Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Quitarlo de la dieta, comer apurado y restringir el menú son los errores más comunes
 
¿Tomas desayuno?
Además de descanso, la noche nos deja muchas horas sin comer, carencia que es necesario cubrir mediante un buen desayuno. Lamentablemente, algunas personas no le dan la importancia a esta comida y se la saltan o comen muy apurados, acciones que pueden repercutir directamente en la salud.
 
Carla González C.

El desayuno, a pesar de ser considerado como la comida principal en los seres humanos, continúa siendo un tanto menospreciado. El poco tiempo, optar por comer algo rápido, preferir quedarse un rato más durmiendo y cuántos otros motivos son comunes al momento de dejar de lado a esta verdadera fuente de energía que de tomarla en serio, nos aportaría gran parte de los nutrientes que necesitamos para seguir funcionando.

Para la nutricionista de Clínica Avansalud, Macarena Gullón,  “el desayuno es como ponerle bencina al auto y retrasarlo o suprimirlo tiene consecuencias negativas, ya que disminuye el metabolismo, baja el gasto calórico y por ende, después subimos de peso fácilmente”.

En esta misma línea, la especialista recalca que estas secuelas no ocurren en todas las personas por igual, esto porque los requerimientos nutricionales varían en cada una. Sin embargo, afirma que es importante mencionar estos efectos – sobre todo el de la baja del metabolismo – pues éste “a largo plazo promueve el aumento de peso, lo que hace que a media mañana la persona sienta hambre y opte por consumir snacks o alimentos calóricos que no son esenciales para la dieta y que además generan ansiedad”.
 
La nutricionista Macarena Gullón afirma que lo ideal es que luego del desayuno, la persona “no pase más de cuatro horas sin comer”. Es por eso que se recomienda el consumo de colaciones o snacks a media mañana, los que permitirán evitar la falta de energía o sueño. “Los alimentos que dan energía inmediata son los que contienen hidratos de carbono simples como el azúcar, pero es preferible recurrir a algo más sano, como una fruta o un yogurt light”, aconseja.

Con respecto a los errores más comunes que cometemos los chilenos a la hora de hablar del desayuno, la nutricionista dice que el principal es “la escasez de tiempo”, una rutina que muchos optimizan “desayunando (también almorzando) frente al televisor o computador, algo para nada recomendable, ya que al comer mientras se está haciendo otra actividad, se pierde el control sobre lo que se está ingiriendo y con esto, se come más de lo necesario”.

En ese sentido, menciona que lo que todos debiéramos hacer es “destinar tiempo únicamente a la comida. No es lo ideal 10 minutos, pero es mejor eso que no hacerlo”, asevera.
 
El desayuno en nutrición holística

La nutricionista de Centro Activo (www.centroactivo.cl) Shaida Vera, explica que una de las aproximaciones a la nutrición holística se basa en cuatro pilares fundamentales: la nutrición, la espiritualidad, la actividad física y las relaciones y carrera. Es alrededor de este concepto donde, dice, “uno encuentra el alimento primario, es decir, aquello que en realidad comemos”.

De esta manera, la también consultora en nutrición holística menciona que bajo los preceptos de este tipo de nutrición se entiende que el ser humano no sólo se nutre de alimentos, sino que también de pensamientos, emociones, relaciones con los demás, de su profesión u oficio, etcétera.

Con lo anterior, la especialista dice que “mal podemos dirigir nuestro bienestar o aprender a comer si nos fijamos sólo en hacer una dieta bien estructurada”. Entonces, agrega “la nutrición holística involucra una visión integral del ser humano”, donde para organizar una pauta nutricional, es necesario conocer por ejemplo, cuál es la actividad que desempeña la persona, su estilo de vida, su dirección espiritual si es que hay alguna, región geográfica donde reside, entre otros.

 

Con respecto al desayuno, comenta que tanto en el concepto de nutrición holística como en el de nutrición tradicional, esta comida “es clave”. Al respecto, afirma que si lo pensamos bien, son alrededor de ocho horas como mínimo donde no ingerimos alimento alguno y por lo tanto, nuestro cuerpo no recibe ningún tipo de nutriente.

“Durante la noche, el cuerpo necesita hacer una serie de funciones; nuestros órganos continúan trabajando y es necesario que no haya ninguna ingesta de alimentos. Pero cuando despertamos, no ha habido nada que nos dé energías y por eso es necesario recurrir a algo; primero al agua y después ir descubriendo cuáles son las cosas que más nos gustan”, reflexiona.
 
Para Shaida Vera “es necesario quebrar el ayuno que en algunos casos puede ser de 10 o 12 horas para aquellos que duermen mucho. Cuando nos levantamos lo hacemos con menos energía y lo que hace el desayuno es devolvernos el combustible, especialmente al cerebro”.

“El cuerpo está hecho para sobrevivir y va a hacer lo imposible por mantener cierto equilibrio”, dice la nutricionista de Centro Activo añadiendo que “nuestro organismo tiene un límite y cuando lo desgastamos de nutrientes en forma periódica y acumulativa, en algún momento va a aparecer algún tipo de trastorno o enfermedad, como fatiga crónica, malestares digestivos, diarrea, calambres, hinchazón, etcétera”.

