellos se suma la posibilidad de aumentar los niveles de colesterol bueno, el que disminuye por factores como la obesidad, el consumo de tabaco, algunas patologías, entre otros.
 
Carla González C.
 

Ya es sabido por la mayoría de la población que hacer ejercicio al menos dos horas semanales es equivalente a salir de la categoría de sedentario y comenzar un camino más saludable no sólo para el cuerpo, sino también para la salud de todo el organismo.

De esta manera, realizar deportes o actividades que impliquen un gasto calórico y acompañarlas con una buena nutrición y hábitos saludables, será indicio de una mejor calidad de vida, menor incidencia de enfermedades y por supuesto, de una mejor condición física.

A todos estos beneficios se suma la posibilidad que tiene la actividad física de potenciar los índices de HDL – llamado colesterol bueno – y con ello, disminuir la posibilidad de padecer enfermedades cardiacas, pues éste es considerado como “un gran aliado del sistema circulatorio”.

Esta idea es compartida por la nutrióloga del Centro de Medicina, Ejercicio, Deporte y Salud (MEDS), doctora Ximena Muñoz, quien menciona que entre las variadas causas por las cuales pueden bajar los índices de HDL, las más frecuentes son “la obesidad, el sedentarismo, dietas bajas en grasas sanas como las monosaturadas, la diabetes mellitus, el síndrome metabólico, la hipertrigliceridemia (aumento de triglicéridos)”, entre otros.

 

Otras causas de la disminución del colesterol bueno son el consumo de tabaco, la insuficiencia renal terminal, la artritis reumatoide y el consumo de algunos fármacos como los diuréticos, andrógenos, progestágenos, probucol – utilizado justamente para bajar los niveles de colesterol en la sangre - entre otros.

 

Es por eso que mantener en un buen nivel este tipo de grasa en nuestro organismo es imprescindible para gozar de una buena salud (agregando con esto por supuesto índices más bajos de LDL o colesterol malo). Al respecto, la nutrióloga dice que el no aumento del HDL posee consecuencias como el aumento en el riesgo cardiovascular.

Lo anterior es explicado por la especialista quien menciona que “por cada 1mg/dl de reducción de HDL, el aumento del riesgo de enfermedad coronaria es entre un 2.0 y 3.7% en hombres y entre un 3.0 y 4.7% en mujeres”. Además, indica que “por cada el 1% que mejora el HDL, disminuye en un 6% el riesgo cardiovascular”.

 
Lo mejor: ejercicio aeróbico
 

Para lograr que aumenten los niveles de colesterol bueno a través del ejercicio, no basta con caminar un par de cuadras al día y sentir que con eso el trabajo ya está logrado. Al contrario, se requiere de mucho esfuerzo y sobre todo constancia para poder estar seguro de que cambios de esta índole se están haciendo patentes en el organismo.

En este contexto, los especialistas sugieren que con al menos dos horas semanales dedicadas al ejercicio – estudios exitosos han probado que con 40 minutos (4 veces a la semana) y al menos una hora (3 veces a la semana) – podrían sentar base con respecto a los beneficios del deporte en este ámbito.

Por otro lado y en relación a qué tipo de ejercicios son los más indicados para lograr este objetivo, la doctora Muñoz dice que es el aeróbico moderado el más indicado para estos casos. La idea, sentencia es practicarlo “en forma regular en al menos 30 minutos, 5 veces por semana”, manifiesta.

Con respecto a la incidencia del deporte en el organismo y su ayuda con el colesterol bueno, la doctora Muñoz sentencia que, “con el ejercicio, hay un incremento en la actividad de la Lecitin Colesterol Acetil Transferasa (LCAT), enzima que ocasiona una elevación en la síntesis de la HDL”.

De esta forma, afirma que “el catabolismo de esta lipoproteína se encuentra disminuido debido a la reducción de la actividad de la lipasa hepática durante el ejercicio”. Esto entonces sería lo que produce que toda actividad que implique un trabajo físico importante, incida en el alza del HDL.

 

En palabras de la nutrióloga de MEDS, “los valores de colesterol HDL considerados recomendables para los hombres son iguales o superiores a 40 mg/dl y, para las mujeres, son iguales o superiores a 45mg/dl. Sobre 60mg/dl, el HDL es un factor protector cardiovascular”.

 

En cuanto al contraste que se puede apreciar en el colesterol bueno de una persona que practica actividad física y alguien más bien sedentario, la doctora Ximena Muñoz comenta que si bien existen diferencias, “los niveles de HDL de un individuo van a ser resultantes entre factores genéticos y ambientales como el peso, ejercicio, tabaquismo, niveles de hormonas como los estrógenos”, etcétera, por lo que indicar una comparación en forma objetiva no sería adecuado.

En esta misma línea, se mencionan como ejercicios que funcionan positivamente en el alza del colesterol bueno el caminar, correr, nadar y andar en bicicleta.

 
 

Por otro lado, existen estudios que se han dedicado a este tema y han podido observar de qué manera se puede apreciar un cambio en los niveles de colesterol cuando se ha incorporado la actividad física en la vida de las personas. Así, una publicación de la revista Archives of Internal Medicine, informó que aquellos individuos que llegaron a ejercitarse al menos por 2 horas semanales, “tuvieron aumentos en el nivel del colesterol bueno”.

En este mismo documento se señaló que los resultados se tradujeron “en una baja de un 5% en el riesgo de enfermedades cardíacas en hombres y en un 7% en mujeres”.

Por último, y según las causas que producen la disminución, la profesional de MEDS menciona que “controlar el peso, dejar de fumar y cambiar grasas saturadas por grasas protectoras del corazón como las monosaturadas” se suman al deporte como tratamiento para que la población pueda aumentar los niveles del HDL.

 
Punto Vital Junio 2010 ©
 
Artículos Relacionados
Un exigente cardiovascular
¡Enamórate del ejercicio!
Una necesidad en nuestro organismo