Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ CUERPO Y MENTE

 
 
Rutinas simples de ejercicio pueden contribuir a la salud física y mental
 
Sano y tranquilo las 24 horas
No sólo las terapias contribuyen en la recuperación de algunos trastornos corporales y mentales. Mucha de la responsabilidad está en cómo llevamos nuestro diario vivir y si bien la rutina no deja tiempo para otras actividades, existen planes muy simples que funcionan a modo de prevención para ciertas patologías.
 
Carla González C.
 

Hacer funcionar nuestro cuerpo desde que abrimos los ojos por la mañana pareciera ser un suplicio, sobre todo para aquellos a los que les cuesta más ‘despegarse’ de las sábanas. El hecho de bajar los pies de una cómoda y tibia cama, pararse al baño y ducharse, puede demorar varios minutos, por lo menos hasta darse cuenta que un nuevo día llegó.

Además de la modorra, existen otras complicaciones que pueden ser solucionadas a través de pequeñas rutinas, las que permiten – entre otras cosas – mejorar la circulación sanguínea, la elasticidad de la piel, sentir el cuerpo descansado y un poco más alejado del estrés y la contención emocional.

El kinesiólogo de la Universidad de Chile, Juan José López Abad, entrega a Punto Vital una serie de actividades muy fáciles de realizar. Comenta que cualquier persona está libre de acceder a ellas y que sus beneficios serán mucho más palpables cuando son complementados con otras acciones saludables, como una buena nutrición y constante actividad física.

La primera indicación que entrega el especialista es no levantarse de inmediato cuando se despierta, “comienza primero a estirarte; eso que muchas veces hicimos cuando niños y que olvidamos cuando adultos. Empuja los pies hacia abajo y las manos hacia arriba y muévete dentro de la cama, eso no te tomará más de un minuto”, asevera.

Luego de esa simple acción, Juan José López dice que para quien no está habituado a una rutina de ejercicio matinal, la segunda etapa será la de dirigirse al baño para tomar una ducha.

La idea aquí es crear una oposición en la temperatura del agua, “un contraste entre lo caliente y lo frío”, afirma. Esta acción será antecedida por un baño normal con agua templada y posteriormente, “antes de salir, se le pide al paciente que cierre completamente el agua caliente y dejen la fría correr por su cuerpo, algo rápido, sólo una pasada. Eso logrará activar rápidamente todo el funcionamiento metabólico. Es una gimnasia vascular espectacular”, sentencia.

A modo de graficar la facilidad y rapidez de estas rutinas, López Abad explica que algo tan simple como secarse con la toalla también tiene sus beneficios, eso sí, sabiendo cómo hacerlo. Al respecto comenta que “el secado tiene que ser activo, en forma muy vigorosa para crear un masaje y activar la circulación sanguínea”.

El profesional además recomienda en esta etapa usar un guante de crin, con el cual realizar pequeñas fricciones en forma circular por la piel. La frotación debe ser rápida y sobre la piel seca. “Esto favorecerá la vascularización superficial de la dermis y por lo tanto es muy recomendado para quienes deseen reducir, tonificar y mejorar el estado de la piel”, explica.

Sin duda, la utilización de las cremas da para amplias conversaciones: ¿cuál elegir?, ¿qué características deben tener?, ¿hay marcas que son mejores que otras? Y en el caso de la ropa – que para algunos no es más que una prenda para colocarse encima – el kinesiólogo se refiere a cómo utilizar ambos productos, pues de esto también depende gran parte de la salud.

Según sus palabras, el mejor momento para la utilización de una crema es cuando la piel está “activa”, es decir, luego de terminar con el secado. “En las extremidades inferiores, la aplicación debe ser de distal a proximal (de extremo a raíz) y en forma recta, ya que como la dirección del crecimiento del vello es hacia abajo, entonces ir en contra de eso permite la buena penetración de los cosméticos”.

“Luego vuelves a la cama, es momento de vestirse”, continúa Juan José López. En el caso de las mujeres, lo más recomendable serán las panties especialmente creadas para proteger a las piernas de las várices. La mejor manera de colocarlas es a partir de los dos pies en forma de calcetín para luego, estando recostada sobre la cama, apoyar las piernas contra la pared y subirlas hasta la cadera. “Es la mejor manera de ponérselas porque de esa forma las estás colocando en el mismo volumen que las extremidades”.

 

Trabajo y ocio: una buena combinación
 

Algunos puestos de trabajo exigen que sus empleados se mantengan sentados, ya sea frente a un escritorio o a un mostrador. Estar de pie también es frecuente, como en el caso de los vendedores o quienes laboran en fábricas. En este sentido, López Abad invita a aquellas personas a que cada dos horas, dejen cinco minutos para ejercicios de piernas, llamados isométricos, los que se caracterizan por “utilizar la fuerza sobre algún objeto resistente”.

A lo anterior, explica que este tipo de actividad ayuda a aumentar la resistencia vascular periférica de forma generalizada y además, provoca un aumento en la presión sanguínea. Básicamente, “consiste por ejemplo en apretar y soltar los glúteos: “esto se puede hacer estando sentado, al igual que apretar contra el suelo las piernas en forma alternada”, agrega.

 
     

Ya al finalizar la jornada, el cansancio se apodera de la mayoría de quienes estuvieron gran parte del día fuera de casa. La presión que se obtuvo durante las doce horas laborales  muchas veces son llevadas hasta el hogar, donde es muy fácil exteriorizarlas de mala manera con el entorno.

En búsqueda de una forma para atenuar ese estrés, Juan José López cuenta que todos debemos tener aproximadamente media hora de ocio donde lo recomendable es dejar esos minutos para uno mismo, “ni siquiera con tu familia ni tus amigos. Es un tiempo para ti”, dice y advierte que muchas personas sienten culpa por estar haciendo nada, “no puedes estar pensando durante esos minutos en lo que tienes que hacer después”, comenta López.

Por último, el especialista comenta que una de las cosas más importantes es lograr finalmente que el sueño sea reparador, “todas las personas, sus cuerpos, se reparan durante el sueño”, sentencia y concluye comentando que lo ideal es dormir durante ocho horas, pero que de todas formas, esto dependerá de la persona y del requerimiento de su cuerpo.

 

La alimentación también juega un papel importante en la rutina de las personas. El ajetreo diario y la falta de tiempo para poder nutrirse de una manera adecuada hace que en la mayoría de los casos el menú se reduzca a la no muy bien ponderada “comida rápida”.

Para hablar de este tema, la nutricionista de Clínica Vespucio, Bernardita Rathkamp entregó a Punto Vital una suerte de “menú ideal” donde cada alimento cumpla la función de nutrir correctamente.

Desayuno:
1 taza de naranjas picadas.
1 taza de leche descremada con té o café y endulzante.
2 rebanadas de pan integral con palta.
 
Almuerzo:
Alcachofa con limoneta.
Guiso de zapallitos con papa dorada (en horno)
Pera natural
 
Colación:
1 yogurt light
1 mandarina
 
Once- Comida:
1 taza de leche descremada con té o café y endulzante.
2 rebanadas de pan integral.
Ensalada de apio-betarraga y pollo cocido.
 
Antes de acostarse y si lo apetece: fruta pequeña. 
 
Punto Vital Julio 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Dominados por la ansiedad
Buenos días y buenas noches