Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Un excelente sustituto natural del azúcar
 
El milagro de la stevia
Puede parecer una planta como cualquier otra, pero lo cierto es que la stevia – oriunda de América del Sur – ha ido ganando mucho terreno, esto por sus innumerables propiedades que no sólo la hacen un excelente sustituto del azúcar, sino que además un producto que permite mejorar la salud de diabéticos, hipertensos y obesos.
 
Carla González C.
 

Como un verdadero tesoro. Así es calificada la stevia, planta originaria de Paraguay que de a poco se ha ido dando a conocer casi como un milagro de la naturaleza, esto porque su uso para el ser humano puede resultar un acierto en cuanto a la prevención y tratamiento de algunas enfermedades, la mayoría, males de este siglo.

Utilizando su hoja o sus versiones líquidas y en tabletas como edulcorante, la stevia resulta un muy buen sustituto del azúcar, pues su dulzura natural permite que su uso sea perfecto no sólo para las personas que padecen de algún tipo de enfermedad relacionada con el peso o los índices de glucosa, sino que para toda la población que hoy requiere urgentemente de productos más naturales.

Así lo indica María José Fierro, nutricionista de Sodexo quien menciona que a pesar de que en Chile la stevia es un producto relativamente nuevo, ha sabido darse a conocer gracias a todas sus cualidades. Tan buena resultaría esta maravilla natural que la profesional resalta que “todos los del área alimentaria y nutricional estamos muy contentos” con la incorporación de este producto a la dieta de los chilenos.

En cuanto a su origen, menciona que “se trata de un endulzante natural que proviene de un arbusto nativo de Sudamérica, antiguamente muy consumido en esa zona y que no sólo puede sustituir al azúcar, sino que también cumple muchas funciones protectoras para nuestro organismo, esto último lo que más contento tiene a sus consumidores”, afirma.

 
“Que la stevia endulce y que aparte de eso tenga propiedades terapéuticas es algo muy beneficioso para todos”, menciona la nutricionista María José Fierro.
 

Por otra parte, la nutricionista asegura que hasta el momento, no se han encontrado contraindicaciones o efectos secundarios en el uso de la stevia, por esa razón puede ser utilizada por todo tipo de personas, especialmente aquellas que padecen de enfermedades “que hoy en nuestro país se encuentran en el tapete, como la diabetes y el sobrepeso, teniendo también un impacto directo en la prevención de éstas”, indica.

Con respecto a lo anterior, dice que la stevia contiene un principio activo llamado steviósido, el que según sus palabras “ayuda a la secreción de la insulina, hormona que regula la glicemia. Por otro lado contribuye a disminuir la ansiedad en general y principalmente la que da por consumir alimentos dulces o altos en grasas”.

 
Una dulce revolución
 

Josep Pàmies, agricultor español de la zona de Cataluña y conocido por ser un promotor de la stevia y un luchador contra los transgénicos, cuenta para Punto Vital que los efectos de este producto son “innumerables si consumimos hoja verde de stevia y hoja seca en infusiones”.

Según sus palabras – y coincidiendo con la nutricionista de Sodexo – el consumo de este endulzante permite “una regulación en los niveles de glucosa”, permitiéndole a las personas con diabetes 2 incluso, “reducir o eliminar totalmente la medicación alopática”.

Por otro lado dice que en pacientes de diabetes 1 o insulinodependientes, por ejemplo niños a quienes recién se les ha diagnosticado la enfermedad, “si se toman unas hojitas de stevia al día, su páncreas debe regenerarse tanto que después de tres o cuatro años, casi no se necesitaría la insulina. Al menos en diabetes infantil evitamos en buena parte el peligro de las hipoglucemias porque la stevia actúa como regulador tanto de niveles excesivamente bajos de glucosa como de los altos”, asegura.

 
José Pàmies dice que “esta planta en su estado natural, es unas veinte veces más dulce que el azúcar y pronto el interés por ella creció para hacer concentrados llegando a los actuales, 300 veces más dulces que la sucralosa, sin ninguna caloría y sin ninguna contraindicación como pueden tener en cambio la sacarina, el aspartamo, el ciclamato sódico, etcétera”.
 

Además, el catalán dice que con esta planta – que además puede consumirse “como ensalada y como golosina” – se han tenido buenas experiencias “de reducción de triglicéridos altos en la sangre de forma espectacular, así como del colesterol”. Por otro lado menciona que “es muy diurética, logrando reducir muchos kilos de más provocados por retención de líquidos, afección propia de muchos diabéticos”.

