Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Hoy hay más conciencia con respecto a la importancia de las comidas
 
Comer a la hora está “in”
Desayuno, almuerzo, once y cena. Parece estar claro ¿verdad? Sin embargo, muchas personas dejan pasar estas comidas, saltándose algunas y picoteando de todo un poco, lo que finalmente contribuye en la aparición de algunos problemas. Conocer cuál es el orden, las porciones y la forma de comer es primordial para una alimentación sana.
 
Carla González C.
 

Tiempo atrás, las personas estaban acostumbradas a comer según el esquema desayuno – almuerzo – once – cena, tomándose el tiempo para compartir con la familia en torno a los alimentos, de manera de poder sociabilizar y además nutrirse de la manera más correcta posible.

Hoy en cambio, la rapidez con la que nos movemos impide muchas veces que algunos se tomen el tiempo para alimentarse bien y con esto, se saltan las comidas, picotean lo primero que encuentran y recurren a la no muy bien ponderada fast food, comida que se convirtió ya en un clásico en gran parte de la población.

De esta manera, la carencia de nutrientes, el sobrepeso y otras enfermedades asociadas con una alimentación desequilibrada – incluso el mal rendimiento intelectual – pueden tener directa relación con haber olvidado que existe la concepción de las cuatro comidas, todas con sus propias cualidades y razones de existir.

Así lo manifiesta el nutriólogo de la Universidad de Chile, doctor Jaime García Biron (www.nutricionsaludable.cl), quien enfatiza en la importancia de estas comidas y además de los llamados snacks o colaciones saludables que se deben incorporar entre ellas, para así completar la alimentación ideal para la mayoría de la población.

“En general está el concepto de tener al menos tres comidas estables y dos colaciones. Eso es lo que hoy se entiende como una alimentación equilibrada”, indica y añade que así como lo anterior, también se tiene por consejo el hecho de comer cada cuatro horas, lo que para él al menos resulta muy esquematizado. “No me gusta mucho hablar de horas o minutos porque uno tiende a neurotizarse y enredarse un poco”, sostiene.

Es por eso que menciona que lo mejor es tomarse el tema de la alimentación “de una manera amistosa”, entender que hay comidas que no pueden saltarse y que dentro de ellas hay ciertos nutrientes que son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

 
El doctor García es claro al mencionar cuáles son las comidas que todos – al menos desde la adolescencia en adelante – debiéramos consumir a lo largo del día. Éstas son el desayuno, una colación a media mañana, el almuerzo, nuevamente una colación durante la tarde y la once o una cena liviana al término de la jornada.
 
Desayuno: el más importante
 

Quizás esta comida es la que muchos ni siquiera consideran dentro de su nutrición diaria. Y es que levantarse temprano en la mañana ya es para varios un suplicio y desde luego, tomarse el tiempo para sentarse y degustar un desayuno como corresponde, de todas formas “quita” tiempo que podría ser utilizado en dormir algunos minutos más. No obstante, comenzar con un buen desayuno dará la pauta de cómo será el resto del día. Y al respecto, el doctor García – quien se manifiesta certero al decir que ésta es efectivamente la comida más importante – dice que “de alguna manera, y a través del desayuno, la persona ingiere la energía y las materias primas para que el organismo sintetice muchas sustancias”, menciona.

En esta misma línea, afirma que “se ha visto que la gente que no toma desayuno, se lo salta o lo toma apurado, tiende a tener un mayor número de problemas de mala y sobre alimentación”, sentencia.

Por otro lado, insiste en que el organismo requiere de sustancias, ya sea desde el punto de vista calórico como a nivel cerebral, donde está todo el funcionamiento de las neuronas. Para explicarlo mejor, indica que “la presencia de hidratos de carbono en el desayuno (cereales, frutas, pan integral), tiene una gran importancia y por eso es un grave error sacarlos de las comidas principales, pues el organismo igual los va a solicitar después”, señala.

 
Para el nutriólogo, la forma de comer es tan importante como respetar el orden de las comidas. “No sirve comer rápido”, enfatiza, sino más bien, “debe haber un acto de concentración que pasa por lo sensorial: mirar, oler, masticar, tragar para que se produzca la sensación de saciedad normal”, menciona.
 
