Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Un cereal con una positiva fuente de proteína de buena calidad
 
Alpiste para todos
Acostumbrados a concebir al alpiste como “comida para pájaros”, pocos saben que estas semillas han surtido muy buenos efectos en personas que desean controlar su peso e incluso tratar la esclerosis múltiple enfermedad que con este alimento ha tenido una favorable evolución en algunos pacientes.
 
Carla González C.
 

Existen muchos alimentos de los cuales aún desconocemos todos sus beneficios y aplicaciones, y a pesar de acompañar durante muchísimos años al planeta, aún nos sorprendemos al momento de apreciarlos nuevamente, incluso como una moda que puede aportar mucho a nuestra salud en forma natural.

Uno de esos alimentos es el alpiste, “planta gramínea de la familia de las Poaceae, herbácea. Es originaria del Mediterráneo, pero se cultiva comercialmente en varias partes del mundo para usar la semilla en la alimentación de pájaros domésticos. El alpiste es una de las semillas más poderosas sobre la tierra”.

Así lo plantea el ingeniero agrónomo de la Universidad de Chile, Rolando Chateauneuf en su web (www.rochade.cl) y quien en conversación con Punto Vital afirma que este alimento ha surtido efecto en muchas personas quienes lo consumen de diversas maneras y para lograr diferentes objetivos. Algunos de ellos, la regulación del peso y el tratamiento complementario en la Esclerosis Múltiple.

“La leche de alpiste es muy buena”, comenta el profesional quien menciona que “posee una proteína de muy buena calidad, incluso comparable con la leche y el huevo. No por nada es un alimento exclusivo de muchos pájaros”, comenta.

En esta misma línea, Chateauneuf dice que este alimento se ha utilizado en estudios realizados por la Universidad Autónoma de México, donde se ha podido comprobar su buen funcionamiento en tratamientos de enfermedades como “la diabetes, problemas como el colesterol alto y en la mejora del organismo en general. También se utiliza en tratamientos para adelgazar”, agrega.

 
El alpiste es una planta de la cual se utilizan en su mayoría las semillas. Por cada 100 gramos de este alimento se pueden encontrar 212 calorías, 13 gr. de proteínas, 5,2 gr. de grasas, 50 mg. de calcio, 55,8 gr. de carbohidratos y 300 mg. de fósforo.
 

El ingeniero además menciona que es en el tema de la baja de peso donde el alpiste ha recibido mayores loas. “Antiguamente en fitoterapia se usaba mucho para adelgazar”, asegura y comenta que la razón de esta cualidad sería que contribuye en el proceso de la saciedad – tal como lo hacen otros productos como la proteína de soya – disminuyendo así la ansiedad por comer.

 
El poder de las enzimas
 

Rolando Chateauneuf apoya sus aseveraciones con respecto a los beneficios alimenticios del alpiste mencionando que existen investigaciones que avalan lo anteriormente señalado y donde además se indica que “la recarga enzimática es inmensa, lo mismo su contenido proteico”. Con ello las comparaciones no se hacen esperar, diciendo que “un vaso de leche enzimática de alpiste tiene más proteína que dos o tres kilos de carne, pero con aminoácidos estables”, lo que quiere decir que “viajan de una manera segura e indiscutible hasta nuestro organismo”.

¿Y para qué sirven estas enzimas? Al respecto, manifiesta que poseen la virtud de “desinflamar nuestros órganos, particularmente el hígado, los riñones y el páncreas”.

 
     

Esto, permitiría al alpiste convertirse en un buen “regenerador pancreático”, lo que podría ser una muy buena solución a la diabetes; un beneficioso colaborador del hígado, ayudando en especial a quienes padecen de cirrosis y una buena fuente de recarga de enzimas para los riñones, “favoreciendo una buena diuresis que elimine el exceso de líquidos”, convirtiéndolo en un buen enemigo de la hipertensión.

En cuanto a la forma de consumirlo, el ingeniero de la Universidad de Chile indica que se deben “lavar muy bien estas semillas y luego dejar remojando durante toda la noche unas cinco cucharadas. Al día siguiente se echan en la licuadora con poca cantidad de agua, lo que entrega como resultado una leche, la que debe consumirse en un vaso una vez en la mañana y otra en la noche”, sentencia.

Otras formas de consumir el alpiste son a través de la elaboración de pan y de una suerte de harina con agua, muy común – en palabras de Chateauneuf – en algunas localidades de México, donde se consume tal como si fuera una bebida. “Allá esta mezcla se llama atole”, cuenta.

 
Estudios no preliminares
 

A pesar de los innumerables beneficios que traería al organismo el consumo de alpiste y de las investigaciones que se han hecho en algunos centros de estudio, hay quienes mencionan que este producto también tendría efectos no deseados en la salud de las personas.

A pesar de no contar con fuentes que respalden estas aseveraciones, hay quienes mencionan que el alpiste no tendría (como se plantea) tal cantidad de ácidos eicosapentaeonico, componente principal de los ácidos Omega 3 y por lo tanto su aporte en ese sentido no sería tan grande como el que se menciona.

Otra crítica que se hace de este cereal es el de no ayudar en casos de inflamación. Al contrario, se afirma que un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition dice que este alimento no sería eficaz en enfermedades inflamatorias, al contrario, se establece que quizás podría ser un agente que propicie tales inflamaciones.

Frente a estas aseveraciones, Rolando Chateauneuf dice que la mayoría de las investigaciones, estudios y comentarios que se hacen con respecto a este alimento parecen ser muy nuevas y que por lo tanto, “es conveniente reunir más antecedentes sobre lo que se ha investigado objetivamente”, tal es el caso de la universidad mexicana citada anteriormente.

“Debe tenerse presente que el alpiste, al ser un cereal, en general no tiene efectos negativos en su consumo”, tal como lo podrían ser alimentos de otro tipo. “Las recomendaciones de alpiste que se hacen son por volúmenes bastante reducidos, por lo cual no parece fácil que puedan tener resultados adversos importantes”, explica el ingeniero quien además sentencia que con este producto definitivamente se diversifica la dieta en forma natural, algo que a muchos les hace falta en la actualidad.

 

Los estudios en Canadá
En 2002 se publicó un texto proveniente de la provincia de Manitoba (Canadá) que habla acerca de las bondades que posee el alpiste, refiriéndose específicamente a la alimentación de aves y el manejo económico de este producto en aquel país.

Pese a lo anterior, este texto también menciona que los investigadores canadienses además en ese tiempo se encontraban estudiando la posibilidad de llegar a otros mercados, uno de ellos el consumo humano de este cereal.

Es por eso que los estudios se enfocaron a ver cuál es la forma de consumir el alpiste sin que la persona corra riesgos y en ese sentido se dijo que “la investigación está dirigida hacia la eliminación de los vellos de la cáscara, debido a que estos se asocian con el cáncer del esófago y otros problemas de salud de las vías respiratorias en seres humanos”.
 
Punto Vital Abril 2010 ©
 
Artículos Relacionados
La fibra: imprescindible en cualquier dieta sana
La soya: un buen aporte
La Linaza: un grano con misteriosos beneficio