También, en palabras del agricultor, la stevia tendría muy buenos resultados en personas con mala circulación sanguínea, con problemas de estreñimiento, ansiosas, hipertensas, entre otros.

 
Mejorando la mezcla
 

Josep Pàmies menciona que a pesar de que actualmente sólo se habla de la stevia como un edulcorante que sustituye de manera perfecta al azúcar y a los otros productos similares, pero sintéticos, “el uso más interesante de esta planta es el de consumir sus hojas verdes que podemos auto cultivar en casa o las hojas secas en infusiones”.

Para el agricultor, este uso permite no sólo consumir stevia sola, sino que además hacerlo “conjuntamente con otras hierbas evitando así el azúcar y mejorando las propiedades de la mezcla”.

Esto sin duda sería de alguna u otra forma mucho más sano que los edulcorantes provenientes de la industria, “con los que van a bombardear continuamente con publicidad de ahora en adelante. Sólo son un buen edulcorante, pero no conserva casi ninguna propiedad medicinal”, sostiene.

 
     

Idea similar es la de María José Fierro quien dice que por ahora, la venta de stevia en nuestro país es como edulcorante líquido, pero resalta que utilizar la plata en su estado natural sería además buena para tratamientos de tipo estético.

Al respecto, dice que “la literatura ha arrojado que se le puede dar un uso cosmético, donde se pueden hacer mascarillas en base a esta planta con la cual se pueden conseguir resultados relacionados con la atenuación de arrugas, disminuir manchas, tratar problemas como el acné, etcétera.

Además, asegura que esta planta “tiene efectos antibacterianos, estimula la absorción de las grasas, gran influencia en la regulación de la presión arterial (propiedades hipotensoras), entre otros.

 
“En su forma cristalizada, la stevia es capaz de endulzar con sólo la punta de una cucharadita de té, lo mismo que hace el azúcar con tres cucharaditas”, sostiene la nutricionista de Sodexo.
 
Stevia prohibida: ¿una jugada de la industria?
 

A pesar de todo lo bueno que se ha mencionado acerca de la stevia, aún hay algunos países – la mayoría de Europa – que tienen prohibida la comercialización de esta planta, según ellos, por no tener estudios concretos acerca de todos estos beneficios.

Para Josep Pàmies esto obedecería al poder de la industria y las farmacéuticas que al parecer no resisten el hecho de que la naturaleza nos ofrezca un producto claramente más sano que la que estas compañías pueden fabricar y no sólo hacen lo posible por vetarlo, sino que además trabajan por patentarla y utilizarla de manera privada.

Así, el agricultor español dice que “dentro de poco los edulcorantes refinados de stevia van a ser autorizados en todo el mundo. De momento sólo se resiste a esta legalización Europa, pero la OMS ya los ha acreditado”, asegura.

 
     
Diferente es la situación de la hoja seca y la verde de stevia, productos que según Pàmies no van a ser legalizados. “Vamos a ver que pasan los años y no va a ser legalizada su venta”, dice. Esto, explica, sería a causa del temor que tendría la OMS y otros organismos oficiales de regulación alimentaria frente a los “perjuicios que pudiera ocasionar a una industria farmacéutica depredadora de principios de plantas medicinales que no los utilizan para bien de la humanidad. Un medicamento que cura no es negocio”, resalta.
 
Recuerde: el azúcar refinada causa daño
 

Si se potencian productos 100% naturales para endulzar, es precisamente para recordar que los alimentos refinados – en este caso el azúcar blanca – no son para nada beneficiosos para la salud, sobre todo si se consumen en demasía.

En este contexto, María José Fierro dice que “todo lo que es grasa saturada, alimentos altos en sodio y los refinados son alimentos de los cuales se está difundiendo mucha educación para reemplazarlos por alimentos más sanos”.

En el caso del azúcar, prosigue, “no hay que olvidar su aporte energético necesario para nuestro organismo. El problema es que se consume en exceso y eso eleva el riesgo del llamado síndrome metabólico, que incluye a la obesidad, la diabetes y problemas de colesterol alto”, concluye.

 
Punto Vital Septiembre 2010 ©
 
Artículos Relacionados
Té verde, salud sorbo a sorbo
Dulzura con responsabilidad