Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ CUERPO Y MENTE

 
 
Endorfinas: hormonas de la felicidad
Disminución de la ansiedad y una sensación de bienestar general son algunos de los beneficios que acarrea la producción de endorfinas en el cuerpo. Estimular la producción de éstas se presenta como uno de los mejores antídotos contra el estrés.
 
Claudia Sánchez M.
 

Ejercitarse, tener sexo, amamantar o simplemente reír son actividades que estimulan la secreción de endorfinas, hormonas producidas por la glándula hipófisis,  también conocidas como "hormonas de la felicidad", ya que son las responsables de las sensaciones de satisfacción en el cuerpo humano, combaten el malestar y disminuyen las sensaciones de dolor.

Con un efecto muy similar a los llamados  opioides- como la morfina o  la heroína-  las endorfinas logran su preciado resultado analgésico, ya que hacen que las señales de dolor no lleguen al cerebro, pero con la ventaja de que son sustancias naturales que surgen de nuestro propio organismo y no crean adicción como sucede con las drogas artificiales antes mencionadas.

 
Dónde están
 

Las endorfinas cruzan el espacio llamado sinapsis entre las células cerebrales para estimular los receptores de las células vecinas. Básicamente se les encuentra en el cuerpo calloso del cerebro que es el núcleo de la mayor parte de las emociones fuertes como miedo, ira, amor y depresión; y en el tálamo medio que transmite al cerebro los impulsos de dolor que se generan en el cuerpo.

En este sentido, el endocrinólogo Julián Berdeja señaló a Punto Vital que “las endorfinas son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, además de actuar a nivel cerebral, produciendo experiencias subjetivas como por ejemplo disminución de la ansiedad, sensación de bienestar, además de tener un efecto analgésico y sedante”, dijo el profesional.

 
 
Cómo actúan
 

Pero, ¿Cómo logramos liberar estas hormonas? A este respecto, Berdeja señaló que cuando el cuerpo humano experimenta sensaciones de placer, derivadas, por ejemplo: de la ingesta de alimentos que nos agradan (chocolate), de las caricias, los besos o el sexo, instantáneamente se produce una liberación de endorfinas. Consecuentemente, el tránsito de estas hormonas en el organismo permite que el cerebro inhiba los mensajes de dolor o malestar”.

En cuanto a la duración de la sensación de satisfacción que estas hormonas tienen en el organismo, el médico señaló que ésta puede durar entre 3 a 30 minutos. “El tiempo de acción de las endorfinas es relativamente corto y dependerá del tiempo que nos tomamos en realizar actividades que sean placenteras. Mientras más tiempo invertimos en degustar un plato que nos gusta o acariciarnos, más tiempo de acción tendrán las endorfinas en el cuerpo”, indicó el profesional.

 En este sentido, un prolongado efecto de las endorfinas tiene ciertos riesgos, ya que el cuerpo necesita que se le avise si algo anda mal, por lo que permanecer constantemente en un estado de placer disminuye esa posibilidad.

Respecto de las actividades que fomentan la expansión de estas hormonas por nuestro organismo, el especialista estableció diferentes formas de estimular la producción de estas hormonas y, consecuentemente, sentirse mejor. A continuación, presentamos algunas de estas  actividades:

  • Ejercitarse: Jugar fútbol, hacer gimnasia o andar en bicicleta elevan el nivel de estas hormonas. En realidad cualquier ejercicio de resistencia aumentan las endorfinas, generando la ansiada sensación de placer.
  • Sexo: Las relaciones sexuales, el encuentro de los cuerpos y la liberación de otros factores colaboran en la estimulación de endorfinas y quizás el modo más común y conocido de buscar el estado de felicidad.
  • Amamantar. La leche materna también contiene endorfinas que contribuyen al equilibrio emocional del bebé.
  • Amor: Estar enamorado produce una descarga de estrés; además contribuye a eliminar estados de depresión, ya que la mayor parte de los enamorados se declara feliz y en las nubes, sensaciones asociadas a la estimulación de endorfinas.
  • Tomar café: Dos horas después de ingerir una taza de cafeína el nivel de endorfinas sube.
  • Consumir chocolates: Diversos estudios han asociado este alimento con las sensaciones de placer y felicidad tras su consumo, por lo que a su vez se relaciona con la generación de endorfinas.
 
Punto Vital Enero 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Dominados por la ansiedad

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame