Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 

Sacarina, sucralosa, aspartame, stevia, azúcar... ¿cuál es mejor?

Edulcorantes para todos los gustos
Actualmente, existe una gran oferta de edulcorantes que pueden ser adquiridos en supermercados, tiendas e incluso mercados orgánicos. ¿Cuál de todos ellos es el más saludable? ¿Da lo mismo consumir uno u otro?

Carla González C.

Para el té, el café, la repostería, los jugos naturales, en fin. Para esas y muchas otras cosas más se utilizan los edulcorantes, sustancias que tienen como objetivo endulzar los alimentos y los que por cierto hoy son ofrecidos a través de una gran variedad.

Tanto el azúcar – refinada o rubia – como sus sustitutos (sacarina, sucralosa, aspartame, stevia, etcétera), son muy utilizados actualmente, pero pocos usuarios saben realmente cuáles son los beneficios y/o perjuicios de cada uno de ellos, adquiriendo a veces el menos costoso o eligiendo el primero que sobresalga de la estantería.

Para la nutricionista Dawn Cooper, “los edulcorantes ayudan a hacer más agradable el gusto de los alimentos y de paso iniciar un cambio de hábitos, especialmente con respecto al azúcar ya sea blanca, rubia o negra”, agregando que “no todos son iguales, ya que existen desde la sacarina que es totalmente química, hasta el aspartame, una combinación de aminoácidos (ácido aspártico y fenilalanina) - 180 veces más dulce que el azúcar - que puede ser perjudicial para personas o bebés que nacen con fenilcetonuria (enfermedad infantil metabólica progresiva)”.

“Los edulcorantes son sustancias que endulzan los alimentos y estos pueden ser naturales o sintéticos” (Saludalia.com).

Por otro lado, comenta que entre los edulcorantes más utilizados está la sucralosa, molécula de azúcar 600 veces más dulce que el azúcar que ha sido modificada y que luego no se absorbe y la stevia, “planta que si se toma en hojitas molidas es totalmente natural y el mejor edulcorante según mi opinión”, agregando que es aconsejable utilizar este producto por sobre otros como el aspartamo, ya que “tiene una tolerancia por kilo de peso y no se debe sobrepasar ese nivel. Por eso es mejor evitarlo y volver a lo natural”.

Por su parte, la nutricionista María José Fierro, menciona a la fructosa, “un edulcorante que a diferencia de los otros aporta calorías y eleva los niveles de glucosa en la sangre (por eso tiene restricciones para los diabéticos) y el azúcar, un alimento alto en hidratos de carbono”.

La mala fama de los edulcorantes artificiales

Para María José Fierro, los productos utilizados para endulzar y que no gozan de la característica de ser naturales “no son malos” y su “uso está respaldado por el Reglamento Sanitario de los Alimentos, el cual permite su uso para el control del peso, para incorporar en alimentos bajos en grasa y/o calorías y en alimentos libres, bajos, reducidos y livianos en calorías”.

Pese a lo anterior, es  enfática al señalar que “hay exigencias para la información a través del etiquetado nutricional”, recalcando que entre los datos que se deben mencionar deben destacarse “su agregado como aditivo, la cantidad de edulcorante por porción y la cantidad de consumo estimada como adecuada por una persona adulta (Ingesta Diaria Admisible, IDA)”.

Lo malo de esto, añade, es que “el IDA fue determinado sólo en adultos y el metabolismo de los edulcorantes es distinto que en los niños”. Las precauciones a las que se refiere la nutricionista tienen que ver sobre todo “con el aspartamo por su contenido de fenilalanina y el ciclamato, que está contraindicado en niños, adolescentes y embarazadas”.

 

Dawn Cooper afirma que “el exceso de cualquier producto ajeno a una nutrición natural debe ser consumido con moderación y sólo por un tiempo hasta acostumbrarse a comer menos dulces”

Para María José Fierro este tipo de productos “son una herramienta dentro de los regímenes para perder peso” y aclara que frente a las acusaciones que hablan que los edulcorantes artificiales serían dañinos para la salud pues causarían entre otras cosas, daño renal hipertensión y obesidad, afirma que “si bien se han dado a conocer muchas teorías acerca de los daños que podrían causar, lo cierto es que no existe evidencia científica que respalde dichas aseveraciones”.

Por último y tal como lo mencionó Dawn Cooper, María José destaca las cualidades de la stevia – y también de la miel - como uno de los edulcorantes más beneficiosos. Al respecto dice que “se ha estudiado que los beneficios de la stevia apuntan principalmente a la diabetes y al sobrepeso”.

En cuanto a la miel dice que si bien “tiene propiedades relativas a fortalecer el sistema inmune y en relación al azúcar sube menos la glicemia”, aporta un número importante calorías y por eso el endulzante más recomendado sería la stevia.

Punto Vital Noviembre 2012 ©
 
Artículos Relacionados
Dulzura con responsabilidad
Orgánicos: un mercado saludable
Golosinas vivas