Reflexione: ¿Por qué no está desayunando?

Una de las acciones más recurrentes en personas que trabajan fuera de su casa es salir rápido por las mañanas y no desayunar. Tomarse una taza de café es mucho pedir para ellos y si se les pide que tomen desayuno, algunas de las respuestas serán: “si como me duele el estómago”, “no te preocupes, estoy acostumbrado” o “al llegar a la oficina me compro alguna cosa en el quiosco”.

Shaida Vera dice que considerar al desayuno como “la primera comida de la mañana y la forma en que despertamos a la vida”, es primordial. “Uno también duerme porque quiere despertar al otro día y come porque quiere un día más de vida y en ese sentido, trabajar la nutrición holística también implica saber cómo me siento en la mañana; ¿con ganas de vivir y de enfrentar el día?”, cuestiona.
 
Para Shaida, es totalmente posible (no sano) acostumbrarse a no tomar desayuno. Esto, dice ocurre por el ritmo de vida que tenemos hoy. “Nos acostamos tarde y nos levantamos muy temprano. Una de las pérdidas que ha sufrido el ser humano es la falta de sueño; hemos perdido el contacto con el buen dormir”, asegura.

Según manifiesta, “hay quienes no desayunan porque están pasando por un mal periodo en su trabajo, porque no le gusta o porque quieren cambiar su carrera, etcétera. Entonces ¿qué hace?, no desayuna porque siente un nudo en el estómago”, asegura.

Otros, añade, “no desayunan porque dicen que les provoca náuseas” y en ese sentido cuenta que algunos estudios han manifestado que muchos de los problemas que tiene la gente para no desayunar están directamente relacionados con un aspecto emocional, alguna experiencia ocurrida durante la niñez (a muchos los obligan a desayunar), por ejemplo.

Sea cual sea la razón, la especialista en nutrición holística dice que hay que reflexionar acerca de ellas. “Si alguien no puede desayunar en la mañana, sea cual sea el problema, es necesario ir descubriendo desde donde viene, si es porque hay alguna reacción física de parte de mi cuerpo o porque hay una emoción unida a eso”, sostiene.
 
Más descremados; menos azúcar

Macarena Gullón menciona que dentro de los alimentos que debemos tratar de incorporar a nuestra dieta a la hora del desayuno, están “la leche descremada con té o café con endulzante, el pan integral con jamón de pavo y palta y una fruta o el jugo de una unidad de ésta”.

Entre lo que hay que evitar, dice que están “los lácteos no descremados (leche entera), embutidos (cecinas, vienesas, paté, etcétera) y el exceso de azúcar”. Todo esto, agrega, dependerá del individuo del cual se está hablando, esto pues hay factores como la edad y el estado nutricional que son muy importantes a la hora de evaluar. “Un deportista sí podrá agregar componentes más calóricos”, dice.
 

Con esto, la nutricionista de Clínica Avansalud menciona que en cada comida del día se deben escoger ciertos tipos de alimentos. Y como el desayuno es la más importante de todas ellas, debemos “privilegiar aquellos ricos en hidratos de carbono de preferencia complejos, como cereales sin azúcar, pan integral o fruta”.

En relación a la bebida, dice que el café – quizás el más consumido durante la mañana – al contener cafeína, contribuye a aumentar la presión. Pese a esto sostiene que si la persona goza de una presión arterial normal, no habría problema en consumirlo. “Tiene efecto diurético y aumenta el estado de alerta, lo que puede interferir con el sueño, pero si se consume con moderación (hasta 2 tazas al día), no debería ocasionar ningún trastorno”, asegura. Shaida Vera por su parte, recomienda el café de higo o el de cebada.

Por otro lado destaca al té, hoy un brebaje de moda que ha aumentado considerablemente su consumo y variedades. Al respecto, la especialista afirma que “el té verde tiene antioxidantes que son beneficiosos, las infusiones de hierbas también son buena alternativa para mezclar”.

Shaida Vera en tanto dice que es parte de nuestra responsabilidad saber qué es lo que nos gusta, escoger los alimentos que más nos agradan y comerlos lentamente, en silencio o no, en soledad o compañía y dependiendo de lo que más nos agrade, disfrutarlos haciéndole siempre caso a las señales que nos envía el cuerpo.

En esta misma línea cuenta que a pesar de que la alimentación, las porciones y los tipos de alimentos que se deben consumir son totalmente personales, hay combinaciones que califica como claves. En ellas está el agua, pan integral, las frutas, cereales (avena, muesli), frutos secos o deshidratados (nueces, almendras, avellanas), un vaso de leche o un huevo.

“Si a una persona que tiene un trabajo duro y pesado le viene bien comer un desayuno que sea alto en grasa y combinado con grasas saludables no tiene nada de malo si esa persona disfruta esa comida y tiene el tiempo para comerla. Ahora si le das ese desayuno a una persona sedentaria en Chile, obviamente no pasará mucho tiempo antes de que su nivel de sobrepeso se dispare”, asegura.

Punto Vital Marzo 2012 ©
 
Artículos Relacionados
La Merienda: una necesidad que se olvida
"La alimentación en Chile puede ser fome"

delicious   digg   technorati   yahoo   meneame