Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ CUERPO Y MENTE

 
 
Los déjà vu son fenómenos interesantes que aún no tienen una explicación manifiesta
 
Es como si ya lo hubiese vivido
¿A quién no le ha pasado aquello de sentir que ya vivió una situación dos veces? A este fenómeno se le llama déjà vu y a pesar de considerarse normal y frecuente, también puede ser relacionado con ciertas patologías e incluso con otras dimensiones y la teoría de las vidas pasadas.
 
Carla González C.
 

Tener la certeza de estar en medio de un acontecimiento ya vivido en el pasado o quedar con la duda de si se trata de una suerte de premonición apreciada durante la etapa del sueño, es algo que muchas personas han vivido, incluso más de una vez en su vida.

Vivir tal suceso es para algunos algo meramente anecdótico o extrasensorial y que incluso ha inspirado a algunos filmes que se basan en esta suerte de viaje extraño en el tiempo para crear una historia, casi siempre de corte mágico o más bien paranormal e incluso de terror.

Esta, para algunos, extraña sensación corresponde a un déjà vu (palabra francesa que quiere decir ya visto), fenómeno definido por la psiquiatra de Clínica Dávila, doctora Magda Vercellino como un momento “efímero y raro”, que no corresponde a un recuerdo y que se caracteriza por ser una vivencia compuesta “de la idea de que esto ya ha pasado, así como de las emociones que esto evoca”, sentencia.

Por otra parte, la especialista explica que en relación al origen de un déjà vu, su causalidad “reside en la mente” y esto según sus palabras, “habla del amplio territorio que va desde la molécula, la célula y la estructura cerebral, su funcionamiento, percepción, elaboración, hasta la vivencia y lo psicológico”, es decir, acerca de lo amplia que puede llegar a ser nuestra mente, algo aún desconocido por el ser humano.

Opinión similar tiene Alejandra Naranjo, psicóloga quien comenta que entre la psiquiatría y la ciencia que ella practica profesionalmente hay similitudes en este tema, pues tal como menciona, no hay estudios que concluyan resultados definitorios con respecto a por qué se produce un déjà vu.

La especialista revela que la psicología cognitiva es la que “tiene más parte y arte” en este tipo de temas. A partir de aquello, comenta que para esta rama de la ciencia, el déjà vu es “una anomalía de la memoria”, en donde explica en palabras simples, “es como si la memoria a largo plazo trabajara antes que la de corto plazo. Aquí pareciera ser que la información almacenada hace mucho tiempo es capaz de venir al presente antes de lo que uno debiera recordar más inmediatamente”, asegura.

 
Alejandra Naranjo explica que lo que sucedería en estos casos es que el inconsciente al almacenar tanta información, “capta todo lo que pasa a nuestro alrededor aunque nosotros no nos demos cuenta”. Entonces, “muchos de esos datos se guardan y se revelan en los sueños o en experiencias que uno guarda más en forma  inconsciente que real”.
 

A pesar de lo anterior, la psicóloga dice que la mayor característica de este tipo de experiencia es la de ser espontánea y de crear incertidumbre cada vez que se pasa por ella. Por esto dice que “efectivamente uno tiende a recordar o a asociar el déjà vu con algo del pasado, creándose en la persona una incertidumbre, pues efectivamente uno piensa que lo que sucede en el presente realmente ya pasó”, afirma.

Con respecto a la frecuencia con que se da este fenómeno, la psiquiatra de Clínica Dávila dice que son acontecimientos muy frecuentes. De hecho, cuenta que existen diversas investigaciones que muestran que entre un 60 y un 70 por ciento de la población adulta, ha experimentado este tipo de fenómeno al menos en una ocasión.

Además, manifiesta que estas experiencias no son valoradas en forma negativa y tampoco se muestran como momentos que interfieran “mayormente en la vida de las personas”. Para completar su aseveración, la profesional cuenta que según un estudio realizado en la Universidad de Pensacola (USA), “reportó que un 54% de los entrevistados definió al déjà vu como una buena experiencia; un 22% lo consideró una situación estimulante y sólo un 5% declaró que ojalá que no hubiera pasado”.

 
Un generador de incertidumbre
 

A pesar de lo normal que pueda resultar sentir que se está viviendo una misma situación por segunda vez, existen algunas exploraciones científicas que determinan que el déjà vu también puede llegar a ser un acontecimiento crónico en cierto tipo de personas.
 
En este sentido, la doctora Magda Vercellino menciona que en esta cara del fenómeno “el sujeto constantemente tiene la sensación de estar recordando el presente y se siente abrumado por la sensación constante de que todo lo que le pasa le resulta familiar”, indica.

