Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
La nutrición ortomolecular proporciona a las células los nutrientes adecuados para un buen funcionamiento
 
Alimentación para estar sanos
Poseer la cantidad de nutrientes adecuados en nuestro organismo puede ser una tarea para algunos imposible. Sin embargo, a través de la alimentación ortomolecular podemos conseguir un equilibrio, el que para los entendidos también alcanzará la estimulación y “conexión con el potencial físico, mental y emocional”.
 
Carla González C.
 

La palabra ortomolecular puede sonar quizás muy lejana, técnica y hasta ser una connotación para experimentos realizados en laboratorios o pruebas que incluyan la intervención en el organismo de los seres vivos. No obstante, sólo se trata de los vocablos “orto” (correcto) y molecular, es decir, ‘moléculas correctas para el cuerpo’.

Será entonces a través de una buena dieta, donde se incorporen los alimentos correctos y en sus cantidades adecuadas (carácter ortomolecular), donde se permitirá que el funcionamiento celular sea el apropiado para el organismo, por supuesto atendiendo a la individualidad del ser humano, donde factores como la edad, género y actividad son primordiales a la hora de establecer un régimen alimenticio.

Así, la alimentación ortomolecular interviene de manera holística, viendo al individuo como un todo y donde los procesos de digestión se entrelazarán con todo el resto de acciones que se provocan en el cuerpo. De esta forma, las patologías serán tratadas de manera integral, donde los nutrientes jugarán un papel protagónico en el proceso de recuperación.

 
El concepto de nutrición ortomolecular fue acuñado por el doble premio Nobel, Linus Pauling en 1968. Según sus palabras, este tipo de alimentación “consiste en proporcionar a cada persona la concentración óptima de las sustancias que están presentes en nuestro organismo, con el fin de corregir alteraciones y mantener una buena salud”.
 

El naturópata y médico ortomolecular, doctor Juan Cvitanovic Cigna, comenta que existen dos formas de concebir este tipo de alimentación. Una, la que se refiere a la nutrición ortomolecular y que tiene que ver con “nutrirse bien y prevenir enfermedades teniendo todos los órganos vitales sanos” y la segunda, la medicina ortomolecular que tiene como misión “tratar ciertas patologías a través de la alimentación”.

El especialista afirma que esta técnica estudia la manera óptima de entregar las moléculas correctas a las células del cuerpo: vitaminas, minerales, oligoelementos, proteínas, agua y oxígeno, son algunas de ellas.

En la misma línea, el naturópata manifiesta que esta entrega de nutrientes se hace difícil en la actualidad debido a la manipulación que se le hace a los alimentos, la sobreexplotación de los suelos, la existencia de comida procesada, etcétera, lo que ha hecho que la cantidad de nutrientes haya decrecido y por ende, hoy se hace necesario agregar a la alimentación algunos suplementos naturales. “Normalmente, la nutrición ortomolecular se basa en una dieta adecuada, pero además en suplementos que completen esa nutrición”, afirma.

De esta forma, el doctor Juan Cvitanovic comenta que con estos suplementos se puede llegar a un nivel ortomolecular, pero que de todas formas hay que estar atentos a cuáles son los que se consumen, pues “si uno analiza por ejemplo un multivitamínico, la mitad de esas vitaminas son artificiales y desbalanceadas” y por lo tanto, para certificar una buena procedencia, se debe cumplir con tres requisitos: todas las vitaminas deben ser naturales, deben estar mezcladas con minerales y que sus dosis estén balanceadas.

Esta última indicación quiere decir que al consumir una cantidad determinada de estos nutrientes, se tenga el ciento por ciento de las RDE, ‘ración diaria requerida’. “Con esto, las personas pueden vivir hasta la cantidad para lo cual fuimos creados: 120 años fácilmente”, asegura Cvitanovic y prosigue diciendo: “lamentablemente el ser humano no muere, se mata. Va agrediendo su cuerpo hasta que los órganos dejan de funcionar en la mitad del tiempo que debieran trabajar”.

