Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ CUERPO Y MENTE

 
 
Jóvenes autistas dieron vida a proyecto “Versos del Refugio”
 

La capacidad por sobre la discapacidad

En 2008, la Escuela Pukará – centro educativo de Copiapó dedicado a los trastornos del espectro autista y disfasia – lanzó el libro de poesías “Versos del Refugio”, texto que luego dio vida al disco del mismo nombre y que contó con la participación de destacados músicos chilenos, quienes dieron melodía a las palabras de jóvenes autistas de la región.
 
Carla González C.
 

Gracias a las ganas y su talento, un grupo de doce jóvenes copiapinos inició un proyecto con el fin de poder dar a conocer su trabajo y por sobre eso, sus habilidades. La idea era que la comunidad los conociera y supiera de lo que son capaces, todo esto a pesar de las dificultades que presentan en los ámbitos de la comunicación y las relaciones interpersonales.

Estos muchachos tienen autismo, síndrome que es definido por la Asociación de Padres y Amigos de los Autistas (ASPAUT) como “un trastorno global de desarrollo que se manifiesta antes de los tres años de vida, afectando principalmente las áreas de comunicación y el área emocional-social, incluyendo un deterioro general de todas las otras áreas del desarrollo; es una de las discapacidades neuropsíquicas más severas”.

Es así como estos jóvenes dieron vida a “Versos del Refugio” (www.escuelapukara.cl/versos-de-refugio), libro de poesías que se imprimió en 500 copias y que tuvo muy buena recepción, tanta que después de la repartición de éstas, se volvieron a poner una meta, esta vez, llegar a musicalizar algunas de estas inspiraciones a través de la ayuda de músicos chilenos.

De esta manera, el segundo proyecto fue creado a partir de ocho de estos jóvenes, pero esta vez todos alumnos de la Escuela Pukará, establecimiento copiapino que a través de su trabajo permite que estos niños y niñas puedan desarrollar sus habilidades cognitivas, de autovalencia y autonomía, entre otros.

La directora de este centro educativo, Verónica Contreras – quien además destaca la participación de Roger Chirino, jefe técnico y profesor de Pukará – cuenta que la idea de crear “Versos del Refugio” nació en 2007, año en que postularon a fondos concursables con el fin de poder implementar el “Taller de poesía para jóvenes con (dis) capacidad”.
 
Verónica Contreras comenta que el taller se realizó los días sábado durante ocho meses y confiesa que no estuvo exento de complicaciones iniciales como “la resistencia de algunos muchachos por asistir a la escuela un día de fin de semana, su participación en tareas poco concretas e intentar en ellos la abstracción que permitiera expresar su emocionalidad”.
 

El taller en sí tuvo – en palabras de la directora de la Escuela Pukará – mucho éxito, destacando por sobre todo la labor y tenacidad de los muchachos, quienes tuvieron a su vez muchos estímulos, entre ellos, “suculentas colaciones solicitadas a la carta por nuestros poetas y poetisas y un par de viajes a la playa para despertar a las musas”.

Estos incentivos sin duda contribuyeron a que estos adolescentes realizaran un trabajo a juicio de Verónica, sorprendente, lo que motivó aún más al equipo de la escuela para ir más allá. “Se nos ocurrió que los poemas elaborados fueran musicalizados por artistas chilenos, sólo con la participación de nuestros ocho alumnos y alumnas del Pukará, de modo de difundir los talentos de las personas con autismo”, cuenta.
 
“Versos del Refugio” también en cedé
 

Luego de una tenaz tarea por conseguir un nuevo financiamiento (recorrido infructuoso por compañías mineras, la municipalidad, etcétera), esta vez para convertir a “Versos del Refugio” en un registro de audio, el equipo del Pukará obtuvo dinero a través de los fondos concursables en cultura del Gobierno de Atacama. Luego de eso, vino la segunda parte de este sueño.

“Todo fue producto de la alquimia cibernética”, afirma la directora de la escuela copiapina cuando cuenta acerca de cómo llegaron a conocer a Fernando Ubiergo (cantautor y autor de ‘El tiempo en las bastillas’). Y es que fue el contacto a través de Internet como llegaron al cantante, siendo éste un gran impulsor del proyecto. “Contestó entusiasmado, involucrado y muy emocionado”, dice.

A la voz de Ubiergo se sumaron las de los músicos Claudio Narea, Denisse Malebrán, Oian, Quique Neira, Gianina D’angelo, Eduardo Peralta y la banda Difuntos Correa.
 
 
Para Verónica Contreras, algunos de los objetivos de “Versos del Refugio” fueron “difundir a nivel nacional una nueva mirada acerca de la condición del autismo, evidenciar las capacidades por sobre la capacidad, dejar constancia de talentos innegables de jóvenes quienes fueron capaces de crear y expresar a través del arte y la palabra (carga tan pesada y extraña para nuestros alumnos)”, manifiesta.
 