Colaciones saludables
 

Los llamados snacks a los que aquí nos referimos no son precisamente aquellos productos que uno utiliza en reuniones nocturnas, cumpleaños o cócteles; la idea es considerarlos tal como a una colación y además añadiéndole el apellido de “saludable”, como para tener la idea bien clara.

Estas pequeñas porciones de alimento deben ser incorporadas entre el desayuno y el almuerzo y luego entre éste y la cena u once, de manera que puedan mantener el estómago en espera a las comidas más contundentes.

Según el doctor Jaime García, el concepto de colación saludable “tiene que ver con alimentos de mejor calidad desde el punto de vista nutricional” y añade que en nuestro país, lo anterior “está representado por las frutas, los lácteos con bajo aporte de grasa mezclados o no con cereales y otras cosas como los sándwich bien hechos y sin exceso de calorías, barras de cereal, etcétera”, indica.

 
     
En cuanto a la porción recomendada, el profesional sostiene que esto dependerá de la edad de la persona, pero describe que más o menos se tratan de platos que rondan entre las 150 y 200 calorías.
 
Estómago vacío = mejor sueño
 

Otra de las consideraciones que todos debemos tener en cuenta con respecto a las comidas es cuándo parar, pues hay quienes se muestran tan desordenados en el comer que pueden perfectamente saltarse absolutamente todas las jornadas alimenticias para recién consumir algunos productos cuando regresan a sus casas por la tarde.

En este contexto, el doctor García afirma que “se duerme mejor en la medida que se tenga el estómago vacío. El sueño es de mejor calidad y además se engorda menos, ya que si uno se llena de comida – especialmente de grasas e hidratos de carbono – tarde en la noche, eso se va a depositar como grasa” dentro del cuerpo, manifiesta.

 
Con respecto a las porciones la idea es clara: las colaciones deben ser similares en cantidad y la cena debe ser claramente más liviana que el almuerzo. En cuanto al número de calorías a consumir, el nutriólogo dice no aventurarse a mencionar cifras, pero sí recalca que debe ser menor en las mujeres y mayor si hay actividad física permanente.
 

En relación a las porciones, el especialista afirma que todas deben ser “moderadas a pequeñas”. Para explicarlo mejor dice que “cuando uno habla de porciones habla de una taza” y añade que lo mejor es que éstas sean bien variadas y así “hacer de esto algo entretenido y no aburrido ni repetitivo. Que sea un desafío”, invita.

Otro tema de importancia y que nunca está de más volver a mencionar es qué alimentos debemos intentar sacar – o mejor dicho disminuir – en nuestras comidas.

En esta línea, el nutriólogo sentencia que aquellos productos que hay que intentar dejar atrás son aquellos “con exceso de grasa, calorías y sal, como las frituras”, indica. Es por eso que menciona entre estos alimentos a las papas, el arroz y el pan; el exceso de azúcares también debería ser más paulatino en el tiempo.

Al contrario, afirma que debemos incrementar la ingesta de fibra, presente en frutas, vegetales, carne de pescado, entre otros.

Según la opinión del especialista, la llegada de la comida chatarra a Chile fue un gran aliciente para los altos niveles de obesidad que hoy podemos ver en nuestra población. Sin embargo, destaca que desde los últimos diez años, ha habido un cambio en la conciencia con respecto al concepto de alimentación saludable.

“La obesidad es una enfermedad crónica y no un problema estético y por lo tanto, hay un avance lento, pero aún no es suficiente”, manifiesta. Al mismo tiempo, insiste en que iniciativas como las que aún están en la comisión de salud de la cámara de diputados deben aprobarse lo antes posible, para así continuar en el camino por lograr que en nuestro país bajen los índices de sobrepeso y obesidad.

 
Punto Vital Marzo 2010 ©
 
Artículos Relacionados
5 frutas y verduras al día: la fórmula perfecta
Desayuno, la comida más importante del día
La pirámide de la alimentación saludable