Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ CUERPO Y MENTE

 
 
La relación entre las emociones y la biología es estrecha. Enfermar y sanar depende de nosotros
 
La unidad hace la fuerza
La dualidad entre mente y cuerpo establecida por el filósofo Descartes, sería el puntapié inicial para la actual relación que se instaura entre médico y paciente y además para nuestra propia bifurcación entre lo que pasa en nuestra biología y nuestros sentimientos, sin saber que esto – según algunas teorías – es parte de una misma unidad.
 
Carla González C.
 

¿Por qué cuando se pasa por estados de nerviosismo existe el dolor de estómago, de cabeza o el insomnio y la inapetencia? A las mujeres incluso se les puede llegar a desestructurar el período menstrual y a los hombres la caída del pelo puede hacérseles presente antes de tiempo.

La mayoría de las veces los temas relacionados con la mente y el cuerpo son parte de la conversación de aquellos entendidos en misticismo o prácticas esotéricas. Sin embargo, la medicina científica también tiene algo que decir con respecto a esta relación, la que tiene incidencia directa sobre las enfermedades que aquejan al ser humano.

Evidencias biológicas y médicas certifican que al menos las emociones de las personas tienen impacto sobre el cuerpo y por lo tanto, son índice de muchas patologías las que pueden comprobarse en cada uno de los casos según experiencias personales.

La salud es un estado de bienestar que es ampliamente definido en contradicción con las explicaciones sólo biológicas de la enfermedad y que actualmente, son las inquietudes económicas de algunos facultativos las que hacen que los pacientes se coloquen a merced de las medicinas y de la industria de los laboratorios.

En palabras del médico internista de la Universidad Católica (UC), Manuel Chacón Leocourt, quien además se basa fundamentalmente en la teoría neurobiológica de Francisco Varela, “nosotros no tenemos problemas de salud”, y explica que el concepto debiera ser reemplazado por los problemas de las enfermedades que son las que en el fondo aquejan al ser humano. “El sano no tiene problemas” enfatiza.

Para explicar la unificación entre mente y cuerpo, el médico internista de la UC explica que “hay evidencia científica” e incluso existe una rama del estudio llamada neuroinmunoendocrinología que estudia la relación entre las emociones y ciertos sistemas del organismo como el sistema inmune, el nervioso y el endocrino.

Comenta también de una imagen oriental que habla acerca de ver a la biología como una danza, “un movimiento perpetuo desde las moléculas hasta las células. Todo el tiempo nuestro organismo está moviéndose, incluso cuando estamos dormidos”, comenta.

Complementando su argumento, Manuel Chacón manifiesta que frente al constante cambio al que se ve envuelto el organismo, hay quienes podrían preguntar: si hay siempre modificaciones, ¿por qué sigo enfermo? A esta interrogante, el médico recalca que lo más difícil de cambiar son los patrones mentales, por lo tanto, las alteraciones del ánimo tienen un efecto directo sobre los malestares físicos
y, de esta manera, toda dolencia puede ser psicosomática.

 
Médico y paciente: agentes que se potencian
 

La relación entre médico y paciente es un asunto cultural donde existen distintas aseveraciones – sobre todo de parte de los enfermos – quienes hoy se quejan diciendo que los facultativos no se preocupan por ellos, que no los escuchan lo suficiente o que apelan a intereses que tienen que ver más con lo económico que con lo social.

“Esto probablemente está cambiando porque hay un movimiento cultural y social acerca de la definición de los roles que existen entre el médico y el paciente”, menciona Chacón y claro, hoy estos últimos tienen ideas y opiniones que manifestar ante los primeros y esperan de ellos soluciones que van por el lado del trabajo conjunto más que por la antigua imagen del galeno semidiós que solucionaba sus problemas. 

Según Chacón Leocourt, esta visión que de alguna forma vuelve a presentarse en nuestra sociedad, está siendo parte de temas de estudio en Estados Unidos. El acercamiento y la (re) humanización de los profesionales hacia sus pacientes (y no clientes) podría mejorar en un importante porcentaje la forma de recuperación frente a ciertas enfermedades, las que por ahora sólo son patentes en la llamada medicina alternativa.

 
El entorno nos enferma
 

Otra de las relaciones que es importante destacar cuando hablamos de cómo las personas internalizan ciertos sucesos haciéndolos manifiestos a través del cuerpo, es la influencia que puede haber entre el medio social y las enfermedades individuales. Manuel Chacón dice que esto pertenece al paradigma biopsicosocial, el que habla de cuánto puede influir el entorno en una persona y a través de la teoría del científico Francisco Varela, el médico internista manifiesta que esta influencia existe “sólo si uno lo permite”.

Para ejemplificar lo anterior, Chacón dice que hay dos formas de “escapar” de esta influencia. Una de ellas es natural y habla de la forma en que los individuos crean una defensa propia, condicionándose para sanar por sí solos. “Existen personas que en forma natural se centran en la salud y no en la enfermedad”, agrega el médico.

Por otro lado, el facultativo menciona que la otra manera para escapar de las influencias del medio es la relacionada con otros facilitadores, que de alguna forma despierten las capacidades de defensa, lo que en teoría debiera ser la tarea de los doctores y por ahora está asociado a quienes practican técnicas o terapias curativas más cercanas a temas como la meditación y la relajación.

 
¿Cómo sanar?
 

Si mente y cuerpo están unificados logrando que la conexión provoque las enfermedades, también es posible recuperarse valiéndose de estas estructuras y caminar así por la vía del bienestar.

Estados como la alegría y el optimismo frente a la vida son algunas de las formas en las que uno accede a la salud. “A través de la verbalización constante, llamada diálogo interior, vamos manejando nuestra unidad más cerca de la salud o de la enfermedad”, afirma el médico de la UC.

En relación a este tema, el doctor Chacón comenta que hay diversas formas a las cuales se pueden acceder para explorar el ámbito de la salud y éstas tienen que ver con terapias, que pueden ser adjuntadas a la labor de médicos que poseen una buena capacidad de llegada hacia las personas y otras que son más bien personales y de decisión propia.

A pesar de que estos métodos resultan para algunos, medidas lentas y que van ‘en contra’ de las disposiciones cotidianas como los exámenes, las recetas y los medicamentos, es necesario hacer un alto y ‘apagar la mente’ a través de técnicas de meditación, terapias como el yoga e incluso la oración, las que para el facultativo tienen muchos beneficios.

“La oración, según algunos estudios científicos, ayuda a salir más fácilmente de la enfermedad y, junto a las terapias médicas convencionales, se acerca más a la salud y te saca del malestar en forma mucho más efectiva que estando alejado de la acción”, comenta.

Manuel Chacón invita a estar alerta y aprender a escuchar al propio cuerpo a través de la mente entendiendo – a modo de conclusión – “que la unidad que somos puede despertar por sí misma o a través de facilitadores, las fuerzas curativas que nos alejan de la enfermedad y nos acercan a la salud”.

 
Punto Vital Abril 2008 ©
 
Artículos Relacionados
El yoga ayuda a encontrar la felicidad dentro de uno mismo