Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Estudios plantean que la proteína de soya puede ser un excelente aporte en la dieta
 
La soya: un buen aporte
En el pasado XV Congreso Latinoamericano de Nutrición realizado en nuestro país, se habló entre otras cosas acerca de los beneficios sanitarios de la proteína de soya, alimento que sería muy positivo para el buen control del peso y la diabetes tipo 2.
 
Carla González C.
 

En noviembre pasado se realizó en la capital la versión número quince del Congreso Latinoamericano de Nutrición (SLAN 2009), evento cuyo objetivo fue – tal como en otros años – “estimular la difusión del conocimiento en el campo de la alimentación y nutrición, propiciar el intercambio de experiencias entre investigadores y contribuir a definir propuestas para la solución de los problemas nutricionales que afectan a los países de América Latina”.

Durante el evento realizado en Espacio Riesco, se reunieron algunos de los más importantes representantes de la alimentación en nuestro país. Así, marcas reconocidas en el mercado tuvieron la oportunidad de dar a conocer sus cualidades y su aporte con respecto al concepto de nutrición saludable.

Dentro de los simposios ofrecidos durante la actividad, Punto Vital registró la ponencia “Rol de la proteína de soya en el control del peso y la diabetes tipo 2” ofrecido por las especialistas de Solae, doctora Ratna Mukherjea, Doctora en nutrición (USA) y la doctora Alison Duncan, profesora de la Universidad de Guelph, Canadá.

Ambas profesionales dieron a conocer acerca de los beneficios de la proteína de soya, particularmente en dos temas de importancia: el control del peso corporal y la salud cardiovascular de los adultos con diabetes tipo 2.
 
Soya para un peso ideal
 

La primera intervención estuvo a cargo de la doctora Ratna Mukherjea, quien a modo de introducción mencionó que la proyección del sobrepeso en el mundo para el año 2015 es de aproximadamente 2.3 mil millones de personas y que de ellas, los niños y las mujeres serán quienes lideren estas cifras.

Es por esta razón que todo el trabajo que se está haciendo a nivel global para combatir esta enfermedad es bienvenida y por lo tanto, toda nueva información acerca de los alimentos, sus cualidades y aportes nutricionales debe ser masificada entre la población.

A raíz de lo anterior, esta líder en ciencias clínicas sentenció que es imperioso que todas las personas trabajen por mantener su peso corporal, ya sea mediante una alimentación saludable como a través del constante ejercicio físico. Y es por eso que en cuanto a la nutrición propiamente tal, mencionó que la proteína de soya “juega un rol importante” para lograr este objetivo.

 
“La proteína de soya es una proteína vegetal completa de alta calidad que puede ser comparada en calidad proteica con la carne, la leche y los huevos. Sus ingredientes son derivados de los porotos de soya, única proteína vegetal o no animal conocida que contiene los nueve aminoácidos esenciales en niveles adecuados para la salud humana” (información extraída del simposio acerca de la proteína de soya).
 

Según la doctora Mukherjea, la proteína de soya, al ser incluida en la dieta de un individuo normal, permitiría que éste tuviera un aumento de proteína de buena calidad y por ende, “una alto gasto energético y una más rápida y prolongada sensación de saciedad”, esto último ocurriría mucho más temprano que con otros alimentos de similares características.

Además, indicó que la soya en general es asociada con muchos beneficios, entre ellos la mantención de la salud cardiaca, permitir la reducción de masa adiposa y mantener la masa muscular. También comentó que las dietas altas en soya, “ayudan a preservar la masa corpórea incluso más que un carbohidrato” y se ha comprobado a partir de estudios que “existe en ella una ventaja comprobada por la reducción del colesterol LDL”

En esta misma línea, la nutricionista dijo que la soya es considerada como “el único vegetal disponible bajo en aceites y lípidos saturados”, un poseedor de todos los aminoácidos esenciales para el desarrollo y un muy buen producto que puede ser consumido durante todas las etapas del individuo.

Con respecto a la reducción del colesterol LDL (llamado “malo”), se dijo que “consumir 25 gramos de soya ayudarían a bajarlo junto al colesterol total en la sangre, proceso que “puede ayudar a reducir el riesgo de la enfermedad coronaria cardiaca”. En este mismo contexto, la especialista manifestó que este producto además “puede contribuir a un incremento modesto del colesterol HDL (llamado “bueno”) o a mantenerlo como parte de una alimentación sana con poca grasa y colesterol”.

En resumen, la Doctora en Nutrición sentenció que algunos de los más importantes beneficios de la proteína de soya en el control del peso van de la mano con el aumento de la saciedad, mejorar el control del peso, retener la masa corporal magra, ayudar a perder grasa al restringir las calorías y ayudar a mejorar los factores de riesgo cardiovasculares.

