Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Una película que invita a la reflexión
 
Malos hábitos: ¿cómo te tragas la vida?
La película del publicista Simón Bross retrata a partir de tres (quizás cuatro) historias la manera en cómo las personas nos “tragamos” la vida. Así, el director pone sobre la mesa el tema de los trastornos alimenticios, los que sin querer se toman el cuerpo y la mente de los personajes dirigiendo en todo momento sus vidas.
 
Carla González C.

“En esta historia, el personaje principal es la historia misma”, menciona Simón Bross en una de las entrevistas que dio a los medios mexicanos al momento de estrenar “Malos hábitos” (2007), cinta que muchos consideran como una obra sobresaliente dentro del mercado cinematográfico azteca, para ellos, muy mal venido con el paso del tiempo.

El filme narra tres historias que por diversas circunstancias se van uniendo, en este caso en torno a los trastornos alimenticios o si se quiere, a la relación de las personas con los alimentos. Así, la anorexia, la bulimia y las obsesiones con respecto a la comida se entrelazan para dar cuenta de una realidad que sin quererlo, Simón Bross pone en el tapete.

“Hicimos Malos hábitos para entretener, pero si una niña bulímica pide ayuda tras ver mi cinta, me doy por bien servido”, comentó el azteca en entrevista al periódico mexicano, La Crónica y con eso deja claro que su primera intención no fue precisamente denunciar este tipo de trastornos. Sin embargo, la primera lectura – la más superficial – de este texto, así lo denota.
 
Una religiosa que decide rechazar el alimento con el fin de salvar a la humanidad, una madre flaquísima que quiere a toda costa conseguir que su pequeña hija baje de peso y un hombre que engaña a su esposa con una mujer que se siente placenteramente atraída por la comida son los ejes que mueven a “Malos hábitos”, película que si bien en Chile no fue promocionada, ha acumulado una cantidad no despreciable de laureles en variados festivales.

Éste es sin duda un filme que llama a la reflexión y a tomar en serio el tema de los trastornos alimenticios, no como algo que sólo le sucede al resto, sino como una experiencia que cualquiera de nosotros o nuestro entorno puede vivir en algún momento.
 
Ahora, si usted sólo quiere verla como lo que es – es decir, una película – también es posible, pero el contexto que encierra la trama difícilmente deja al espectador sólo con los 101 minutos en que se desarrolla. El análisis posterior es casi irremediable.

Nota al margen: la lluvia en “Malos hábitos” es también protagonista de la historia. Saque usted sus propias conclusiones.

Es difícil dar con esta película, pero es posible encontrarla de manera dividida – en diez fragmentos - en el sitio de YouTube. Éste es el tráiler.
 
 
Punto Vital Septiembre 2011 ©