 
Tratamiento 100% individual
 

Una de las características principales en la alimentación ortomolecular es su carácter de individual, es decir, cada persona tiene una dosis y dieta específica. “Cada ser humano es un ente individual, único e irrepetible y por lo tanto, cualquier persona que quiera, por ejemplo, automedicarse con algo que le entregó un amigo, no le servirá. Tiene que ser un especialista el que dé las dosis adecuadas, según el requerimiento del organismo en particular”, advierte el naturópata.

Al tratarse de una técnica aplicada en forma personalizada, no existe una dieta tipo que se pueda seguir con el fin de obtener resultados beneficiosos tanto para la prevención como para la recuperación de enfermedades. Sin embargo, el médico ortomolecular destaca que sí existen productos que todos podemos consumir: agua, frutas, verduras y carnes blancas son algunos de ellos.

 
     

En cuanto a la cantidad de agua requerida, el facultativo menciona que debe ser el equivalente al cuatro por ciento de su peso, pues es el elemento base para el ser humano. Las frutas en tanto, deben ser ingeridas en unidades que van desde las 3 a las 5 diarias y que su consumo debe ser adecuado, “no hay que comerlas mezcladas con comida, o sea, comerse una fruta de postre está mal”, asevera.

Con respecto a este último punto, Cvitanovic comenta que las frutas sólo necesitan 15 minutos para digerirse y este proceso es realizado en el duodeno y no en el estómago como el resto de las comidas. Al ingerirlas luego de - por ejemplo – el almuerzo, la digestión se tornará lenta, quedando retenida en el estómago por a lo menos una hora (tres si se comió carne), fermentando en el sistema digestivo, produciendo gases y otro tipo de problemas.

También está el consumo de verduras que en palabras del médico ortomolecular: “deben ser crudas e ingeridas todos los días, pues ahí están todos los elementos base de la vida”, destaca. Por último, la indicación es evitar el consumo de carne – considerar mayoritariamente la de pescado y pollo – y cereales integrales evitando las harinas refinadas, pues son aquellas las peor indicadas.

De esta forma, y evitando además el consumo y mezcla de carbohidratos pesados (papas, harinas y arroz), podríamos además de estar saludables conseguir el peso ideal, pues este tipo de dieta permitirá quemar la cantidad adecuada de energía que el organismo produce, sin almacenar grasa de más.

 

No a los alimentos artificiales
El nutricionista mexicano y presidente del Colegio Americano de Nutrición Ortomolecular, Miguel Alvarado*, comenta que para llevar a cabo una alimentación que incluya el correcto funcionamiento del entorno biomolecular de nuestro organismo, existen seis líneas de acción a considerar:

Supresión total de alimentos artificiales o comida chatarra, pues según el especialista poseen “pésima e incluso nula calidad nutricional”.

Prescripción de una dieta equilibrada compuesta exclusivamente por alimentos naturales, integrales y de preferencia orgánicos”.

Identificación y exclusión de los alimentos que aún siendo naturales e integrales, causan problemas de alergias o intolerancias en el caso personal de cada paciente”.
 
Prescripción de una fórmula básica y completa de micronutrientes: vitaminas, minerales, oligoelementos, fotoquímicos, enzimas. La receta de estos debe ser en dosis superiores a las mínimas recomendadas como base de todo tratamiento, en todo tipo de personas y enfermedad”.

Prescripción de compuestos adicionales de nutrientes en optidosis personalizadas normalmente muy superiores a las dosis mínimas recomendadas”.

Por último, Miguel Alvarado menciona que en algunos casos es necesario recetar megadosis de algunos nutrientes aislados, “los cuales se utilizan con fines farmacológicos”.

Para el facultativo mexicano, la nutrición ortomolecular sirve para tratar “prácticamente cualquier tipo de enfermedad” y que el desarrollo de este proceso puede ser aplicado de manera independiente a tratamientos. “La nutrición ortomolecular puede ser un extraordinario y eficaz recurso complementario de cualquier método terapéutico”, sentencia.

*El especialista en dietética ortomolecular será uno de los conferencistas en el V Congreso Internacional de Medicina Complementarias a realizarse en octubre próximo en Santiago.

 
Punto Vital Septiembre 2008 ©
 
Artículos Relacionados
¿Cómo eliminar esos kilos de más?
Sacrificarse sin resultados