 
El rol de la soya en la diabetes tipo 2
 

Por su parte la doctora Alison Duncan inició su ponencia comentando que la diabetes – según la Organización Mundial de la Salud (OMS) – “está aumentando y su prevalencia entre el año 2000 y el 2030 subirá enormemente”, cosa que sin duda afectará aún más a los grupos de personas de mayor edad.

Al respecto, afirmó que el consumo de la proteína de soya podría ser muy positivo para estos pacientes a quienes además de recetárseles fármacos se les debiera también aconsejar que cambien su estilo de vida a uno más saludable. Una forma, dijo, es la dieta donde se incluye a la soya como uno de los buenos elementos.
 
 
“El manejo de la dieta es la primera línea de defensa para manejar la diabetes tipo 2”, comentó la doctora Duncan quien añadió que para lograrlo existen muchas estrategias y una de ellas es la incorporación de la proteína de soya.
 

Según la especialista, hace ya un tiempo se viene prestando bastante atención al poroto de soya, esto por los beneficios que presta a la salud humana. Esto – dice – es sin duda avalado por los más de 10 mil estudios que se han hecho desde 2004 con respecto a la utilización de este alimento.
 
A modo de información general, la profesora de la Universidad de Guelph dijo que el poroto de soya “contiene hasta un 40% de su energía desde la proteína y además es una excelente fuente de fibra. Esto puede derivarse en productos tales como el tofu y el afrecho”, destacó.

En cuanto a la contribución específica de esta proteína en la diabetes tipo 2, la médico enunció que su consumo puede “prevenir o reducir el avance de las complicaciones de esta enfermedad”, gracias a por ejemplo, el efecto de la fibra y los aminoácidos sobre el organismo.

Con respecto al efecto de la fibra, la especialista comentó acerca de una serie de estudios que mostraban “cómo la soya contribuye a la salud de las personas que tienen diabetes, mediante efectos benéficos sobre el control de la glicemia y la salud renal”. Acerca de aquello contó que “importantes componentes de la soya – incluso la proteína y la fibra alimentaria – pueden ayudar al control glicémico y también a la salud cardiovascular y renal en adultos con diabetes tipo 2”.

 
Para incorporar a la soya en nuestra dieta – contó la especialista – muchos deben vencer barreras como el sabor, la textura, la disponibilidad y no saber cómo preparar este alimento, todos estos factores que muchas veces la alejan de sus potenciales consumidores.
 
El lado B de la soya
 

A pesar del sinnúmero de beneficios que se le atribuyen a la soya, hay quienes desisten de consumirla por diversas razones, algunas de ellas tienen que ver con el origen del producto, el que muchas veces podría venir desde cultivos transgénicos y por su capacidad de generar carencia de vitaminas B-12 y algunos minerales en sus consumidores.

Al respecto, la nutricionista de la Universidad de Valparaíso, Karla Herrera opina que éste es un alimento “controversial”, ya que tal como hay personas defensoras de sus propiedades, hay otras quienes se manifiestan en contra de su consumo.

Con respecto al cultivo de este producto, menciona que “es uno de los primeros alimentos que fue modificado genéticamente, puesto que es un transgénico”, pero afirma que no por eso todo lo que gire en torno a él será negativo, después de todo se debe a este proceso por el cual encontramos durante todo el año algunos alimentos que antes sólo se ubicaban en ciertas temporadas.

Es así como enuncia que “como todo en la vida y en nutrición, un exceso podría generar algún perjuicio para la salud, pero una dieta variada y controlada no debiera generar problemas”, asegura.

Por otro lado, la especialista en nutrición menciona que frente a la aseveración dicha por las expositoras con respecto a que la soya sería positiva en el control del peso, sentencia que “aún no hay nada demostrado” en este tema, pero agrega que sí sería muy útil consumirla “en la dieta de la semana, ya sea mediante guisos budines e incluso acompañando a los fideos, lo que sumado a su contenido proteico generará saciedad, lo que resultaría muy útil en la alimentación de personas ansiosas evitando así el consumo de snacks u otros”.

En relación a este mismo tema, la doctora Ratna Mukherjea fue enfática al mencionar que “la industria tiene la responsabilidad de entregar a la población alimentos sanos e inocuos” y por lo tanto el origen desde dónde provenga la soya será de exclusivo compromiso de quienes la ofrezcan.

Por último, Karla Herrera afirma que la soya “ha sido víctima de constantes estudios” – esto al ser un alimento considerado polémico – por lo tanto “es mejor consumirla en la cantidad y frecuencia que su nutricionista se lo recomiende. En caso de ser una opción de alimento para nuestro hogar, se invita a no radicalizar ciertos comentarios que escuchamos, sino más bien incluirla en nuestra dieta de manera equilibrada”, manifiesta.

 
Punto Vital Enero 2010 ©
 
Artículos Relacionados
La fibra: imprescindible en cualquier dieta sana
Falsos mitos entorno a las dietas