Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Por años se han preocupado de los obesos, pero ¿qué pasa con los que no engordan?
 
Flacos con “suerte”
Al parecer la biología tiene la palabra en el tema de la obesidad y no tanto – aunque sí importa – la fuerza de voluntad y el autocontrol. Así quedó demostrado en un experimento llevado a cabo por la BBC para el programa de documentales “Horizon” en el cual sometieron a 10 personas delgadas a una dieta hipercalórica. ¿Cuáles fueron los resultados?
 
Carla González C.

En 2008 el documental Why are thin people not fat? (¿Por qué no engordan los delgados?), vino a responder algunas preguntas que todos alguna vez nos hemos hecho en la vida y que nada tienen que ver con asuntos como la suerte o la desgracia de poder o no quitarse aquellos kilos de encima ganados sobre todo mediante una mala alimentación.

Es así como el documental dirigido y producido por Emma Sutton muestra cómo 10 personas – todos jóvenes estudiantes universitarios – se sometieron a este experimento, el que pretendía lograr que subieran como máximo un 15% de su peso a través de la ingesta del doble de calorías que consumían diariamente y donde todo lo hipercalórico posible estuviera presente en el menú.

Todos los participantes de la cinta tienen un denominador común: pertenecen a ese grupo de personas flacas que no hace dieta para mantenerse así y que de hecho tampoco tienen un régimen alimenticio especial que los haga tener un cuerpo delgado. Además, gozan de un porcentaje de grasa considerado sano y tienen la capacidad de detenerse en cuanto su organismo siente saciedad.
 
“…mientras algunos engordan, hay otros que parecen ser inmunes a esta enfermedad”. (Extracto del argumento del documental Why are thin people not fat? (2008).

La idea entonces fue someterlos a una dieta compuesta de todo lo que nos han venido diciendo que debemos eliminar (o por lo menos restringir lo que más se pueda) de nuestros platos; papas fritas, pasteles, helados, chocolates, pizzas, entre otros, sumando la indicación de no realizar ningún tipo de actividad física e incluso que caminaran lo menos posible (para controlarlo, se les entregó un cuentapasos para así registrar sus movimientos).

Luego de cuatro semanas, los resultados fueron sorprendentes y dejaron claro entre otras cosas que “todos tendríamos un peso natural determinado biológicamente y que varía de una persona a otra”. En ese sentido, “el cuerpo hace todo lo posible para que ese peso se mantenga, sea éste alto o bajo”.

Con esto, los especialistas advirtieron que tampoco es saludable confiarse en esta premisa y comer a destajo echándole la culpa a la biología, pues aseguraron que también es posible “educar” al cuerpo consumiendo alimentos sanos desde pequeños para evitar el aumento del tamaño de las células adiposas que frente a un exceso de alimentación, llegan al límite obligando a la creación de más células, de las que lamentablemente uno no se podrá deshacer jamás.

Puedes encontrar el documental Why are thin people not fat? a través de algún buscador y en el sitio de Youtube puedes verlo en 6 partes.

 
 
Punto Vital Febrero 2012 ©