Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Esta verdura destaca por su gran aporte nutricional e incluso terapéutico
 
Frescos como lechuga
Reina de las dietas, la lechuga es quizás una de las hortalizas con más presencia en nuestra mesa. Refrescante sobre todo para su consumo en verano, estas verdes hojas además contienen entre sus cualidades algunos beneficios terapéuticos y si bien no está recomendada para todas las personas, sus aportes son innegables y vale la pena aprovecharlos.
 
Carla González C.
 

“Más fresco que una lechuga” alguien decía por ahí. Y es que lo saludable que se desprende de esta verdura es innegable y a pesar de ser un placer consumirla durante los días de verano, lo cierto es que la lechuga es una hortaliza que está presente todo el año para acompañar nuestras comidas. Para algunos, un placer que no puede dejarse de lado.

Con poca cantidad de calorías, rica en fibra y baja en proteínas e hidratos de carbono, la Lactuca Sativa – nombre científico de la lechuga – se vuelve un alimento perfecto para conseguir variados objetivos, principalmente el que tiene que ver con la baja de peso, pues además contiene un alto porcentaje de agua (94%), por lo que contribuye a facilitar la pérdida de los kilos de más.

La nutricionista del centro de salud integrativa Umuva, Mariela Espinoza Viguera, menciona que a pesar de su bajo aporte calórico, la lechuga “no deja de contener una serie de vitaminas, minerales, oligoelementos, enzimas y antioxidantes a los cuales poder adjudicar las cualidades de prevención y facilitación de la salud que tiene esta verdura”.

Con respecto a la contribución de este vegetal en los procesos de disminución del peso corporal, la nutricionista cuenta que al tener pocas calorías, mucha agua y bajo porcentaje de grasa, azúcar y proteínas, “ayudaría a prevenir el exceso de peso o facilitar la baja” y agrega que además como es rica en fibra, “te da mayor sensación de saciedad después de haberla consumido”.

 
Según la profesional de Umuva, la lechuga “tiene un suave efecto laxante”. Esto se explica por la cantidad de fibra que posee, que a su vez tiene cualidades que permiten mejorar la digestión, el tránsito intestinal y también apoyar en la disminución del colesterol.
 
Verdes hojas para sanar
 

Además de las múltiples cualidades nutricionales que aporta la lechuga, también pueden incluirse ciertas características que tienen que ver con la sanación de enfermedades o trastornos.

Al respecto, Mariela Espinoza menciona que esta hortaliza tiene virtudes como diurético y también como depurativo, lo primero gracias a su gran aporte de agua y lo segundo, por su bajo contenido en sodio y su riqueza en potasio. Por lo tanto, la profesional afirma que es beneficiosa porque purifica, “lo que ayuda a pacientes con gota o con altos índices de ácido úrico; también lo es en casos de cálculos renales, hipertensión y retención de líquido”, enumera.

También comenta que la lechuga ayuda en el control de la glicemia en pacientes diabéticos y es un gran aporte en ácido fólico, este último destacado por la especialista, pues se trata de una vitamina de gran importancia, sobre todo en mujeres embarazadas y durante el transcurso de formación inicial de la guagua, es decir, “del proceso de multiplicación celular que significa la creación del embrión”, aclara.

 
     

“Es muy relevante la presencia del ácido fólico – en este caso a través de la lechuga – para la prevención de enfermedades del tubo neural y del sistema nervioso en recién nacidos”, comenta. Por lo tanto, lo más recomendable es el consumo de este vegetal por parte de mujeres en edad fértil, antes de la formación del embrión.

Según la nutricionista de Umuva, a la lechuga además se le otorgan ciertas propiedades medicinales como la de lograr estados anestésicos, sedantes y somníferos (por eso es recomendada para quienes padecen de insomnio). Esto podría explicarse debido a la presencia de ciertas sustancias presentes en el vegetal.

“También tiene una buena cantidad de antioxidantes generados por el betacaroteno y las vitaminas C y E. Estos tienen como función bloquear el efecto de los radicales libres”, complementa Mariela Espinoza y agrega que por esta razón, también ayudaría a reducir el riesgo cardio y cerebro vascular.

 
¿Amigo o enemigo de la lechuga?
 

“Todas las personas sanas pueden comer lechuga”, sentencia la profesional en nutrición y aclara que sólo estaría contraindicada para aquellos que sufren de problemas gastrointestinales en los cuales haya que reducir el consumo de fibra.

