Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
A pocos días de la navidad y año nuevo, mantener el peso es un desafío
 
¡Salud! por unas sanas fiestas
Junto con las fiestas patrias, la navidad y el año nuevo son celebraciones que nos invitan a celebrar en torno a la buena mesa. Así, la comida muchas veces termina por causar más daño que beneficios, pues el “comérselo todo” trae consecuencias muy poco festivas.
 
Carla González C.
 

Quedan muy pocos días para celebrar la navidad y el año nuevo. En el ambiente ya huele a festividad y quienes celebran a lo grande de seguro ya tienen preparada la lista de alimentos que adquirirán para conmemorar ambas fechas como dios manda.

De seguro, la canasta estará conformada por productos como el pan de pascua, el cola de mono, la champaña y otros bebestibles; carnes rojas para el asado, uno que otro postre, aceitunas, quesos y cerdo para el clásico picoteo y muchas otras exquisiteces que si no son consumidas con responsabilidad, pueden acarrear más de algún problema.

“En estas fechas ya es un logro mantener el peso”, menciona Daniela Ghiardo, nutricionista de Clínica Las Condes y del Instituto Médico de Salud y nutrición Nutramed, quien afirma que el aumento de los kilos es una de las consecuencias de la ingesta desmedida de alimentos, conducta que por lo demás adopta la gran mayoría de las personas.

Con respecto a este tema, la nutricionista cuenta que el aumento en la actividad social que conlleva estas fechas y su estrecha relación a la buena mesa pueden traer consigo incluso varios números más en la balanza. “Si uno pone restricción y obviamente dependiendo de los requerimientos de cada persona, se pueden llegar a subir tres kilos en dos semanas”, admite.
 
La recomendación más importante para estas fechas es no comer como si el mundo se fuera a acabar. Otros consejos útiles son estar consciente de las patologías que nos pueden afectar, saber cual es nuestro gasto energético y ponerse una meta de peso ideal y cumplirla a pesar de las vacaciones y las fiestas.
 

Y es que a pesar de que las fiestas – en rigor – son las noches del 24 y el 31 de diciembre, puede que a partir de la segunda quincena del mes ya se comiencen a vislumbrar las primeras actividades, pues a las anteriores se suman eventos como las graduaciones, fiestas de oficina, despedidas, inicio de las vacaciones, entre otros.

Para Daniela Ghiardo durante estos días, y al igual que en fiestas patrias, la alimentación de la mayoría de las personas se caracteriza por estar basada en una mayor cantidad de “grasas, azúcares y alcohol”, lo que según las palabras de la especialista “además de los kilos extra, trae consigo problemas gastrointestinales, que en algunos casos terminan siendo atendidos en las urgencias de clínicas y hospitales”.
 
Un buen regalo: bajar las calorías
 

La profesional de Nutramed cuenta que entre los productos más consumidos durante las fiestas, el alcohol es sin duda el que encabeza la lista en cuanto al número de calorías que posee. A él le siguen el pan de pascua y las empanaditas de cóctel, todos alimentos que deben ser cuidadosamente elegidos.

De esta manera y a modo de ejemplo, la nutricionista presenta el siguiente cuadro de comparación entre algunos de los productos que ingerimos durante las celebraciones de navidad y año nuevo:

 

Pisco Sour

350 calorías en 150 cc.
Ponche a la romana
170 calorías en 200 cc.
Empanada de cóctel
130 calorías cada unidad
Papas duquesas
175 calorías en 100 grs.
Pan de pascua
250 calorías una porción
Cola de mono
200 calorías en 200 cc.
 
Sé lo que hiciste el fin de año pasado
 

Si el consumo de comida durante la navidad, el año nuevo y gran parte de las vacaciones es alto, desmedido y acompañado de malos hábitos como el sedentarismo y la alta ingesta de alcohol, los resultados no serán fáciles de ocultar.

Al respecto Daniela Ghiardo menciona que es sumamente importante estar consciente de lo que comemos en cuanto a su cantidad y calidad, esto dice, es primordial para después no lamentar las consecuencias. Es por eso que manifiesta que existen varias formas de lograr que el peso corporal no se dispare, y que si lo hace, sea fácil poder retornar a la normalidad.

Entre los consejos que la nutricionista indica, están el “ponerse una meta, un peso ideal del cual no debemos pasarnos al final de las vacaciones” y agrega que también será igual de importante “conocer los requerimientos de energía de cada uno e intentar consumir ese número de calorías” para así no sobrepasar los límites.

 
     

Otros de los consejos son “ordenar los horarios de alimentación” a pesar de encontrarnos de vacaciones y combinar lo anterior con permanente actividad física, la que no necesariamente debe ser ardua; caminatas diarias son una muy buena opción. “Si salimos a bailar o tenemos actividades sociales, lo óptimo es beber alcohol moderadamente y mezclado con bebidas light”, agrega.

Si nada de esto se puso en práctica y al llegar un nuevo año, los pantalones no cruzan, el traje de baño no se ve tan bien como en años anteriores y los rollitos no desaparecen hundiendo la guata, habrá que tomar medidas responsables y asesoradas por profesionales en pos de buenos resultados.

Al respecto, la especialista en nutrición comenta que para desarrollar un trabajo positivo, “primero hay que evaluar los requerimientos del paciente y sus hábitos, para así adecuar una dieta que como características principales sea fraccionada, ordenada en los horarios – pues para bajar de peso hay que comer – suficiente, entretenida con buen aporte de proteínas”, etcétera, dice.

Como lo anterior trata de planes nutricionales de carácter individual, Ghiardo sostiene que aquello de las dietas express, acciones muy frecuentes en algunas personas que sólo tienen como norte bajar de peso sin importar la manera en cómo se lleve a cabo, no son precisamente la solución.

“Las dietas express o dietas basadas en un solo alimento – dieta de la sopa, de la manzana, etcétera – son llevadas a cabo sin supervisión médica, desequilibradas nutricionalmente y suelen hacer bajar de peso en forma rápida, pero en base a tejido muscular y agua”, dice.

Es por eso que asevera que existen métodos que son mucho mejores, más sanos y que consiguen resultados rápidos y positivos, “con un mejor aporte, por ejemplo de proteínas” y asegura que para ello “se requiere supervisión de un equipo de médicos y nutricionistas”.

 
Punto Vital Diciembre 2009 ©
 
Artículos Relacionados
No se deje tentar por dietas milagrosas
Sacrificarse sin resultados