Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Andrés es un fumador que tiene al menos la intención de ejercitarse
 
Deporte y fumadores: una relación posible
Realizar actividad deportiva contribuye también a quienes sufren de tabaquismo, pues además de ayudar a que sus cuerpos estén en mejor forma, puede ser una excelente herramienta para dejar de fumar y así conseguir una mejor calidad de vida.
 
Carla González C.
 

A Andrés le gusta fumar, lo reconoce y no le importa continuar haciéndolo, pues con un cigarrillo en la boca siente que su cuerpo se relaja, permitiéndole aclarar ideas y sentirse menos agobiado frente a situaciones de estrés o preocupación.

Este hombre que ya bordea los 40 años, decidió ponerse en forma luego de que viera que sus compañeros de trabajo comenzaran a reunirse una vez a la semana a jugar tenis en un club ubicado cerca de la oficina.

Así, Andrés se preocupó de cada detalle: comprar una buena raqueta, un par de zapatillas especiales para jugar sobre arcilla, una polera y un short que le permitieran un buen desempeño sobre la cancha, entre otros. Sin embargo, olvidó su condición de fumador, lo que le trajo más de algún problema.

Frente a este tipo de pacientes, el médico especialista en geriatría, doctor Juan Carlos Molina Yons es claro manifestando que “no sirve un fumador que haga ejercicio una vez a la semana y que crea que con eso va a poder correr la maratón. Se requiere de una preparación, adecuación, mantención y tipificación del ejercicio que permita alguna constancia en el tiempo”.

 

El doctor Molina dice que como una “campanada de alerta”, es necesario saber que  actualmente, existen 5 millones de muertes a causa del tabaquismo en el mundo. “De dos fumadores, uno morirá”, dice y asegura que por eso es fundamental “el esfuerzo que se haga por dejar de fumar”.

 

Al contrario de lo anterior, el especialista dice que el ejercicio “juega un rol importantísimo” y explica que al ser la adicción al tabaco incluso más fuerte que la que se sufre a causa de otras drogas como la heroína o la cocaína, es muy difícil abandonarlo – de hecho menciona que de cada 100 personas que intentan dejar el cigarrillo, sólo 3 lo logran – por lo tanto, considera que la actividad física es una de las herramientas fundamentales que tienen los fumadores para iniciar un proceso de abandono de este hábito.

Incluso dice que “para dejar de fumar y lograr un estilo de vida saludable, el ejercicio es quizás el mejor fármaco contra el estrés”, el que según el especialista, es uno de los factores que gatilla en muchas ocasiones el consumo de tabaco. En ese sentido, “el deporte por sí solo juega un rol en el manejo de este trastorno, además de potenciar la sociabilidad e integración, lo que muchas veces va a contribuir positivamente en el bienestar del fumador que quiere dejar el cigarrillo”, manifiesta.

 
¡A moverse fumadores!, pero con precaución
 

Luego de ver su pobre desempeño en el partido de tenis, Andrés se dedicó unos minutos a observar el juego de sus compañeros. Ahí pudo darse cuenta de que la mayoría de ellos no eran fumadores y así pudo distinguir la forma en que se movían y la manera que tenían de controlar el cansancio que significaba cada práctica.

Él en cambio, creyó que era mucho más fácil llegar e instalarse a jugar, pero no se dio cuenta de que exponer tan rápidamente su cuerpo al esfuerzo de esta actividad física le provocaría algunos inconvenientes como dificultad en la respiración y taquicardias que para este hombre resultaban extrañas e inusuales.

Lo que aquí debe resolver Andrés es precisamente no abandonar la actividad física a causa de estos síntomas que quizás en un principio le preocuparon, al contrario, el incremento en sus movimientos debe ser realizado en forma paulatina hasta que el cuerpo se acostumbre a este nuevo ritmo de vida.

 
     

En relación a los beneficios que tiene el deporte en pacientes fumadores, el doctor Molina dice que en caso de aquella actividad física “crónica”, es decir la que se realiza constantemente, “junto con el manejo del estrés, también juega un rol antiinflamatorio y con eso contrarresta el efecto dañino que provoca el tabaquismo en las arterias”, asegura.

Además, frente a este mismo tema, el profesional afirma que lo bien que hace sentir el ejercicio a las personas – y recalca la actividad física permanente – es a causa de la liberación de “sustancias promotoras de bienestar anímico, es decir, neurotransmisores como la serotonina, la que permite que cada vez que estos fumadores estén haciendo deporte, vayan apreciando una mejoría en su condición dándose cuenta de que esta sensación se verá entorpecida o disminuida cada vez que recaigan en el hábito tabáquico”.

 

Gracias a la práctica de ejercicio físico – y al progresivo abandono del cigarrillo - el médico dice que el paciente “días después de dejarlo, nota que tiene menos tos y que respira mejor; a la semana, empieza a sentir el gusto y olfato por las comidas y luego, problemas como la disnea (sensación de ahogo) van disminuyendo paulatinamente”.

 

Otra de las sustancias que el médico reconoce en este proceso son las endorfinas – las que además refuerzan la sensación de bienestar en la persona – diciendo de ellas que también se empiezan a liberar con la constancia en el ejercicio”, por lo tanto advierte que la perseverancia en estas prácticas saludables será lo óptimo para reconocer resultados concretos.

 
¿Cómo empezar?
 

Si bien Andrés acertó con elegir el tenis como deporte para comenzar a ejercitarse, lo cierto es que cualquier actividad es positiva para quienes deseen comenzar a llevar un nuevo estilo de vida, fumadores o no.

No obstante, el especialista en geriatría sentencia que a pesar de lo anterior, aquellos ejercicios que tengan una repercusión aeróbica serán mucho más indicados para los adictos al cigarrillo. El trote, baile y natación, son algunas de las actividades que menciona el médico.

En esta misma línea, enfatiza que caminar es el “primer paso” y subraya la idea de que hacerlo rápido es lo que provocará realmente un esfuerzo de orden deportivo. “Si uno da menos de cinco mil pasos diarios, ya puede comenzar a considerarse una persona sedentaria”, indica y por el contrario, destaca que “si das más de diez mil, pasas a ser alguien activo recibiendo así todos los beneficios del ejercicio”.

 
     

De este modo, el caso de Andrés es el indicado para ciertas recomendaciones que debiera llevar a cabo en una primera instancia antes de volver a utilizar la raqueta con tanto esfuerzo. Subir escaleras en vez de utilizar el ascensor y bajar algunos paraderos antes de su destino cuando viaja en micro, son algunas de ellas.

“Todo esto puede contribuir a que el manejo del estrés por fumar sea mejor llevado”, menciona el doctor Molina y comenta que a pesar de que siempre se relaciona el daño del tabaquismo con un deterioro pulmonar, “el setenta por ciento de los chilenos que mueren en relación al consumo de cigarrillos, lo hacen por un problema cardiovascular y es por eso que el tabaco es su principal factor de riesgo”.

“Si usted se cuida el colesterol y su presión, pero no se cuida del tabaco, está en el paraíso de los tontos”, dice tajante y concluye diciendo que “el ejercicio es el fármaco más mal utilizado”, pero al mismo tiempo “la píldora de la eterna juventud”.

 
 
Punto Vital Abril 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Ejercicios con precaución
Demasiado joven para un infarto