Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
Ejercitarse en ciudades con altos índices de contaminación es totalmente posible
 
“La medicina más barata es el ejercicio”
Ciudades como Santiago no se caracterizan precisamente por tener un aire limpio del cual gozar practicando actividad física. Sin embargo, la realización de ésta es totalmente posible, siempre y cuando sea controlada y donde se tomen ciertas precauciones, las que harán de esta experiencia algo totalmente motivador y desde donde se logre obtener resultados positivos.
 
Carla González C.
 

Tomar la decisión de salir a trotar mientras un enorme manto gris cubre toda la ciudad no es precisamente un factor motivante. Tampoco lo es pensar – antes de salir a andar en bicicleta – que es sólo cuestión de días de ejercicio para que se nos venga encima alguna enfermedad de tipo respiratoria o que los recintos cerrados son la única solución a la que se puede optar para opacar en parte el problema.

“Siempre está la posibilidad de hacer actividad física”, comienza diciendo Roberto Urzúa DellAnno, director de la escuela de kinesiología de la Universidad de Las Américas y director de la Sociedad Chilena de Medicina del Deporte, SOCHMEDEP.

“Lo importante, desde el punto de vista de la salud, es ejercitarse ojalá en forma controlada”, destaca, puesto que actualmente y aunque los índices de sedentarismo y sus consecuencias son muy elevados, también ha aumentado el número de personas que sale a hacer cualquier tipo de deporte, ya sea en forma masiva o individual. “Hoy están de moda los runners, el trekking y hay mucha gente que lo está haciendo y eso es muy bueno para ver si cambiamos estos índices”, sentencia.

 

Practicar actividad física en ciudades tan contaminadas como Santiago es posible, sólo debemos tomar ciertos resguardos y complementar – como ya se ha dicho – con una buena educación en este tema, control médico, una adecuada y sana alimentación, etcétera.

 

Frente a esta suerte de apertura hacia el deporte, el kinesiólogo admite que Santiago “se ha ido transformando con el tiempo” y destaca que lugares como las plazas y los parques han modificado su infraestructura, la que de alguna u otra forma se dispone para recibir a quienes optan por ejercitarse en ellos.

“Existen circuitos especiales para hacer bicicleta, han cerrado calles los fines de semana para que la gente pueda salir a correr, hay municipalidades comprometidas que apoyan este tipo de iniciativas, entre otros”, comenta.

A pesar de esta apertura y de la idea de que cada vez más personas deciden por despedirse del sedentarismo, Roberto Urzúa dice que lo primero es ser precavido y tomar algunas precauciones. Dentro de ellas, menciona como la más importante en relación a la contaminación el “tratar de hacer ejercicio temprano en la mañana – antes de las 10 horas. Ahí no se debiera correr mayores riesgos”, cuenta.

Con respecto a este mismo punto, manifiesta que lo ideal no es ir a trotar al centro de Santiago, sino que buscar otros espacios para hacerlo y también “tener la precaución en días en que los índices de contaminación estén altos, sobre todo en el caso de los niños y las personas de la tercera edad”, añade.
 
Que la contaminación no nos prive del ejercicio
 

“Siempre va a ser mejor el hacer actividad física que dejar de hacerla a causa de la contaminación”, opina el director de la SOCHMEDEP quien además menciona que los efectos de una actividad física permanente serán igual de beneficiosos para el organismo, por lo tanto no es aconsejable apartarse de la oportunidad de hacerlo.

Frente a la posibilidad de practicar deportes en un recinto cerrado, el kinesiólogo dice que “tiene menos consecuencias, es preferible”. No obstante comenta que el aire libre “tiene otros efectos que son beneficiosos” y entre ellos menciona el hecho de poder estar en contacto con la naturaleza, estar frente a más estímulos, recibir en forma directa los rayos del sol, etcétera.
 
 

Durante el invierno – época donde las partículas parecieran quedar atrapadas en la cuenca santiaguina - Roberto Urzúa recomienda que la práctica de cualquier actividad física se realice durante la mañana, momento en que los índices de contaminación se encuentran más bajos.

 

En relación a las repercusiones que puede tener la contaminación en nuestro organismo, Urzúa DellAnno comenta que entre las más frecuentes son “las afecciones de la vía respiratoria e irritación de la misma”. Sin embargo, afirma que el hecho de estar en contacto permanente con la polución, no significa que ésta vaya a causar efectos nefastos en la salud.

Hasta ahora podría desprenderse que la contaminación no es para nada un impedimento para desarrollar actividad física y que quizás las advertencias son incluso “exageradas”. Al respecto, el profesional sostiene que “cuando estamos en condiciones extremas, obviamente hay que evitarlo”, pero recalca que aún así sólo el mayor perjuicio lo tendrán los grupos de riesgo antes mencionados, esto porque su vía aérea es más débil y por lo tanto se manifestarán más propensos a tener algún tipo de afección.

En este contexto, es claro al decir que “para cambiar los indicadores que tenemos en el país en relación al sedentarismo, obesidad, hipertensión y todas las patologías que se asocian a una mala calidad de vida, el medicamento más barato que existe es la actividad física controlada y segura”.

 
Punto Vital Mayo 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Trekking: salud y aventura de conocer
Deporte y fumadores: una relación posible