Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ CUERPO Y MENTE

 
 
Biodanza, vida en movimiento
Lo que comenzó como una actividad para enfermos mentales se transformó en una terapia reconocida mundialmente con grandes y diversos beneficios tanto para el cuerpo como para la mente
 
Claudia Sánchez M.
 

Mover el cuerpo con emoción es la esencia de lo que se conoce bajo el nombre de Biodanza. Está técnica creada por el psicólogo y antropólogo chileno Rolando Toro tiene como principal finalidad “activar los movimientos humanos en forma armónica e integrada”, según comentó Andrea Flores, quien práctica esta danza hace 10 meses.

En palabras de su propio creador esta terapia se trata de "un sistema que reintegra a los seres humanos para vivir la vida plenamente, con toda su intensidad. Y es que hemos ido poco a poco olvidando la importancia de cosas tan fundamentales para lograr una vida feliz como respirar, caminar, comunicar nuestras emociones y sentimientos, compartir, amar, es decir, nos olvidamos de sentir”.

En otros casos la Biodanza actúa como una terapia integral complementaria a tratamientos médicos, psicológicos y psiquiátricos, fortalece el sistema inmunológico y la contención afectiva. En términos sencillos es un sistema pedagógico y terapéutico que utiliza el movimiento, música y comunicación en grupo para la integración y estímulo del potencial humano. Estas potencialidades son divididas en 5 áreas, denominadas líneas de vivencia: vitalidad, sexualidad, afectividad, creatividad y trascendencia.

Para conocer más sobre esta práctica, Punto Vital conversó con el creador de esta terapia, Rolando Toro, quien comentó en cuanto al origen de la Biodanza que “ésta no surge porque se me prendió la ampolleta sino sólo observando la realidad. Hoy en día es posible influir sobre el estrés, la tensión, la depresión y sobre la soledad existencial. Yo no he inventado nada sólo traté de darle un poco de alegría a algunos enfermos”.

 
Es un sistema que reintegra a los seres humanos para vivir la vida plenamente, con toda su intensidad. Y es que hemos ido poco a poco olvidando la importancia de cosas tan fundamentales para lograr una vida feliz como respirar, caminar, comunicar nuestras emociones y sentimientos, compartir, amar, es decir, nos olvidamos de sentir
 
Una mágica conexión
 

Los publicitados beneficios de la Biodanza se entiende bajo la premisa de la conexión que permite esta técnica con el pulso de la vida, sensibilizando la capacidad de reconocer y valorizar lo que sentimos, percibiendo nuestra fuerza interior para encontrar lo que en esencia se desea. En otras palabras, la propuesta de esta terapia es hacia la integración del ser humano; entre el sentir, el pensar y el actuar.

El médico agregó que la Biodanza no es una alternativa creada sino “la continuidad de la ciencia humana convencional, porque se basa en cosas de la biología y la psicología. Es una idea nuclear. La única alternativa que tiene la medicina es continuar integrando los conocimientos que tiene en todas las áreas”.

 
     

Además, atribuye el reconocimiento que ha obtenido esta terapia, a nivel mundial, a que ésta ofrece a los hombres cosas que hoy en día se necesitan: salud, amar y ser amado, crear su existencia, ternura, amigos y trascendencia.

“El éxito radica en los efectos que tiene, ya que les entrega a las personas lo que necesitan, porque estamos en un mundo muy depresivo y por eso se tiene que luchar por imponer un mundo de respeto por el ser humano y de respeto a los demás”.

 
Profundos beneficios
 

La Biodanza trabaja estimulando las funciones poco desarrolladas para poder integrarlas en toda su plenitud y armonizarlas con las otras, denominadas líneas de vivencia:

1.- Vitalidad: Aumento de la alegría de vivir, ímpetu vital (energía disponible para la acción), integración motora, equilibrio neurovegetativo.

2.- Sexualidad: Despertar la fuente del deseo, aumento del placer, conexión con la identidad sexual, disminución de la represión sexual.

3.- Creatividad: Capacidad de expresar, innovar y construir

4.- Afectividad: Capacidad de hacer vínculo con las otras personas a través del amor, amistad, altruismo y empatía.

5.- Trascendencia: Conexión con la naturaleza, sentimiento de pertenencia al universo.

Toro añadió que las personas que practican y disfrutan de esta terapia no necesitan ningún requisito, ya que “todo comenzó con la humilde intención de darle un poco de alegría a los enfermos mentales y de a poco se fueron integrando las enfermeras, los doctores y después todos, sin importar sus características”.

Además, agregó que “los asistentes llegan como todos los seres humanos de nuestra época, con sus típicos males. No necesitan de nada extraordinario sólo necesitan caminar y después, poco a poco, las expresiones comienzan a aparecer y con ella los beneficios”.

 
Punto Vital Diciembre 2007 ©
 
Artículos Relacionados
El yoga ayuda a encontrar la felicidad dentro de uno mismo