Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EN FORMA

 
 
La columna es uno de los lugares del cuerpo donde más se somatizan las emociones
 
Una columna sana también es estar en forma
Hacer ejercicios, quemar calorías y tener una dieta saludable son maneras de estar en forma, eso está claro. Pero, ¿y qué pasa con las diversas estructuras de nuestro cuerpo? Una de ellas es la columna, eje de nuestra fisonomía donde también convergen las emociones y con ellas, también algunos problemas que nos impiden estar sanos.
 
Carla González C.
 

No ser sedentario, practicar actividad física en forma permanente, alimentarse de manera adecuada y tener buenos hábitos de vida son algunos de los elementos que permiten que una persona se mantenga sana y en equilibrio. Sin embargo, hay muchos que a pesar de cumplir con todo al pie de la letra, no saben cómo están “por dentro”, situación que puede traer complicaciones.

Lo anterior tiene que ver con el cuidado que todos debemos tener con nuestro cuerpo y  en este caso particular con nuestra columna, una de las estructuras principales del organismo y casualmente una de las partes que más problemas sufre debido a lesiones, mala postura e incluso emociones mal llevadas.

Así lo comenta Hernán Plaza Galleguillos, kinesiólogo y especialista en osteopatía del centro Kinesic, quien menciona con respecto a este tema que “muchas veces la patología de la columna vertebral está relacionada con dificultades somatotópicas, donde hay gran incidencia de las emociones. Por lo tanto, muchas veces la gente somatiza por la columna vertebral y de hecho un gran porcentaje de éstas es a través de aquella parte del cuerpo”, afirma.
 
Para el instituto de medicina biológica español Biosalud, una de las causas del dolor de espalda puede encontrarse en las emociones. Al respecto dicen que el hecho de que las molestias de la columna pueden deberse a múltiples factores “esto no significa que no pueda haber una emoción que no haya sido la causa del problema o que haya contribuido a agravarlo”.

 

Con respecto a cómo es posible que las emociones incidan en un dolor de espalda y en definitiva en la buena o mala salud de la columna, el kinesiólogo dice que “si se recorre la columna vertebral, podemos ver que está la médula espinal, estructura que junto a la parte encefálica son parte del sistema nervioso central, estando ambos relacionados con todo lo periférico”.

“Es allí – prosigue - donde perfectamente se pueden generar cambios y alteraciones en la parte del eje central y esa parte es la columna vertebral y el área craneal”.

Siguiendo con la idea, Hernán Plaza indica que cualquier tipo de alteración que ocurra a ese nivel – incluso de orden mental – “puede afectar obviamente al sistema nervioso central; la médula espinal es parte de ella y por ende está muy relacionada con la columna”. Entonces, según sus palabras, muchas “columnas enfermas” no tienen la causa de su condición en sí mismas, sino que se debe a una somatización que escogió esta estructura para expresarse.

 

Error más común: la posición mantenida
 

Con respecto a cómo todos nosotros contribuimos a que nuestra columna no esté sana, el especialista en osteopatía dice que existen muchos errores que solemos cometer y que bastaría con un poco de educación y conciencia para evitarlos.

Uno de ellos es la “posición mantenida” en la que muchas personas conservan su cuerpo por muchas horas y esto se refiere tanto a quienes trabajan de pie como a aquellos que pasan gran parte de la jornada laboral sentados tras un mostrador o escritorio.

En el caso de quienes están sentados casi todo el día, el profesional señala que hay estudios científicos que comprueban que “lo máximo que una persona puede estar sentada para no generar cambios a nivel de la estructura son veinte minutos, es decir cada esa cantidad de tiempo uno debe pararse del asiento”, indica.
 
     
Lo anterior puede parecer muy poco – sabiendo que hay muchas personas que pasan todo el día sentados – pero la verdad es que se hace muy necesario, esto porque el pararse luego de estar horas con las piernas flectadas además de costar la reincorporación “produce cambios morfológicos en el tejido como también disfunciones a nivel muscular”, menciona.
 