Según las palabras de la directora, los ocho jóvenes poetas “se sintieron protagonistas, reconocidos y muy entusiasmados”, sensaciones que en ellos eran aún más concretas debido a ser muchachos autistas “de buen funcionamiento cognitivo”.

En ese sentido, menciona que experiencias como ésta son innegablemente positivas y fundamentales, pues son generadoras de “espacios ganados a fuerza de talento y capacidades, espacios inclusivos que hay que forjar a la fuerza, pero que se validan en la medida que se ganan con habilidades y no con actitudes lastimeras e irrespetuosas”, sostiene.
 
“El disco no se escuchó ni se escucha masivamente”
 

Luego de todo lo positivo que resultó de este proyecto, la segunda parte – la de la difusión – no es tan alentadora, pues los medios de comunicación aún no integran dentro de sus pautas noticias como ésta.

En ese sentido, Verónica Contreras afirma que lamentablemente “estos jóvenes no pudieron competir con la farándula” y por eso, no hubo mayor respuesta por parte de los medios. Además cuenta que “el disco no se escuchó ni se escucha masivamente” y por eso dos años después están tomando medidas como las de “colgar” el disco en Portaldisc, sistema de descargas legales, donde ya han superado los 300 “downloads”.

 
“…en términos reales (y no técnicos), la mirada de la sociedad hacia las personas con una condición determinada, sigue siendo clínica, discriminadora, lastimera, paternalista y asistencialista, pero hay un silencioso grupo que confiamos y trabajamos para propiciar un cambio desde la educación y desde una mirada humanista y respetuosa de todos y todas sin exclusión”, asegura la directora de la Escuela Pukará.
 

Por último, la gestora del proyecto cuenta que gracias a la relación de “amistad a distancia” con los músicos que participaron del disco, esperan poder crear nuevas instancias – una gira por ejemplo – para poder así “difundir las canciones y sobre todo recordar y reconocer la existencia no sólo de ocho poetas copiapinos, sino que de todos y todas los niños, niñas, jóvenes y adultos con autismo que viven en nuestro país”, manifiesta.

 
Claudio Narea: “la sociedad chilena es ignorante de todo”
 

El músico y ex guitarrista de Los Prisioneros, Claudio Narea, fue uno de los artistas que participó en la musicalización de “Versos del Refugio”. Su intervención consistió en entregarle melodía al poema “El ruido” de Andrea Vilches.

Con respecto a su experiencia, Claudio menciona que fue invitado por Fernando Ubiergo a sumarse a “Versos del Refugio”, el que le pareció muy interesante, pero a la vez un tremendo desafío, esto pues para el músico resulta muy complicado hacer arte para otras personas y participar de proyectos que le impliquen desarrollar su trabajo fuera de lo que hace en forma personal.

En cuanto a la poesía que le tocó musicalizar, el guitarrista comenta que le gustó mucho, pues a su juicio “el texto me pareció loquillo y de hecho pensé que había sido escrito por un niño y no un adolescente. Me gustó la idea”, confiesa.
 
     

“El perro muerde a todos,
el despertador suena
como una sirena de bomberos.
El auto toca la bocina,
el serrucho aserruchó
como taladrar en un taladro.
El público grita gol en los estadios
y suena la campana, suena la campana”. Dice el poema “El Ruido”.

Con respecto a cómo la sociedad chilena se enfrenta a personas con algún tipo de discapacidad, es enfático al señalar que somos todos muy ignorantes y no sólo de este tema sino de muchísimas cosas más. Particularmente, admite que no conoce a fondo el mundo de los autistas y siente que como población nos falta aún mucho camino por recorrer con respecto a este tipo de trastornos. “La gente se conecta con estos temas sólo cuando hay flashes, cámaras y fiesta, pero el resto del tiempo no”, opina.

 

“Temple Gradin” es un filme creado a partir de la historia real de esta mujer quien a pesar de su autismo fue capaz de llegar donde muchas personas “normales” ni se han acercado.



“Mundo Alas” es un filme – una road movie – dirigida por León Gieco, Fernando Molinar y Sebastián Schindel que trata de una gira realizada por Argentina con un grupo de muchachos con diferentes tipos de discapacidad, quienes forman una banda y un espectáculo que aún es disfrutado por todos quienes han tenido la oportunidad de presenciar el show.

 
Punto Vital Diciembre 2010 ©
 
Artículos Relacionados
Enfrentándose a uno, al mundo y al silencio
Un viaje hacia nuestro interior
La culpa persigue a las madres