Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EMPRENDEDORES

 
 

El psicoterapeuta Patricio Venegas opina acerca de la baja de la libido en parejas jóvenes

“El amor es afrodisiaco”

Frente a la consulta recurrente de parejas jóvenes – entre 25 y 40 años – con dificultades a causa de la disminución de la libido, el psicoterapeuta es enfático al señalar que más que el estrés, la causa sería más fuerte: “dejaron de quererse tanto”.

Desde hace un tiempo que venimos escuchando que entre las consecuencias de la disminución de la libido en una pareja están el estrés que provoca llevar una vida ajetreada, rápida y poco consciente.

Hombres y mujeres llegan a su casa exhaustos, algunos con trabajo pendiente y otros con el sólo deseo de dormir para poder descansar. ¿Y el espacio para la relación sexual y el encuentro íntimo con la pareja? Al parecer queda relegado sólo para ocasiones especiales.

Para el psicólogo clínico y psicoterapeuta, Patricio Venegas Marín, el cansancio puede ser un factor que impide un mayor deseo sexual, pero resalta que eso no es lo único, pues asegura que hay otra variable – más importante aún – que impide que la relación de pareja sea plena.

Según afirma, “lo que esencialmente está fallando ahí es, según la psicología, que esas personas en lo profundo, dejaron de gustarse tanto” debido a factores tanto conscientes como inconscientes. “Lo mismo ocurre con el grado en que esta pareja se dejó de atraer; esto también puede ser variable”, dice.

“Hay parejas que están absolutamente estresadas e igual tienen relaciones sexuales una vez al día o todo el fin de semana. Sin embargo, hay parejas que frente al mismo estrés, están juntas una vez a la semana o cada 15 días”, comenta Patricio Venegas.

Frente a este problema, el psicoterapeuta asevera que es necesario no quedarse con lo obvio - es decir, pensar en que todo es causa del estrés – y trabajar en el origen, que tal como afirma puede deberse a causa de factores como la convivencia diaria bajo el mismo techo, la capacidad que cada uno tiene de amar al otro e incluso porque simplemente hay personas que tienen menos deseo sexual que otras.

 “Sería interesante saber si esas personas con poco deseo sexual son apasionadas en otras áreas. Me atrevería a decir que la gente que tiene poca pasión por el sexo, tienen poca pasión por todo lo demás”, menciona y esto a su juicio sería debido a que actualmente los padres están quitándole la pasión por las cosas a sus hijos.

Al respecto dice que hoy, las generaciones jóvenes son menos apasionadas. “Si el niño tiene pasión por jugar sus papás le dicen: no salgas a jugar a la calle porque te puede pasar algo; si tiene pasión por un deporte, no practiques ese deporte porque es muy caro y no tengo tiempo para llevarte; y si la pasión es por un hobbie, para qué vas a coleccionar leseras, no tengo dinero para comprártelas”.

Frente a la posibilidad de arreglar esta situación, el terapeuta es claro al mencionar que tomar decisiones como las de separarse por un tiempo son súper efectivas, ya que echarse de menos, al igual que el amor, pueden ser un buen afrodisiaco.

La idea, asevera, es más que comunicarse, ponerse de acuerdo y entender que si la falta de deseo sexual se ve como una patología “es porque el sexo en una pareja joven es una forma de expresar afecto, cercanía; una manera de bajar el estrés y la angustia, una linda manera de sentirse más acompañados, etcétera”.

Punto Vital Octubre 2012 ©
 
Más datos

Ps. Patricio Venegas M.