Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ EMPRENDEDORES

 
 
A pesar de ser la mayoría inocuas, algunas hierbas medicinales tienen restricciones
Aromas del Huerto tiene la hierba que necesitas
Tal como en los tiempos de nuestras abuelas, las hierbas medicinales nuevamente están cobrando importancia para las personas. Es por eso que saber de sus beneficios y de las precauciones que se deben tener con algunas de ellas es relevante para un consumo responsable.

La creadora de Aromas del Huerto, Cecilia Aliaga, es una convencida de que las hierbas medicinales son un buen complemento para la salud. Es por eso que dentro del trabajo que realiza creando productos ciento por ciento naturales, el catálogo con estas plantas es uno de los más importantes.

Según cuenta, trabajar con hierbas no sólo implica elaborar infusiones para su posterior consumo, sino que además a medida que ha ido desarrollando esta labor, ha “descubierto que cuando una planta tiene determinadas propiedades éstas pueden aplicarse en distintas áreas a la vez “.

Para explicarlo usa a la caléndula como ejemplo, pues asegura que al mismo tiempo en que “puede usarse como champú y acondicionador para el cabello”, puede utilizarse “como jabón, cremas, lociones, aceites y gel para la piel y en infusiones y gotitas medicinales para problemas digestivos”.

Aromas del Huerto no sólo trabaja en la creación de productos para el cabello y la piel a base de hierbas medicinales, sino que además “comercializa las hierbas secas para usarlas en infusiones y elaboración de guateros para ser calentados en el microondas, entre otros.

Una de las características de estas hierbas medicinales, tal como cuenta Cecilia, es que todas ellas “son cultivadas orgánicamente y nunca fumigadas con pesticidas químicos”. El cuidado de éstas, añade, se realiza a través de un invernadero orgánico ubicado en la localidad de Paine, Región Metropolitana.

De entre las hierbas que ofrece Aromas del Huerto, hay un grupo que según la emprendedora no son muy populares, pero no por eso menos beneficiosas. Entre ellas nombra a la consuelda (ideal para catarros, bronquitis y tos), el tusílago (catarro y tos), la hierba del paño (afecciones de las vías respiratorias y malestares digestivos), el llantén (gastritis, úlceras digestivas, diarreas, afecciones hepáticas y de la vejiga y expectorante), la hierba sen (si bien tiene algunas restricciones es buena para el estreñimiento y hemorroides), el diente de león (trastornos de las vías biliares y padecimientos hepáticos) y el culén (dolor de estómago, indigestión y diarrea).

Por último, Cecilia Aliaga hace hincapié en que a pesar de que la mayoría de las hierbas “son inocuas”, algunas de ellas – quizás muy pocas – “tienen restricciones especiales o precauciones para su consumo”. Es por eso que indica que al momento de querer adquirirlas es preciso informarse y tener “presente que no reemplazan a los remedios recetados por un médico a quien siempre debe comunicarle lo que está tomando”.

“En su mejoría, las hierbas son coadyuvantes sólo si la persona es perseverante”, subraya además de recalcar que “tanto las embarazadas y los menores de 10 años siempre deberán tener consideraciones especiales” al momento de consumir este tipo de productos.

 
Punto Vital Abril 2012 ©
 
Más datos
Aromas del Huerto