Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Un té con propiedades antioxidantes, anticancerígenas y de reducción de peso
 
El privilegio de beber Wu - Long
Una variedad interesante de té ha permitido a los consumidores conocer un poco más acerca de esta infusión, abriéndose con ello un mercado de llamativas características. Dentro de la diversidad de esta bebida está el Wu –long u oolong, té de origen chino que posee propiedades específicas que ayudarían a bajar de peso.
 
Carla González C.
 

Luego de la irrupción del té verde, el interés por saber más acerca de estas infusiones permitió que nuevos sabores se incorporaran a vitrinas de supermercados y tiendas especializadas. Los innumerables beneficios del té – entre ellos sus propiedades como antioxidante – proponen una manera natural de acceder a una nutrición saludable y un buen control del peso corporal.

El Wu – long (también oolong o té azul) es uno de los té a los cuales se le atribuyen estas cualidades, las que sin duda, son muy demandas en la actualidad. Fabricado en China, esta infusión es quizás una de las que se obtiene mediante los procesos más dificultosos, esto porque su creación está regida por etapas que no pueden ser alteradas, pues de ser así, el sabor y las propiedades se esfumarían dentro del mismo proceso.

La nutricionista de Clínica Santa María, Ximena Inostroza Lagos afirma que los té semifermentados se procesan mediante el desecado de las hojas – exposición al aire – donde finalmente se obtienen diferentes tipos de té, entre ellos el oolong. Esta bebida ocupa el segundo lugar en producción, siendo superado por el té verde, compartiendo ambos similares características, “el Wu-long es un tipo de té verde y té negro porque no está oxidado. Sin embargo, tampoco está en su estado natural y su preparación es un arte que requiere de mucha habilidad. Tomar este té es un lujo”, admite.

En cuanto a la oxidación de las hojas, la nutricionista comenta que se obtiene a partir de la cosecha de éstas, donde se enrollan para marchitarlas. Luego, se desecan por un tiempo determinado – tiempo que sus productores manejan a través de la experiencia – para posteriormente tostarlas sobre su mismo aceite y así conservar su sabor natural; “se vuelven a secar y se almacenan en un lugar fresco para su distribución”, agrega Inostroza.

La calidad que el Wu – long adopte en su forma de té dependerá de algunos factores como la edad de la planta y el tipo de hojas. En ese sentido, la profesional enfatiza en que “mientras más joven la planta, ES PLANTA ¿??mejor es el té”.

Con respecto a las bondades de esta infusión, Ximena Inostroza dice que el oolong posee polifenoles (antioxidantes) como las vitaminas A y C, que lo hacen ser un alimento funcional y que también posee cualidades que modulan la actividad viral, además de grandes cantidades de catequinas, es decir, antioxidantes con actividad anticancerígena.

La nutricionista de Clínica Santa María agrega además que estudios realizados en Japón dan cuenta de que la ingesta de Wu – long demostró una disminución en la mortandad por cáncer en la localidad nipona de Sishuka, lugar donde existe un alto consumo de este tipo de alimento. “También se ha demostrado su participación como regulador de los niveles de colesterol LDL y triglicéridos, reduciendo oxidación de estos haciéndolo benéfico para enfermedades coronarias como la aterosclerosis”, destaca.

 
Para bajar de peso, una tacita de té
 

A todas las cualidades anteriormente destacadas, el Wu – long también tiene virtudes que ayudan a la absorción de la grasa, colaborando por lo tanto, en la disminución del peso corporal, virtud por la cual es tan solicitado pese a su poco conocimiento en nuestro país.

Al respecto, Ximena Inostroza manifiesta que este té acelera el metabolismo y por ende, es también considerado como un quemador de grasa. Citando el estudio ‘Energy Expenditure of US men and Japanese women consumer oolong tea’, realizado por científicos norteamericanos y nipones, la nutricionista comenta que los investigadores “concluyeron que los gastos energéticos de las calorías totales metabolizadas por el cuerpo en un día activo aumentaba en un 3.8% promedio, bloqueando la absorción de grasa, así como también su acumulación en el hígado”. No obstante, y pese a esta virtud, la especialista recomienda consumir esta infusión combinada con el té verde, pues es éste último quien tiene mejor resultado en esta conducta.

 
 

Según informaciones extraídas de Internet, la temperatura del agua también incide en los resultados que provoque el té en el organismo, pues puede reaccionar de diferentes formas. En este punto, Inostroza Lagos sugiere que la preparación de este tipo de alimento debe ser con agua purificada, recién hervida, “pero no por mucho tiempo”, recalca y que ojalá sea a una temperatura de 85 grados Celsius. “Dicen que la calidad del té deriva del agua y ésta debe ser pura, cristalina y suave. Estas características sólo las podemos encontrar en el agua lluvia y la nieve, así es que debemos tratar de crear una similitud en el contexto de este líquido”, agrega.

Por último, y frente a la posibilidad de que productos como éste afecten por su calidad de diurético a una mala nutrición en quienes no lleven una dieta saludable, la profesional dice que “cualquier tipo de subalimentación puede llegar a producir no sólo una baja de peso, sino que también carencias nutricionales importantes”. Es por eso que cuidar el estado físico también implica un sano estado mental donde la responsabilidad sobre el cuerpo sea algo concreto.

 
Punto Vital Agosto 2008 ©
 
Artículos Relacionados
¿Cómo eliminar esos kilos de más?
Dietas que hacen mal