Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Este sistema considera al intestino como el protagonista de nuestra salud
 
Mayr Kur: la cura está en el abdomen
Luego de su vista a nuestro país, conversamos con la doctora Cecilia Mirenda, especialista en la terapia Mayr, método proveniente de Austria y que pone énfasis en la importancia del sistema digestivo como base de la salud de todo nuestro organismo; tal como la raíz en un árbol.
 
Carla González C.
 

Luego de su segunda visita a Chile – en el marco de un ciclo de sesiones realizadas en unas conocidas termas del sur – conversamos con la doctora argentina Cecilia Mirenda quien nos contó acerca de Mayr Kur, terapia que concentra su trabajo en el sistema intestinal, considerado como “el organismo raíz del ser humano”.

Este sistema es también llamado “cura” o “terapia Mayr”, este último se debe al apellido de su creador, el médico e investigador austríaco Franz Xavier Mayr, quien a lo largo de su experiencia con los enfermos se dio cuenta de que en el intestino estaban las respuestas a las interrogantes que se presentaban en muchas de las enfermedades que estos padecían.

De esta manera, el médico entregó el mismo tratamiento para todos, independientemente de la patología que estuvieran sufriendo. Éste se trataba básicamente de una “dieta liviana de cuidado digestivo, depuración intestinal mediante la aguas termales de Karlsbad y estimulación del intestino con el tratamiento manual del abdomen”.

Estas indicaciones acabarían con la hinchazón abdominal en todas las personas – enfermas o no – y es a partir de aquella observación donde Mayr inició lo que hoy la doctora Cecilia Mirenda continúa en Argentina (y ahora también en Chile) y que de alguna forma pretende que las personas vean a la nutrición como la mejor amiga de su organismo y como un elemento que ayudará a potenciar aquella (perdida) capacidad de auto sanarse.

 
Poner atención a nuestro sistema digestivo, darle el reposo que merece y procurar que la alimentación no se convierta en un agente tóxico son algunas de las indicaciones de esta propuesta.
 

En relación a la importancia que poseen para el Mayr Kur el intestino y el sistema digestivo en general, la doctora Cecilia Mirenda dice que “las vellosidades intestinales son las responsables de absorber todos los nutrientes como si fueran las raíces más profundas de los árboles”.

Será entonces esta parte del cuerpo la que funcionará como la abastecedora del organismo en general. Es “nuestro segundo cerebro, el sistema raíz del hombre planta”, sostiene Mirenda y por ello debemos prestar atención a los alimentos que se consumen día a día.

Y es por esta misma función que se hace tan importante nutrirse de alimentos sanos, pues ingerir los “equivocados” puede ser sinónimo de enfermedades de las cuales quizás ni se sospecha su relación con la dieta.

En este contexto, la doctora trasandina menciona que la manera en cómo el sistema digestivo nos indica que algo anda mal en nuestro cuerpo es mediante pequeños avisos que en un comienzo pueden manifestarse como “molestias leves y casi imperceptibles, pero que si no se toman en cuenta, puede desarrollarse una enfermedad”.

Y las enfermedades – según la especialista – que pueden ser tratadas con este método están relacionadas con lo crónico y en general con aquellos padecimientos “de la civilización actual” como el estrés, la obesidad, el colon irritable, factores de riesgo cardiaco y metabólico, alergias, cefaleas, problemas articulares y dermatológicos, entre otros.

Para Cecilia Mirenda el Mayr Kur es bueno para todos aquellos que se sienten “medio sanos, medio enfermos” y por esa razón es considerada como “una activa medicina preventiva y rehabilitadora; una terapia de regeneración integral de cuerpo, alma, espíritu e intelecto”.

Con respecto a lo anterior, menciona que efectivamente es el sistema digestivo quien puede ayudarnos a mantener nuestras defensas y también nuestro estado emocional. Y es que “al ser éste base del 70% del sistema inmunológico y también gran productor de neurotransmisores como la serotonina, dopamina y endorfinas, habrá una gran repercusión en las defensas y el estado de ánimo”, indica.

