Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Dietas que hacen mal
Una mala alimentación puede hacerle al cuerpo más daños que esos kilos de más. Los especialistas hacen un llamado a tomar conciencia sobre los riesgos a la salud que generan las dietas extremas.
 
Claudia Sánchez M.
 

La de la manzana, la luna, el repollo, el arroz, de la sopa o la antidieta son algunas de las dietas más utilizadas entre los chilenos.Sin embargo, esta práctica que a simple vista es sólo una manera de disminuir esos kilitos de más puede arrojar problemas de salud que no son considerados al momento de iniciar estas dietas extremas.

Las dietas rápidas o extremas están de moda, fundamentalmente, cuando el verano se acerca y está la necesidad de disminuir esos rollitos sumados durante el invierno. Sin embargo, las personas que exponen su salud a este tipo de regímenes no saben en realidad el efecto que causa en su metabolismo versus el tan ansiado peso ideal.

Generalmente, estos régimen alimenticios promueven el dejar de comer ciertos alimentos que tienen el rótulo de engordar y se enfocan en otros de menos calorías. No podemos desconocer que estas dietas en ocasiones cumplen su objetivo, ¿pero a costa de qué?

“Muchas personas comen lo que no necesitan y después están buscando la manera mágica por la cual ya no tenga que hacer el esfuerzo ni pagar el costo de los hechos, entonces se buscan los métodos para hacerlo sin trabajo y por eso llegan a las dietas extremas. En el fondo tratan de hacer lo que no pudieron hacer de a poco de forma rápida, generando una irresponsabilidad del auto-cuidado”, dijo Erik Díaz, presidente del Colegio de Nutricionistas de Chile a Punto Vital.

 
Aunque ayude a bajar de peso, una dieta desequilibrada o demasiado baja en calorías puede provocar diversos problemas de salud. Ejemplo de ello es que un exceso de proteínas se asocia con problemas al riñón, mientras que un déficit de fierro o vitamina B12 a la anemia.
 
¿Cómo funciona el ‘milagro’?
 

El tema fundamental de estas “milagrosas” dietas es que si bien se pierden unos kilos, estos corresponden más bien a agua y masa muscular y no a grasa como debiera ser.

Además, bajo un ritmo de alimentación restringido de esa manera, eliminando cientos de productos que aportan distintas componentes a nuestro organismo nada más alejado de lo que plantea un buen equilibrio nutricional, el cuerpo -al correr de los días- comienza a manifestar ciertos signos de alerta: “dolores de cabeza, insomnio, mal humor, uñas quebradizas, piel seca, estreñimientos, náuseas, etcétera”, advierte Díaz.

El profesional agregó que “muchas de las personas tienden a pensar que con esas dietas queman grasas, lo que es un error. Lo que ocurre es que la energía que ocupa nuestro cuerpo se obtiene de los componentes estructurales del organismo y en dietas de emergencia el cuerpo recurre a éstos, generando deficiencias de vitaminas, minerales o proteínas”.

 
Más riesgos que ventajas
 

Aunque ayude a bajar de peso, una dieta desequilibrada o demasiado baja en calorías puede provocar diversos problemas de salud. Ejemplo de ello es que un exceso de proteínas se asocia con problemas al riñón, mientras que un déficit de fierro o vitamina B12 a la anemia.

Para el profesional “cuando uno habla de dietas el tema de los nutrientes es fundamental. En nuestro caso todos los órganos tienen que ajustarse a una condición de restricción o de emergencia en términos de ir obteniendo estos componentes de alguna parte vital del organismo”.

Agregó que “todo lo que hagamos con nuestro cuerpo tiene un costo y cuando se utilizan dietas extremadamente carenciadas vamos a tener un costo en los días siguientes o en efectos más perdurables. El efecto negativo de estas prácticas pasa por el tiempo de duración de éstas, ya que mientras más tiempo duren, con mayor razón comienza el proceso de emergencia o carencia del cuerpo que es de sobrevivencia.

 
     

Díaz es enfático en señalar que “mientras más extrema o carente de energía o nutrientes mayores son los efectos y más profundos son los daños”. Además, agregó que los efectos negativos en ocasiones son difíciles de ver y, pasan años antes de manifestarse las primeras complicaciones.

El nutricionista destacó que entre los principales problemas de salud originados por estas malas prácticas alimentarias se encuentran: la vulnerabilidad de las células; problemas al corazón, riñón o hígado; estreñimiento o la acumulación de grasas en las arterias.

 
¿Qué se debe hacer?
 

Según Díaz lo primero que las personas deben saber es que “bajar de peso no es una actividad de un día, de una semana o de un fin de semana largo, poco a poco vas acumulando el exceso de peso y lo que las personas esperan que lo que se acumula en 4 o 5 meses lo puedan bajar en 15 días”.

El nutricionista expresó que “las personas se dan cuentan cuando suben un kilo o cinco kilos, pero no hacen nada hasta que ya tienen 20 kilos de más. Esa situación no se dará de manera natural y menos sin ningún riesgo, por lo que hay que hacerlo de la misma manera progresiva como lo hicieron para subir de peso”.

 
     

Díaz añadió que para bajar de peso se debe saber que el deporte por si sólo no es la solución. “Uno no puede dar cuenta de todo lo que se comió durante el ejercicio. Se debe considerar que en 30 minutos podrás gastar 300 calorías que te la puedes comer en 3 ó 4 minutos. Tendrían que realizar 10 veces más deporte para dar cuenta de lo que te comiste en un período de tiempo. No se le puede ganar a la mesa con ejercicios”, dijo.

Agregó que “la forma de bajar no es de forma farandulera, sino educar para que la gente se mantenga en el peso ideal. También está el componente social en la cual sefija una determinada norma física, esa moda genera en ocasiones que las personas hagan lo que sea para bajar de peso incluso contra su propio cuerpo.

 
Recomendaciones
 

Existen profesionales que te darán una dieta indicada para bajar de peso y ninguno dará una dieta contra la salud de las personas. En ese sentido, recomendamos que no utilice dietas de emergencia. Si quieren prepararse para el verano tiene tres meses para hacerlo, debe hacerlo de a poco.

Otro elemento a considerar es que “si en una dieta es capaz de bajar rápidamente su peso corporal preocúpese. Lo esperable es bajar máximo 2 kilos en el primer mes, que generalmente es agua, ya que para bajar un componente no graso se necesita una baja de mil calorías, en cambio para el componente graso se necesitan 8 mil calorías.

Sin embargo el profesional comentó que un agravante de la situación nutricional chilena es el hecho que, actualmente, no toda la población puede acceder a una consulta profesional, por medio de la solicitud de un bono, lo cual constituye –a su juicio- una deuda desde el punto de vista de la política de salud.

 
     

“No tenemos un método que permita que niños, jóvenes y adultos con problemas de peso acudan y encuentren una manera de bajar de peso sanamente y así tengan la posibilidad de no acudir a estas formas alternativas y extremas de bajar de peso”.

A modo de conclusión, el profesional comentó que “bajar de peso es un proceso largo y progresivo basado en los cambios de hábitos. Se puede bajar de peso sin poner en riesgo la salud y se hace de una manera tal que un individuo con una buena alimentación y mezclado con ejercicios estos componentes vitales vayan sufriendo lo menos posible y se vaya ajustando el organismo a no tener los riesgos involucrados y a la vez se va educando a las personas, para evitar el efecto yo-yo”

 
Punto Vital Octubre 2007 ©
 
Artículos Relacionados
Falsos mitos entorno a las dietas
No se deje tentar por dietas milagrosas