Alimentación En Forma Cuerpo y Mente Salud Estética Sexualidad Emprendedores Suscríbase
+ ALIMENTACION
 
 
 
Lo recomendable en caso de estrés es conservar la salud y alimentarse adecuadamente
 
Alimentos para conservar la calma
Hay tesis que afirman que ciertos alimentos y nutrientes pueden contribuir a subsanar la falta de ánimo, la tensión y la constante intranquilidad característicos en un cuadro de estrés. Si bien no existen pruebas científicas que lo confirmen, se invita a las personas a llevar una dieta variada y sana como una forma de ayudar en este proceso.
 
Carla González C.
 

Estar estresado puede en algunos casos ir de la mano con la ansiedad. Sentirse nervioso desencadena en algunas personas sentimientos contrarios que pueden ir desde la inapetencia hasta las ganas enfermizas de comer sin tener hambre, formando un mal hábito que puede desarrollarse a lo largo de todo el proceso.

Por esta razón, se plantea la idea de que el consumo de ciertos nutrientes podría ayudar a sobrellevar mejor el trastorno. Llamados alimentos anti estrés, los productos que son catalogados con fines terapéuticos no tienen ninguna propiedad inherente a ellos que los haga especiales para esta enfermedad, pero sí se asegura que contienen entre sus componentes, sustancias que ayudarían entregando sensaciones pasajeras de bienestar.

El profesor auxiliar del departamento de nutrición, diabetes y metabolismo de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), doctor Jaime Rozowski, se muestra  escéptico con este concepto. Para él, la idea de una alimentación efectiva para combatir esta enfermedad, “no existe”, aunque reconoce que ciertos estudios han verificado que el estrés “baja la cantidad de vitamina C en ciertos órganos y es por eso que se promueve consumir esta vitamina”, agrega.

 
Otra de las suposiciones que es refutada por el doctor Jaime Rozowski es la aseveración que habla acerca de que ciertas situaciones de estrés producirían problemas en el metabolismo de las proteínas. “Esto no ha sido confirmado, son cosas aún en el aire”, manifiesta el médico.
 

“No he visto ningún artículo que diga que cierto alimento ayude a manejar el estrés, lo que no significa que no haya. Sin embargo, personalmente no creo en eso, pienso que ideas como estas son sobrevendidas a mucha gente que está desesperada, seguramente bajo mucho estrés y que tomará alguno de estos consejos. No olvidemos el efecto placebo”, comenta el especialista.

En la misma línea menciona que “lo que sí recomendamos es una alimentación variada y que supla todos los nutrientes necesarios para el organismo” y en relación al tema de la vitamina, deduce que aumentar el consumo de naranjas, brócolis, ajos, cebollas, perejil, limón, papas y tomates, entre otros ayudaría a mejorar esta disminución.

En relación a la alimentación variada, el médico de la PUC explica que como no todos los nutrientes están en el mismo producto, hay que contar con diversidad. “Se deben involucrar a distintos alimentos y al mismo tiempo tomar medidas preventivas que tengan que ver a su vez con algunas enfermedades”, asevera.

De esta forma, el médico resume que lo ideal es el consumo de pescado, que debiera ser alto y por lo menos dos veces a la semana, mucha fruta, verdura y disminuir las carnes rojas para aumentar el consumo de las blancas, entre otros.

Por otra parte, el nutricionista de la Universidad de Chile, Alexander González Lizama, coincide con Rozowski y afirma que para superar o tratar el estrés psicológico no hay ningún régimen o alimentación especial. El profesional afirma además que la única relación que podría tener esta patología con la comida, es que al pasar por este estado se provocará un cambio en el organismo, donde habrá pacientes que aumentan su ingesta de alimentos y otros que disminuyen o suprimen los momentos de consumo, logrando un desequilibrio en la dieta.

“La comida no ayuda a sanar el estrés”, dice categórico González y añade que en el caso de aquellos productos de los cuales se dice que relajan como el chocolate o la leche, afirma que “esto puede que sea así, pues provocan placer y por lo tanto ayudan a la liberación de endorfinas y excitan el sistema nervioso”, pero que al tratarse sólo de un estado momentáneo con este agradable efecto, no habría recuperación de la patología.
 
 
Estrés metabólico: el organismo se defiende
 

Otro tipo de trastorno al que hace alusión el nutricionista Alexander González es el estrés metabólico, el que define como una condición que se mantiene por un tiempo prolongado y que tiene que ver con la respuesta del organismo frente a una enfermedad, por ejemplo, la desnutrición producida en pacientes con cáncer.

Al respecto, el profesional menciona que para estos casos sí existen ciertos alimentos que pueden contribuir en un tratamiento, ya sea aportando nutrientes o ayudando a la persona a reponer lo perdido a consecuencia de la patología.

En estos casos, González Lizama dice que un buen ejemplo son los antioxidantes. No obstante, hace hincapié en que el tipo de dieta o el tratamiento a seguir en estos casos dependerá de qué enfermedad esté asociada, pues no será lo mismo tratar una desnutrición por sí sola a una que haya desencadenado mediante alguna enfermedad.
 
 

Alimento que da bienestar, ayuda a combatir el estrés
Para Daniella Rocco, creadora de la tienda especializada de productos naturales y orgánicos  Dellanatura (www.dellanatura.cl), “todo alimento que propicie bienestar del organismo, lo purifica, nutra y llene de vitalidad, puede ser considerado antiestrés”.

Según su opinión, todos los alimentos en su estado puro y sin ningún tipo de proceso, como las frutas, verduras, frutos secos y cereales actuarían sobre el organismo provocando estados de tranquilidad. “También las infusiones con propiedades relajantes y tranquilizantes”, agrega Rocco.

En cuanto a su función en el organismo, la dueña de Dellanatura afirma que este tipo de alimentos es de muy fácil digestión y absorción, por lo tanto, “para ingerirlos no se necesita de mucha energía y no se recarga de trabajo al hígado ni a otros órganos que participan en el proceso”.

Por último, Daniella menciona que algunos de los alimentos recomendables para este tipo de fines son las frutas y verduras crudas, almendras, nueces, pasas, cereales como la quínoa y la avena integral. También enumera algunas hierbas que provocan estados de relajación como la melissa, pasiflora, hierba de san Juan y la lavanda, entre otras.
 
Punto Vital Noviembre 2008 ©
 
Artículos Relacionados
El placer de consumir alimentos 100% naturales
Cómo escalar la Pirámide Alimenticia
Cuando comer se vuelve un trastorno