Y a pesar de todas las cualidades que posee la hortaliza, Mariela Espinoza subraya la idea de que este alimento “no es completo”, por lo tanto es imprescindible combinarlo con otros productos que contengan, por ejemplo, proteínas.

Por último, dice que “hay que fomentar el consumo de este tipo de alimentos como entrada al plato de fondo” y explica que esto es porque al comerlas primero, se utilizará algo de la capacidad gástrica que luego la ocuparán productos con mayor densidad energética.
 
No hay que olvidar que uno de los puntos más importantes a considerar en el consumo de lechuga es su preparación. Por su origen, debe ser cuidadosamente lavada bajo el chorro de agua corriente potable para así prevenir la intromisión de la bacteria Escherichia coli.
 

Por su parte, Mauricio León, vidya médico ayurveda del International Himalayan Ayurveda Institute (India) y director ejecutivo de la escuela indoamericana Ayurvastu, comienza aclarando que desde el punto de vista de esta disciplina, la nutrición es mirada en forma diferente a cómo lo hace la medicina alópata.

De esta manera, menciona a la Ahara Ayurveda como la especialidad médica dedicada a la nutrición. Explica que ésta ve más allá de la composición química de los alimentos  para mirarlos desde un enfoque que contempla cuatro aspectos: su sabor y la influencia en el cuerpo, la temperatura, el efecto post digestivo y la potencia que posee cada uno de ellos.

Así, Mauricio León relaciona a la lactuca sativa con estos principios para anunciar que su sabor es amargo; su efecto post digestivo, refrescante; su temperatura es fría y por último y con respecto a su potencia, cuenta que este vegetal “posee un efecto que acrecienta el éter dentro de las personas que la consumen”.

Teniendo en cuenta la información anterior, el especialista en medicina ayurvédica dice que si una persona tiene exaltado su sistema nervioso, “no será conveniente darle lechuga, pues la verdura tiene un efecto sutil que afectará en la psiquis de las personas, inquietándolas aún más, además le provocará algunos efectos físicos como la generación de gases”, añade.

De esta manera, los “enemigos” de la lechuga serán – según la ayurveda - los pacientes vata (uno de los tres principios metabólicos fundamentales de esta medicina) y para ellos es más recomendable consumir otras verduras, tales como zanahorias, rábanos, remolacha, betarragas, papas, etcétera.

 
El vidya médico ayurveda, Mauricio León, sostiene que las personas que se encuentran bajo los efectos terapéuticos de la ayurveda, deberían evitar el consumo de la mayoría de las verduras en su estado crudo. Para explicarlo, sentencia que debido a que son astringentes, podrían “cerrar los canales energéticos sutiles del cuerpo cuando es necesario que dejen el paso libre”.
 

Al contrario de lo anterior, León dice que sí está recomendada la prescripción de la lechuga (y en general de toda verdura con hojas) para las personas con los principios metabólicos pita y kapha, “especialmente cuando están exaltados, así se provoca en ellos un efecto refrescante”, manifiesta.

Para saber cuándo recurrir a esta verdura – y en general a cualquier hortaliza de color verde – el director de Ayurvastu cuenta que será un buen momento cuando se padezca de problemas gástricos como hiperacidez, reflujo, trastornos de hígado y biliares, hipertensión, entre otros.

“Además, la lechuga tiene minerales, azúcares, proteínas y vitaminas y también emolientes que ayudarán a limpiar la sangre de impurezas”, menciona y agrega que así como a los vata el consumo de lechuga le puede generar gases, a los pita puede curarles problemas como úlceras, colitis, gastritis, el control de la bilis, entre otros.

Mauricio León recomienda que el consumo de lechuga y en general de las hortalizas de hojas verdes sea acompañado con algunas gotas de limón y consumidas antes de las comidas. Al respecto, explica que este fruto ácido, “ayudará a desarrollar la limpieza de la peptina – enzima que ayuda a tener una mejor digestión y asimilación de los alimentos - en la saliva”.

Por último, el especialista en ayurveda asegura que verduras verdes como la lechuga, son “fundamentales para el cuerpo y la mente”, pues la mayoría de ellas aportan principios botánicos irremplazables por otros alimentos y mucha fibra para “mantener en buena forma la flora intestinal de nuestro tracto digestivo”.

 
Punto Vital Marzo 2009 ©
 
Artículos Relacionados
5 frutas y verduras al día: la fórmula perfecta
Ácido fólico: vitamina esencial para la vida