Para Hernán Plaza, uno de los problemas más comunes hoy en la columna son las hernias discales, esto por la excesiva carga que se entrega a la estructura y lo que empeora por no tener desarrollada la musculatura de aquella zona. “Cada vez es más común las operaciones a estas hernias, pero si tuvieran un tratamiento adecuado no debiera una predisposición a la cirugía”, asegura.
 

Otro problema es el que representa la utilización de los pantalones caídos, moda que hoy es llevada por muchos jóvenes y que también es sinónimo de problemas a nivel de columna. Al respecto, el kinesiólogo menciona que “donde ellos apoyan el cinturón es el sacro, lo que con el tiempo provoca una rectificación de la columna lumbar (la lordosis es menor de lo habitual o incluso ha desaparecido, de forma que la columna es recta vista de perfil) y eso indica que probablemente a futuro haya aún más hernias discales”.

Así como estos, hay otros errores y algunos de ellos son la mala postura al estar sentado tras un mueble - lo que produce cifosis o un aumento en la curvatura dorsal (hombros hacia delante) – y el caminar como aquellos que se desplazan con la cabeza más adelante y no paralela al cuello. También está la mala posición al dormir, donde el buen estado del colchón y las almohadas son imprescindibles, siendo lo contrario un caldo de cultivo para migrañas, cefaleas e incluso bruxismo, entre otros.

Para el especialista, lo primero que debemos tomar en cuenta para trabajar sobre la salud de la columna es estar consciente de nuestros movimientos y ser capaces de darnos cuenta cuando el cuerpo lanza señales de alerta.

Luego de esa etapa, dice que el ejercicio se convierte en “una de las bases primordiales porque se trata de una estructura íntimamente ligada a la actividad física, pero a una guiada y bien orientada porque el hacer deporte no significa que la columna estará sana, después de todo puede haber sobrecargas que pueden generar daño, como por ejemplo salir a trotar con las zapatillas equivocadas”, advierte.

 

Conscientes 24/7
 

Para la bailarina, actual instructora de pilates y una de las maestras de esta disciplina más respetadas – es una de las dos alumnas certificadas por Joseph Pilates – Lolita San Miguel, es imposible hablar de la columna como una estructura única, después de todo, dice que para tener una buena postura también se necesita saber colocar los hombros, la cabeza, los pies, etcétera.

De esta manera, afirma que tener una columna saludable, “es esencial” y por lo tanto “su salud y colocación es lo que nos ayuda a cesar los músculos abdominales”, cosa que para ella es uno de los motivos de por qué el Pilates es tan beneficioso.
 
     
Siguiendo con lo anterior, la instructora – quien estuvo de visita en Chile a finales del año pasado – asegura que esta disciplina “tiene esa concentración en lo que llamamos core (centro) o el área de los abdominales, el piso pélvico y la postura, esta última fundamental, porque sin ella el cuerpo sufre”.
     
“El cuerpo es uno y no hay partes que estén fuera de lugar. Todas tienen incidencia en él”, sostiene Lolita San Miguel.
 

Pese a esta visión holística del cuerpo, Lolita afirma que la columna es sin duda un protagonista dentro de la práctica del pilates y es enfática al señalar que la respiración también es un elemento que aquí cobra relevancia. Al respecto dice que “tenemos que usar la respiración, maximizarla y además saber resistir la gravedad, colocar bien los hombros, la cabeza, el cuello, el tórax, etcétera”.

De acuerdo a sus palabras, “la colocación de la columna debe ser lo que llamo 24/7, es decir, tenemos que estar conscientes de esa colocación las 24 horas del día, incluso cuando dormimos, porque si lo hacemos torcidos, el cuerpo no sabe la diferencia sino que acepta lo que uno le da y si eso es negativo, lo aceptará así”, explica.

Según sus palabras, el pilates es una técnica que ayuda a lograr la conciencia del cuerpo que a muchos les hace falta para lograr que en este caso, la columna esté sana. Se trata entonces de “crear una conciencia de la postura y de nuestro cuerpo que está con nosotros también 24/7”, dice.
 
Punto Vital Enero 2011 ©
 
Artículos Relacionados
“La medicina más barata es el ejercicio”
En busca del abdomen perfecto