Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Basta con tener una balanza en buen estado para llevar un registro personal del peso
 
Ojo: la balanza puede volverse una obsesión
Pesarse una vez a la semana, en la misma balanza y durante las primeras horas de la mañana son las recomendaciones para llevar un catastro del peso corporal. Aumentar las veces en el pesaje puede inducir tanto a errores como a la obsesión por bajar aquellos kilos que muchas veces no están de más.
 
Carla González C.
 

La tentación de subirse a aquella balanza que se esconde en una de las esquinas del baño donde se está de visita o pararse sobre esas que están en las farmacias - que dan las indicaciones a través de una robótica voz - son algunas de las experiencias por las cuales la mayoría de las personas ha pasado y que le antecede a la promesa de obtener una para pesarse todos los días en la casa.

Sin embargo, esto de andar pesándose en todos lados y en varias ocasiones a la semana no es sino el indicador de una posible obsesión con el peso, la que además será alimentada con las variaciones propias que tendrá el cambio de balanza, el momento del día e incluso la vestimenta que se lleve puesta.

El nutriólogo de la Universidad de Chile, Jaime García Biron, afirma que existen dos tipos de balanzas, “ni pesas ni básculas” subraya e indica que se trata en un primer orden de las caseras, aquellas de uso simple y que se encuentran en su mayoría en las casas.

Al respecto, el profesional destaca que éstas “son de fácil utilización, bastante exactas y útiles si están en buen estado y no han tenido problemas por golpes o alteraciones físicas”. La otra clasificación incorpora a las balanzas de precisión, utilizadas en centros de salud y cuyo margen de error es mucho menor que las anteriormente mencionadas.

Como primera indicación para pesarse en forma correcta, Jaime García menciona que lo aconsejable es medir el peso siempre en la misma balanza, pues no todas tienen la misma calibración, sobre todo las públicas, donde hay muchas personas que diariamente las utilizan. “De esa forma se llevará un registro correcto del peso, sin variaciones”, sentencia.

Otra recomendación que entrega el nutriólogo es pesarse en las mañanas, después de ir al baño y con la menor cantidad de ropa posible, pues las prendas de vestir podrían significar uno o dos kilos de más en nuestro cuerpo. Además, dice que la ingesta de comida y líquidos también son un aporte a los gramos y que por esta razón se recomienda la mañana como el mejor momento para medir el peso.

Siguiendo en esta línea, García Biron comenta que en el caso de las mujeres, el periodo premenstrual también será un estado en el cual la variación del peso será significativa, “aquí también puede haber uno o dos kilos de más”, afirma, por lo que no hay que alarmarse frente a un alza repentina en el peso durante esos días.

 
“Más que verse bien es mejor sentirse bien”
 

El nutriólogo de la Universidad de Chile enfatiza en que si bien es bueno tener una pesa en casa y utilizarla periódicamente, lo mejor es hacerlo sólo una vez por semana. De esta forma no se caerá en una especie de obsesión por estar atento a cambios que probablemente no se percibirá en periodos tan cortos de tiempo, provocando angustia y ansiedad sin justificación. “No hay que darle tanta importancia a esta acción, con una vez a la semana estará bien. Así puede verse la tendencia en forma correcta”, manifiesta.

El profesional comenta que al peso, se le suman otros parámetros de importancia y que si bien aún no son muy utilizados por las personas, sí hay que tenerlos en cuenta al momento de observar la tendencia de los kilos. Así, García Biron menciona el índice de masa corporal (IMC) y el parámetro cintura – ropa, éste último se suma a la medida de esta parte del cuerpo incluyendo la comparación en la holgura de la vestimenta, “es un muy buen indicador”, reconoce el facultativo.

Al contrario, su función está explícitamente indicada para aquellas personas que padecen de obesidad o sobrepeso, trastornos que se manifiestan a través de un índice de masa corporal (IMC) mayor a 30 y que por lo tanto, implica un riesgo para la salud.

De esta forma, el fármaco siempre debe ser recetado por un médico, pues no todos los pacientes tienen las mismas características fisiológicas y por ende, las complicaciones pueden saltar a la palestra si no hay un chequeo previo.
 
El índice de masa muscular (IMC) considerado como normal en un adulto corresponde al segmento que comprende entre el 19.5 a 25. En los niños en tanto, el índice dependerá de múltiples factores por lo que se utilizan tablas especiales para su medición.
 

“Todo depende de quién se pese”, manifiesta el especialista frente a la inquietud por los jóvenes y la utilización de balanzas caseras. Y es que en la actualidad, el modelo de la perfección va por aquellas medidas perfectas, las que (sobre todo a las mujeres) tanto cuestan obtener y que podrían definirse casi como una utopía para la estructura corporal de las chilenas.

Al respecto, Jaime García hace hincapié en la importancia con la que se debe tomar este tema en el caso de los adolescentes, “hay que tener mucho cuidado con ellos, son vulnerables en este tema, por lo tanto se convierte en un grupo de riesgo”, comenta.

Para no caer en la temida obsesión por el peso, es prudente mantener una conversación permanente con los jóvenes donde se les indique de los límites a los cuales llegar, “donde se acojan sus inquietudes y se les dé respuestas”, agrega.

 
     

Por otro lado, el nutriólogo se refiere a la diferencia entre los conceptos “peso saludable” y “peso ideal”, manifestando que “hay que pensar más en el primero, en el saludable”, esto porque muchas personas se ciegan a bajar kilos para llegar a una cierta cifra sin darse cuenta que el camino para llegar a esa meta no es el más recomendable.

“Que el peso no se convierta en el objetivo. Más vale pasarlo bien en la vida sintiéndose bien, eso si, sin caer en los excesos”, afirma.

En síntesis, la balanza no es sino un medio que ayuda a mantener un control del peso. La utilización adecuada de este instrumento ayudará a tener un registro de los kilos, pero lo aconsejable en todos los casos es no dejarse llevar sólo por esta medida. García afirma que es muy fácil dejarse llevar por los mitos en este tema y que lo mejor es “ante cualquier duda consultar a un médico y evitar caer en la dieta milagrosa y la automedicación”.

 
Punto Vital Junio 2008 ©
 
Artículos Relacionados
Cómo ganar peso sin perder salud
Para controlar hay que saber