En conclusión a lo anterior, asegura que “la experiencia (en ambos casos) no altera la evaluación de lo real” y por lo tanto no se considera una psicosis, es decir, una alteración del juicio de realidad. Sin embargo, resalta que en algunos casos sí correspondería a un fenómeno psicótico, específicamente en algunos tipos de esquizofrenia y de epilepsia, entre otros.

 
     
Para la doctora Vercellino – y con respecto a la posibilidad de que experiencias como el déjà vu tengan otro tipo de explicaciones - “la ciencia se mantiene abierta a la multicausalidad”. De allí que menciona que en estos casos se pueden encontrar factores que pueden provenir desde lo biológico o desde el inconsciente.
 

Por su parte, Alejandra Naranjo acota diciendo que a nivel clínico, el déjà vu no es el tema central de una terapia, por ejemplo. Y es que al no generar inconvenientes en la vida diaria, no es tampoco un motivo de consulta. Lo que sí reconoce es que se puede – sólo en caso de que el paciente lo mencione – ser utilizado como un recurso que al ser parte de la historia del individuo, quizás resulte relevante para sacar algún tipo de conclusión.

Para saber si existen personas “tipo” a quienes los déjà vu afectan más que a otras, la psiquiatra menciona un estudio realizado por Alan S. Brown, profesor de psicología de la Southern Methodist University, quien mencionó que “las personas de tendencia progresista lo experimentan con más frecuencia que los conservadores, que disminuye con la edad o que suele suceder en entornos ordinarios y no en circunstancias excepcionales”.

Además sentencia que este mismo estudio menciona que la experiencia es más frecuente cuando uno está cansado y cuando el individuo tiene una educación más avanzada. “Esos son los datos. Ya veremos cómo se podrán interpretar”, indica.

Por último, manifiesta que al ser éste un fenómeno que no interfiere en la vida diaria de las personas – y por ende no se considera un trastorno – no habría un tratamiento para controlarlo o tratarlo. A pesar de esto, señala que en el caso de que sí afectara al individuo, el procedimiento “por lo general se centra en fármacos que restablezcan la normalidad biológica del cerebro”, dice.

 
“La realidad va más allá de la ciencia”
 

El escritor y director de la academia de estudios holísticos Syncronia, Jaime Hales, es enfático al señalar que “aquí no hay anécdotas”, refiriéndose específicamente a la posibilidad de considerar a lo “ya visto” como una situación que podría pasar en cualquier momento y sin ninguna explicación.

Al respecto, menciona que “los hechos existen independientemente de la ciencia” y por lo tanto en este caso “la sensación de encontrarse con una circunstancia que creemos haber visto antes”, puede tener un sinnúmero de explicaciones, ninguna de ella generalizable ni parte del azar.

 
     

Entre las explicaciones que podrían darse de un déjà vu, Jaime Hales menciona el hecho de que es posible que “efectivamente lo viviste antes y no te diste cuenta”. Para explicar esto, dice que generalmente usamos la llamada conciencia dormida, estado de conciencia habitual con el que funcionamos normalmente los seres humanos y que en palabras simples es el no darse cuenta, no estar conectado o simplemente no ver con atención lo que hay a nuestro alrededor.

Así, el director de Syncronia dice que en resumen este postulado se refiere al registro por parte del inconsciente de una información, que después de una experiencia concreta, aparece, se hace presente.

Otra de las maneras en que podría ilustrarse el por qué de un déjà vu tiene que ver con un tema apegado a lo trascendente. Al respecto, explica que en este caso, la experiencia trata acerca de que “lo que estoy experimentando sea un hecho que ya viví de alguna manera en un nivel energético superior”, manifiesta.
     
Jaime Hales sostiene a partir de algunas tradiciones esotéricas que “los hechos suceden en una dimensión intangible antes de que se materialicen” y por lo tanto el déjà vu sería una suerte de reproducción de algo que ya sucedió en otro tiempo.
 

Por último, el escritor entrega una tercera explicación, la que incluye como protagonista a la teoría de las vidas pasadas. Frente a esto afirma que “cuando tenemos sucesivas encarnaciones, registramos algunas cosas y las guardamos en nuestra alma (inconsciente según los psiquiatras). Luego, ese registro de información de repente se reactiva”, dice.
 
Con respecto a qué tipo de persona es más susceptible a pasar por estas situaciones, Hales subraya la idea de que – primero – no hay vulnerabilidad en este tema, sino gente más despierta (conciencia verdadera, no dormida) que otra y que las cosas “suceden en términos conjuntos e íntimamente relacionados”, dejado claro por lo tanto, que la casualidad o la mera anécdota aquí no tienen cabida.

 
Punto Vital Agosto 2009 ©
 
Artículos Relacionados
Un viaje hacia nuestro interior