Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ CUERPO Y MENTE

 
 
No saber qué hay tras la muerte provoca angustia y estrés tanto en el enfermo como en sus familiares
 
Para un viaje sin temor
No importan las creencias, el grado de educación ni la condición en que se encuentren las personas: la incertidumbre que provoca la muerte siempre será una de las ideas más inquietantes. Enfrentarse a ella podría resultar muy difícil si no hay una previa preparación.
 
Carla González C.
 

Desde un jardín repleto de flores, un túnel oscuro con una luz cálida al final, la reencarnación y la existencia de otras vidas. Éstas y muchas otras pueden ser parte de las ideas que tenemos acerca de la muerte, tema que ha apasionado a los seres humanos desde el principio de su existencia y a la cual se le ha venerado, respetado y también temido.

Padecer de alguna enfermedad con carácter de terminal debe ser una de las experiencias más dolorosas que pueda vivir una persona y su entorno cercano. Sin embargo, y a diferencia de los fallecimientos accidentales y que ocurren de improviso, estar en esta situación permite que las personas tengan la oportunidad de prepararse para recibir de la mejor forma posible esta pérdida, dejando de lado el temor y la incertidumbre.

El biólogo, terapeuta y profesor de la Escuela Internacional de Medicina y Cultura Oriental (EIMCO), Rolando Rojas Figueroa, manifiesta que hay mucho desconocimiento acerca de la muerte y que la principal inquietud de parte de familiares y pacientes es no saber qué es lo que sucede luego del término de la vida física.

Al respecto, Rojas comenta que “es habitual que durante la vida las personas nunca se planteen qué sucederá cuando mueran, siendo frecuente verlos evitar el tema, precisamente por la angustia que genera el no tener la certeza de qué ocurrirá después de dejar el cuerpo”. De esta forma, el sufrimiento se torna mayor y la intranquilidad sobrepasa en muchos casos a las personas quienes, según el terapeuta, no logran un proceso auspicioso que les permita “viajar en paz”.

A través de su experiencia, Rolando Rojas cuenta que frente a esta situación, lo más frecuente es ver al entorno cercano más temeroso que los propios pacientes: “la partida de su familiar, el no tener la preparación adecuada para enfrentar este momento y desconocer qué sucederá sin su ser querido, son interrogantes sin  respuesta que generan mayor preocupación y angustia que a los mismos enfermos”, explica.

 
Un buen morir
 

El profesor nos cuenta que para la medicina oriental, la muerte es parte de la vida y que es tan solo una etapa más por la cual todos los seres humanos debemos pasar. El terapeuta recalca que así como todos tenemos una experiencia terrenal determinada, también tenemos que realizar este “viaje hacia una realidad distinta y cuyo paso, debe ser lo más tranquilo y natural posible”.

De esta forma, existen los llamados “acompañantes holísticos de enfermos terminales”, personas preparadas según los conocimientos de la medicina oriental para acompañar y guiar a los enfermos terminales y su entorno más cercano: “el acompañante holístico tiene presente que el paciente es tan importante como su familia”, puntualiza el biólogo y es por eso que el tratamiento se realiza con ambas partes involucradas.

Así, el sufrimiento inherente en este tipo de situaciones, es sostenido por personas competentes quienes - instruidas por la sabiduría ancestral – son capaces de aportar las claves para que los protagonistas reciban el apoyo y la guía necesarios para tener un buen morir.

Para Rolando Rojas, el arte oriental para guiar el buen morir es una ayuda necesaria a la que pueden acceder las personas que tengan a algún ser querido pasando por la última etapa de su vida. Menciona que “acompañarlos adecuadamente y entregarles tranquilidad y certidumbre, son tesoros tan necesarios en este proceso y que en definitiva es lo que más agradecen, tanto el paciente como sus familiares”.

 
Punto Vital Mayo 2008 ©
 
Artículos Relacionados
El yoga ayuda a encontrar la felicidad dentro de uno mismo
Cómo ayudar a la persona deprimida
¡Ayúdate a salir de la depresión!