 
En sintonía con los alimentos
 

Para la precursora del sistema Mayr Kur en Sudamérica, las enfermedades que aquejan al ser humano no provienen solamente de los alimentos, sino más bien del estilo de vida que la gran mayoría de las personas lleva y por supuesto, de la manera en que se consumen estos productos.

Es en ese contexto donde afirma que “cuando no respetamos nuestra naturaleza y los ritmos biológicos, se produce un desorden y desequilibrio que nos hace perder el estado de salud y bienestar” y de allí que una hinchazón de abdomen, el tránsito lento y el síndrome de colon irritable encabezan las listas de los trastornos más comunes en las mujeres y hombres del sigo XXI.

 
     

Entonces, ¿cómo los alimentos pueden ayudar a sanar el intestino? Al respecto, la doctora Mirenda manifiesta que “la mejor forma en que un alimento pueda sanar el intestino es que no lo agreda con mucha celulosa o fibras si es que está dañado”.

Además, dice que a aquellas personas que tienen problemas en el abdomen, se les debe indicar “una dieta de cuidado de la mucosa intestinal” y cuidar las horas en que se come, pues ese es otro de los problemas que la especialista subraya al hablar de los factores que impiden en la gente gozar de una buena salud.

En esta línea comenta que a todos “nos rige el sol” y es por eso que “el ritmo biológico nos pide que a la noche descansemos haciendo reposar también nuestro sistema digestivo cenando lo más temprano posible y muy liviano. Además se recomienda intentar ir a dormir recién 3 horas después de haber terminado (de comer) para evitar la fermentación de los alimentos con la coincidente distensión abdominal y dificultad para descansar”, sostiene.

 
Una de las terapias esenciales en el Mayr Kur es el tratamiento manual del abdomen, el que trabaja sobre la tonificación intestinal mediante “la oxigenación de todas las células y la movilización de las sustancias que se producen en la mucosa digestiva. Además ejerce un efecto desinflamatorio”, cuenta la doctora Cecilia Mirenda.
 

Por otro lado, la médico explica que el desarrollo de Mayr Kur es totalmente personalizado y será la revisión individual de la persona la que prime por sobre recetas transversales, esto aunque esté claro que la alimentación sana es la bandera de lucha con la cual se inicia el camino a la recuperación.

Es por eso que menciona que “si bien el pilar del cuidado tiene que ver mucho con la dieta, es muy importante la dolencia que tiene la persona y también en qué contexto llega a la consulta”, es decir, puede que la atención sea sólo a nivel ambulatorio o requerir de algunos días de “retiro” para así realizar una terapia más intensa.

Además de lo anterior, dice que existe una suerte de reglas que se deben cumplir para que el tratamiento verdaderamente sea efectivo y la persona pueda tener la oportunidad de conseguir resultados favorables. Es así como plantea la existencia de “los pilares de la terapia”, los que según sus palabras “tienen que ver con el cuidado de la mucosa intestinal, su depuración, tonificación y ejercitación de un estilo saludable de vida y de alimentación”.

Por último, la especialista dice que a diferencia de Europa – donde según cuenta “hay mucha conciencia por lo natural y orgánico” y se suele cenar temprano y trabajar en horarios ordenados – en Sudamérica “tenemos largas jornadas de trabajo y se suele llegar muy tarde al hogar”.

Es por eso que “el encuentro familiar se realiza en la noche y por ende también la comida principal. Eso diariamente va produciendo mucho cansancio y falta de concentración que si no se revierte puede producir molestias y después alguna enfermedad como obesidad, diabetes, dificultad respiratoria, muchos ronquidos al dormir, mal aliento. En sí podríamos hacer una larga lista, ¿verdad?”, señala.

 
Punto Vital Agosto 2010 ©
 
Artículos Relacionados
La Dieta Sonoma Más que una dieta, un cambio de hábitos
La dieta del Grupo Sanguíneo
Dieta y actividad genética: un camino hacia la salud
Tránsito con luz verde